¡Encuentra aquí el mejor hotel para tu próximo destino!

10 pueblos de Huesca que vale la pena conocer

¿Viajas a provincia de Huesca?

¡Encuentra aquí free tours, excursiones, entradas y mucho más!

Inicio » Blog » 10 pueblos de Huesca que vale la pena conocer

Ya sea que busques historia, paisajes naturales o belleza arquitectónica, los pueblos de Huesca tienen todo para satisfacer esas ansias. Si estás buscando un buen destino al que ir de escapada un fin de semana o pasar unos días de desconexión, te invitamos a seguir leyendo para conocer diez de los pueblos más bonitos de Huesca.

Aínsa

Aínsa, uno de los pueblos de Huesca más bonitos

Pasamos al que sin dudas es uno de los pueblos más bonitos de Huesca.

Ubicado en el Pirineo Aragonés, la pequeña villa de Aínsa se presenta como una ciudad histórica que ha tenido un papel relevante a lo largo de la historia gracias a su posición estratégica dentro del sistema del Pirineo central.

En Aínsa podrás encontrar arquitectura, arte y cultura de varios siglos. Algunos ejemplos de esto son la Colegiata, la Ciudadela, la iglesia románica de Santa María y el Castillo de Aínsa, que aún hoy conserva buena parte de sus murallas. Si esto no basta para llamar tu atención solo falta comentar el viaje en el tiempo que supone caminar por sus calles y ver sus casas y monumentos: sentirás como si hubieras retrocedido 500 años hacia el pasado.

Actividades en Aínsa
Paseo con raquetas de nieve por Ordesa y Monte Perdido |
Paseo con raquetas de nieve por Ordesa y Monte Perdido
39€
Barranquismo en el Pirineo aragonés
Barranquismo en el Pirineo aragonés
49€
Tour en kayak por el Pirineo aragonés
Tour en kayak por el Pirineo aragonés
Desde
46€

Alquézar

Alquezar, uno de los mejores pueblos de Huesca

Ubicada en la comarca del Somontano, la villa medieval de Alquézar ofrece al visitante una buena dosis de historia y leyenda. Con un castillo de origen árabe construido en el siglo IX como principal atractivo, este es uno de esos pueblos de Huesca en los que parece que el tiempo se detuvo hace mucho.

El casco urbano de Alquézar ha sido reconocido como Conjunto Histórico-Artístico y la Colegiata de Santa María la Mayor, que en otra época era un castillo, es hoy Monumento Nacional. 

Otro atractivo interesante de este pueblo son las muestras de arte rupestre que podrás encontrar en las cuevas del Parque Cultural del Río Vero. Si te gusta la aventura, en esa misma zona podrás practicar deportes de aventura como barranquismo, escalada o espeleología, entre otros.

Torla

Torla, uno de los pueblos más bonitos de Huesca

También ubicada en la comarca del Sobrarbe, al igual que Aínsa, Torla es conocida por ser la puerta de acceso al Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido y al Valle de Broto.

Como buena parte de los pueblos de Huesca ubicados en el Pirineo, Torla cuenta con una serie de paisajes verdaderamente hermosos. Solo con decir que se encuentra rodeada por cinco picos de más de 2.000 metros de altura basta para comprender la imponencia que te espera si decides visitar este lugar.

Con ejemplos claros de arquitectura tradicional del Alto Aragón y con un entorno que invita a los visitantes a practicar todo tipo de deportes de aventura, Torla se presenta como un pueblo de imprescindible visita.

Actividades en Torla
Vía ferrata del Sorrosal |
Vía ferrata del Sorrosal
49€
Barranquismo en el Pirineo aragonés
Barranquismo en el Pirineo aragonés
49€
Paseo con raquetas de nieve por Ordesa y Monte Perdido
Paseo con raquetas de nieve por Ordesa y Monte Perdido
50€

Graus

Con una historia de ocupación que se remonta hasta la era paleolítica, Graus cuenta con una rica herencia cultural que se ve reflejada tanto en su arquitectura como en sus tradicionales y su cultura.

Aún con partes de su antigua muralla y algunas de sus puertas en pie, el casco antiguo de esta localidad recibe al visitante como un pequeño escenario medieval. A mayores, lugares como la Plaza Mayo, la Basílica de la Virgen de la Peña, la iglesia parroquial de San Miguel, el Puente de Abajo y las tres casas-palacio (Barón, Heredia y  Bardaxí) son otras de las visitas imprescindibles de quienes se acerquen a conocer Graus.

Si a ti lo que te gusta es el gastroturismo, en Graus podrás probar la longaniza de Graus, un producto típico de estas tierras que tiene su propia celebración en el mes de julio con el Día de la Longaniza.

Jaca

Jaca, Huesca

Jaca es una de las ciudades históricas de Aragón y su herencia sigue viva en sus calles, en su arte y en su arquitectura. Dos puntos principales de cualquier visita a Jaca son su Catedral, una de las primeras catedrales románicas de España construida en el siglo XI y la Ciudadela de Jaca, una impresionante fortaleza que deja boquiabierto a quien la visite.

Otros puntos de interés son el Fuerte del Rapitán (1884), la Casa Consistorial, el Museo de Miniaturas Militares y la Torre del Reloj. En el término municipal de Jaca también podrás encontrar el monasterio de San Juan de la Peña, el monasterio más importante de Aragón en la alta Edad Media.

