Guía para viajar a Islandia en verano

Islandia es un país con muchas facetas por descubrir: desde aguas termales y glaciares hasta hermosas cascadas y fiordos escarpados, esta isla tiene prácticamente todo lo que necesitas para vivir un viaje único. Si bien la mayoría de de estos sitios son accesibles durante todo el año, visitar Islandia en verano tiene muchas ventajas, como días más largos y cálidos o una mayor cantidad de actividades.

Desde caminatas en plena naturaleza hasta festivales e incluso helados, en este artículo hemos recopilado las mejores cosas para hacer en Islandia en verano. Sigue leyendo y descubre todo lo que este hermoso país tiene preparado para ti.

¿Cómo es Islandia en verano?

El verano es un buen momento para visitar Islandia. No solo podrás aprovechar las largas horas de luz del día y el clima más cálido del año, sino que también tendrás muchas actividades para elegir.

El apogeo del verano -junio, julio y agosto- es la temporada turística más popular, razón por la que es posible que te vayas a cruzar con bastantes turistas en sitios populares como la cascada Skógafoss o algunos puntos del Círculo Dorado. Esto no tiene por qué ser malo, ya que el turismo en el país tampoco es que esté hiper masificado, pero si quieres apartarte un poco de los caminos más populares y transitados, el verano en Islandia es la mejor época para hacerlo.

Ahora bien, si quieres disfrutar de una época más tranquila, mayo y septiembre son dos alternativas interesantes. Estos dos meses todavía ofrecen un clima agradable y días largos, aunque con la ventaja de tener menos visitantes en sitios populares.

Islandia en verano

Clima de Islandia en verano

Si piensas que durante el verano va a seguir haciendo frío, pues… tienes razón. A ver, «frío» no es la palabra, sino más bien «fresco». Las temperaturas medias de Islandia en verano se ubican en torno a los 10º/13º, con picos que pueden alcanzar los 20º, aunque difícilmente más.

Si tu idea de un viaje siempre incluye tomar sol en una playa, probablemente este no sea el viaje que buscas. Ahora bien, si te gusta la idea de poder practicar senderismo sin sudar o te atrae la imagen de un chocolate caliente en cualquier momento del día, ten por seguro que Islandia en verano colmará tus expectativas.

Como apartado final, vale comentar que la costa oeste es más cálida que el este o incluso el norte de Islandia. Esto es gracias a la Corriente del Golfo, que trae corrientes cálidas desde el sur. No es que vayas a poder beber un coco en la playa mientras nadas entre las olas, pero algo es algo.  

Tour privado por Reikiavik con guía en español
Ruta del Círculo de Oro
Vuelo en parapente por el sur de Islandia

¿Qué ropa llevar a Islandia en verano?

Esta pregunta es difícil de responder sin un itinerario. Si pasas la mayor parte de tu tiempo caminando entre glaciares, lógicamente necesitarás ropa distinta a la que necesitarás si planeas quedarte en la ciudad o en las piscinas de la ciudad. Dicho esto, sí existe una lista de elementos básicos que probablemente te alegrará haber llevado una vez que estés allí.

¿Qué calzado llevar a Islandia en verano?

Nuevamente, la respuesta dependerá de las actividades que pienses realizar. Ahora bien, si tienes idea de practicar senderismo o, al menos, realizar alguna excursión a la naturaleza islandesa, contar con una buenas botas de goretex puede ser una buena opción.

Qué hacer en Islandia en Verano

Haz un viaje por carretera

Viaje en carretera por Islandia en verano

Si alguna existiese algo así como el horario de máxima audiencia para ponerse al volante y salir a la carretera en Islandia, sería en verano. Así que mete tus cosas en el maletero, tu lista de reproducción en un pendrive y haz que un nuevo país te sorprenda. No importa si quieres hacer una excursión de un día, recorrer el Círculo Dorado o realizar una travesía por todo el país, las rutas de Islandia en verano te sorprenderán y fascinarán a partes iguales.

Visita un glaciar

Durante el verano, la capa superior de nieve se derrite, lo que te ofrecerá la posibilidad de descubrir los impresionantes colores del hielo glaciar. Realiza una excursión de un día desde la ciudad y podrás descubrir uno de los atractivos más populares de Islandia en verano.

Báñate en una piscina o una fuente termal

Desde la época de los vikingos, los islandeses disfrutan de sus baños en piscinas naturales y ríos. Esta agua cálida natural nace gracias al continuo pero sutil burbujeo de magma que brota desde las entrañas de la tierra. Hoy en día, estos baños forman parte innegociable de la cultura islandesa y de prácticamente cualquier visita.

Tanto si te gusta la idea de ir completamente [email protected] en un entorno natural como si eres del tipo de persona que quiere grandes instalaciones para lucir su traje de baño, Islandia tiene exactamente lo que estás buscando. 

No importa en qué pueblo de Islandia estés, si tiene más de 50 habitantes, es probable que tenga una piscina comunitaria.