En cuanto a actividades que puedes realizar en Jaca, al igual que en muchos otros pueblos de Huesca, destacan el esquí en las pistas de Candanchú y Astún, la escalada en roca, el senderismo y las rutas a pie (destacando el Camino de Santiago).

Actividades en Jaca
Paseo en avioneta por Jaca y los Pirineos
Paseo en avioneta por Jaca y los Pirineos
Por grupo desde
108€
Barranquismo en el Pirineo aragonés
Barranquismo en el Pirineo aragonés
46€

Sandiniés

Con una historia que se remonta al siglo XIII, Sandiniés se presenta como otro de los pueblos de Huesca que vale la pena visitar, aunque a diferencia de otros en los que la historia del lugar cobra gran importancia, en Sandiniés lo importante es lo que el pueblo ofrece como destino para escapadas de turismo rural.

Con el encanto típico de las pequeñas aldeas de montaña, aquí podrás pasear entre las casas de piedra, visitar la popular fuente-lavadero o acercarte a la pequeña iglesia del siglo XVII que se erige sobre un mirador desde el que podrás disfrutar de unas vistas realmente imponentes.

Ansó

Pueblos de Huesca: Ansó

Si buscas los más bonitos pueblos de Huesca, Ansó va a aparecer en todos los listados.

Con una arquitectura típica pirenaica, este pueblo es un ejemplo claro de lo que las pequeñas localidades de la zona tienen para ofrecer: calles y casas de piedra que invitan a sacar miles y miles de fotos, construcciones destacadas como un torreón medieval del siglo XIV o una iglesia gótica del siglo XVI y una oferta cultural atractiva gracias al Museo del Traje, el Museo Etnológico, el Museo de Arte Sacro y el Centro de Interpretación de la Naturaleza invitan al visitante a disfrutar de un destino acogedor e irrepetible.

Si te gusta el rollito de los deportes aventura, aquí podrás practicar senderismo, esquí de travesía, piragüismo, escalada y esquí de fondo; si lo que te mola es el turismo micológico, Ansó es un gran lugar para recoger setas.

Benasque

Pueblos de Huesca: Benasque

Si buscas pueblos de Huesca en los que poder disfrutar al máximo de la belleza de los Pirineos, Benasque es lo que estás buscando. Gracias a su envidiable posición, en su término municipal podrás encontrar los picos más relevantes del Pirineo (Aneto, Posets, Maladeta, Perdiguero y Monte Perdido), los mayores glaciares pirenaicos y una gran cantidad de ibones. Si esto no te alcanza, también podrás disfrutar de otros hermosos rincones naturales como el Forau de Aigualluts, la vía ferrata de Sacs y varias cascadas.

Ya dentro del pueblo, el mismo tiene también su propio atractivo gracias a construcciones como la iglesia de Santa María (de origen románico), el renacentista Palacio de los Condes de Ribagorza, la Casa Faure y el Torreón de Casa Juste.

Sallent de Gállego

Listado pueblos más bonitos de Huesca

Ubicado a orillas del Embalse de Lanuza, muy cerca de la frontera con Francia, Sallent de Gállego se presenta como uno de los típicos pueblos de Huesca del Pirineo aragonés. Nacido originalmente como una villa que dependía directamente del rey, posteriormente pasó a ser señorío de la respetable familia Lanuza que da nombre, entre otras cosas, al ya mencionado embalse.

Dentro de los principales atractivos de este pueblo podemos encontrar una iglesia gótica del siglo XVI que alberga un destacable retablo plateresco.

Si buscas un destino en el que disfrutar de la naturaleza, vale la pena comentar que el término municipal de Sallent de Gállego ocupado por el Monumento natural de los Glaciares Pirenaicos.

Biescas

Biescas

Con una larga y dilatada historia asociada a su estratégica posición sobre una encrucijada de calzadas romanas, caminos reales y otras vías que cruzaban el único puente por el que se podía acceder a los valles del Ara y de Tena, Biescas es el último de los pueblos de Huesca que vale la pena ver que conforman este listado.

Gracias a su agradable clima y a una amplia y atractiva oferta de actividades, Biescas se presenta como un destino turístico para cualquier época del año, por lo que no importa cuándo estés pensando en viajar, allí siempre es buena fecha.

Dentro del abanico de actividades que comentábamos, destacan la escalada, la pesca, el esquí, el parapente, el senderismo y los paseos en bici. Si lo que a ti te gusta son las fiestas de pueblo, las de Biescas tienen una fama que les precede, por lo que vale la pena acercarse a vivirlas.

En cuanto a los puntos que hay que visitar si haces un recorrido por el pueblo podemos destacar las iglesias románicas de El Salvador y San Pedro, la ermita de Santa Elena, la Torraza de Acín (edificio militar de origen medieval) y el casco antiguo.

Hasta aquí llegamos con este repaso por algunos de los pueblos de Huesca más bonitos. Esperamos que este artículo te haya gustado y te sirva para preparar tu próxima escapada. Si así fue, ¡no dejes de compartirlo!

¿Has visitado ya alguno de estos pueblos? ¿Qué te ha parecido? ¿Echas en falta algún otro? Deja un comentario aquí abajo y cuéntanos tu experiencia.

Artículos relacionados

Deja un comentario

¡Inspira tus viajes con nuestra newsletter!
(Un mail a la semana, sin ser pesados. Tranqui, te desuscribes cuando quieras.)