Entrada a los baños termales de Mývatn
Trekking a las termas del río Reykjadalur
Entrada a los baños termales de Vök

Practica senderismo en la naturaleza

El verano es el momento de explorar las tierras altas de Islandia. Durante el invierno no se puede llegar sin un guía y camionetas especiales, pero en verano la mayoría de los vehículos 4×4 pueden acceder sin problemas. Landmannalaugar y Thorsmork son algunas de las áreas más populares en las que podrás disfrutar de hermosos paisajes, vistas a la montaña y un ambiente absolutamente único.

Para los excursionistas más experimentados, los senderos como el Laugavegur, de cuatro y seis días, son lo mejor.

Asiste a un festival local

Casi todos los pueblos de Islandia celebran un festival en junio, julio o agosto. Por eso, si vas a visitar Islandia en verano, es una buena idea estudiar el calendario de fiestas del país para disfrutar de alguna de ellas.

Algunos de los mejores festivales son el Fishfest en Dalvik, el Lobsterfest en Hofn, el torneo Swamp Soccer en Isafjordur, Ein með ollu en Akureyri y LungA Art Fest en Seydisfjordur. Los festivales de verano de Reykavik, incluida la Noche del Orgullo Gay y la Cultura, son otros tantos, ¡así que planifica con antelación!

Descubre a los adorables frailecillos

Avistar frailecillos en Islandia en verano

En mayo, estas aves que parecen de peluche llegan hasta la isla para aparearse y anidar, brindando un par de meses para disfrutarlas. Se han convertido en una especie de animal simbólico para Islandia y la gente viaja desde lejos para verlos en su hábitat natural. Tan pronto como veas uno, entenderás por qué.

Visita los Westfjords

Lamentablemente, los fiordos occidentales se encuentran fuera de la carretera de circunvalación que permite recorrer casi la totalidad de la isla, razón por la que durante el invierno quedan un poco inaccesibles. Lo bueno es que en verano las condiciones de las carreteras que te llevan hasta allí son mucho mejores, por lo que una visita a los Westfjords se antoja obligatoria si te gusta la naturaleza y los paisajes imponentes.

Si no te animas a hacer el viaje por tu cuenta, podrás encontrar una amplia variedad de excursiones que te llevarán hasta allí sin problemas.

Aprovecha al máximo el sol de medianoche

Los islandeses pagan el precio de la oscuridad casi absoluta de su invierno con el disfrute absoluto de la luz diurna durante casi todo el día. Este fenómeno, conocido como sol de medianoche, es algo que tienes que experimentar si viajas a Islandia en verano. Quédate [email protected], mira el sol tocar el horizonte solo para volver a subir y los hermosos colores que va dejando en el cielo. Después de eso, no habrá muchos amaneceres ni atardeceres que puedan hacerle competencia.

Avista ballenas

El verano es la mejor época para ver ballenas en las costas islandesas. Si tienes tiempo para viajar al norte, podrás intentar romper el récord actual de ¡nueve! especies de ballenas diferentes avistadas en un mismo tour. Si te sirve de referencia, ese tour fue cerca de Dalvík, un pueblo pesquero de la región de Norðurland Eystra.

Estas majestuosas criaturas viven en el océano Atlántico y, en ocasiones, pueden saltar del agua creando un espectáculo absolutamente único. Ballenas jorobadas , ballenas Minke, ballenas azules, orcas… tú elige la especie que quieras ver, que Islandia proveerá.

Avistamiento de ballenas en Ólafsvík
Avistamiento de frailecillos en Ingólfshöfði
Avistamiento de ballenas en goleta

Disfruta de un helado en Reikiavik

Si le preguntas a un local, seguramente te dirá que uno de los imprescindibles del verano islandés es salir a tomar un helado por la capital. Allí podrás encontrar varias heladerías aunque Ísbúð Vesturbæjar, una institución en Reykjavík, le saca varios cuerpos de ventaja a sus seguidoras. Si decides darle una oportunidad, probablemente vayas a encontrar una fila frente a su puerta. Resiste la tentación de irte, podemos asegurarte que vale la pena la espera.

Celebra el solsticio

El solsticio de verano suele ser el 20 o 21 de junio de cada año en el hemisferio norte. Marca el día más largo del año, que, en Islandia, resulta ser muy largo. En la capital del norte, Akureyri, esto llega al extremo, con casi 23 horas de luz diurna.

El período que rodea al solsticio de verano es una época muy importante, celebrada en muchos de los países nórdicos (algo parecido a la noche de San Juan por estas tierras). En Islandia encontrarás hogueras y fiestas de solsticio en casi cualquier sitio.

De todas estas fiestas, Reikiavik alberga la más grande con el Festival del Solsticio Secreto. Si estás en la ciudad, puedes celebrar con los lugareños en este fantástico festival de música con artistas consagrados y emergentes. 

Hasta aquí llega nuestra guía de viaje a Islandia en verano. Esperamos que te haya gustado y te sirva para planificar tu próximo viaje a esta hermosa isla. Si así fue, ¡no dejes de compartirlo!

Artículos relacionados

Deja un comentario