Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

La cascada Skógafoss, una de las atracciones más visitadas de Islandia

Situada cerca del pequeño pueblo de Skógar,  la cascada Skógafoss es una de las cascadas más grandes de Islandia. Este imponente torrente cae unos impresionantes 60 metros y cautiva a visitantes de todo el mundo.

Una escalera empinada conduce a la cima de la cascada, donde se puede contemplar el espectáculo de las aguas tronando y las aves marinas que anidan. En los días soleados, la caída de agua crea un doble arco iris que será un verdadero deleite para los fotógrafos.

Si quieres visitar Skógafoss, continúa leyendo este artículo en el que te contamos todo lo que debes saber.

Algunos datos curiosos sobre la cascada Skógafoss

  • Skógafoss significa «cascada del bosque» en islandés. Skoga se  traduce como «bosque» y  foss  como «cascada”
  • Si eres un amante de las aves, Skógafoss te encantará gracias a sus fulmares del norte patrullando los cielos, con sus cuerpos moviéndose rápidamente frente a la furiosa cascada.
  • Los acantilados que ves en Skógafoss fueron alguna vez acantilados marinos. Hoy, la costa se ha movido unos 5 km al sur de las cataratas.
  • La cascada Skógafoss es asombrosamente hermosa. Por eso no es de extrañar que haya aparecido en películas de Hollywood como «Thor: El mundo oscuro» de Marvel Studios, en «La vida secreta de Walter Mitty», y en un video musical de Justin Bieber (I’ll show you)
  • Además, Skógafoss aparece en Juego de Tronos, junto con muchas otras locaciones de Islandia que te contamos en este artículo

¿Dónde queda y cómo llegar a la cascada Skógafoss?

Skógafoss se encuentra en la costa sur de Islandia, a unos 149 km de Reykjavik, lo que equivale a dos horas en coche

Hay tres formas diferentes de llegar a Skógafoss:

Con una visita guiada

Por lo  general, la cascada Skógafoss es el punto culminante de las visitas guiadas de un día a lo largo de la costa sur de Islandia. En estas excursiones los visitantes suelen ver la cascada, y en ocasiones te llevarán a realizar una caminata fácil por el glaciar.

En coche

Skógafoss está convenientemente ubicada cerca de la ruta principal. Desde Reykjavik, deberás tomar la ruta 1 y continuar por la carretera hasta que veas señales que apuntan a Skógafoss. Luego girarás a la izquierda y llegarás a un estacionamiento gratuito. La cascada es claramente visible desde la carretera, ¡así que no te la puedes perder!

En autobús

Existe un autobús, el número 51, cuyo recorrido transcurre entre Reykjavik y Höfn y que tiene una parada en Skógar. Puedes consultar los horarios en  la web de Strætó, la empresa de autobuses.

¿En qué época del año conviene visitar la cascada Skógafoss?

Alimentada por antiguos glaciares, Skógafoss es un gran destino durante todo el año. Sin embargo, decidir cuándo ir depende del clima, tu presupuesto y lo que deseas hacer.

El verano es generalmente la mejor época para visitar Skógafoss, ya que el clima es más seco y cálido. En julio o agosto, las temperaturas pueden alcanzar los 20 ° C y en días claros, la cascada crea arcoíris simples o dobles.

Islandia experimenta el sol de medianoche durante los meses de verano, lo que significa que tendrás mucho tiempo de luz para explorar.

Pero, como es de esperar, en verano es cuando la cascada se vuelve más concurrida, y los precios de los hoteles y vuelos se vuelven más caros.

Tip: Si visitas la cascada temprano en la mañana o tarde en la noche evitarás las multitudes.

Durante las temporadas intermedias (otoño y primavera), puedes esperar menos multitudes y costos más bajos. Durante estas temporadas, el clima sigue siendo agradable, especialmente en mayo. Las temperaturas de otoño son similares a las de primavera.

Skógafoss en invierno está mucho menos concurrido y parece que fue sacado directamente de las páginas de un mundo de fantasía. Los acantilados están cubiertos de nieve con largos carámbanos que cuelgan aquí y allá.

Si tienes suerte, verás bailar la aurora boreal sobre las cataratas, y si no la has tenido, puedes aprovechar tu viaje en invierno para buscar las auroras boreales en otro sitio

Las temperaturas medias invernales caen a unos 3 ° C y los días son cortos. Dicho esto, los islandeses disfrutan de un clima invernal mucho más suave de lo que se suele pensar. La Corriente del Golfo fluye a lo largo de las costas oeste y sur para traer calor desde el Caribe.

Viajar en invierno suele ser menos costoso que en otras épocas del año (excluyendo las semanas cercanas a Navidad y Año Nuevo).

Ten en cuenta que la base de las cataratas puede estar cubierta con parches de hielo resbaladizos en invierno, por lo que se sugiere llevar púas para hielo o zapatos con suelas resistentes.

Qué hacer en la cascada Skógafoss y alrededores

Cuando visites la cascada Skógafoss probablemente te quedarás deslumbrado mirando la estrepitosa caída de agua, pero debes saber que hay otras aventuras en las que puedes participar. A continuación te dejamos solo algunos ejemplos:

Sube más de 400 escalones hasta la cima de la cascada

Si bien no puedes caminar detrás de Skógafoss, puedes subir las escaleras hasta la cima para disfrutar de unas impresionantes vistas de la costa sur de Islandia. No muchos viajeros aceptan el desafío, por lo que puedes esperar ver menos gente allí arriba. La subida es agotadora, pero obtendrás una perspectiva completamente nueva de las cataratas.

Embárcate en una caminata mágica por el glaciar

A solo 10 minutos en coche de Skógafoss se encuentra el majestuoso glaciar Sólheimajökull. La capa de hielo reluciente es un centro para el senderismo por los glaciares

Sumérgete en aguas termales cerca de Skógafoss

Si estás buscando un lugar verdaderamente remoto y exótico en Islandia, toma tu toalla y dirígete a Seljavallalaug Pool, a solo 10 minutos en coche de Skógafoss. La piscina de aguas termales está escondida en las impresionantes montañas del sur de Islandia y es gratuita.

El agua de la piscina proviene de una fuente termal natural cercana. Ten en cuenta que la piscina se limpia solo una vez al año y, a menudo, puede estar cubierta de algas.

Disfruta de una impresionante caminata por Skógafoss

Los viajeros más aventureros pueden estar interesados ​​en el sendero Fimmvörðuháls, una de las rutas de senderismo más pintorescas de Islandia.

El sendero comienza en el lado este de Skógafoss y serpentea a lo largo del río y entre dos glaciares, Mýrdalsjökull y Eyjafjallajökull. En el camino, descubrirás aún más torrentes de agua: hay 26 cascadas en total y cada una es espectacular.

La ruta tiene aproximadamente 25 km de largo, termina en el hermoso valle de Þórsmörk y se puede completar en un día, aunque se recomienda hacerlo por lo menos en dos para vivir una mejor experiencia. Este sendero solo está abierto en verano.

Una visita al museo Skógar

Si te interesa la historia, puedes acercarte al Skógar Folk Museum, uno de los mejores museos del país, que se encuentra a un corto paseo desde la cascada Skógafoss.

El museo es la introducción perfecta a la historia y la cultura de Islandia: conocerás más sobre el transporte y las comunicaciones de Islandia, verás una gran colección de artefactos y casas con techo de césped bien conservadas.

También hay una cafetería y una tienda de recuerdos.

Otra cascada increíble: Seljalandsfoss

Skógafoss generalmente se visita junto a la cascada Seljalandsfoss, ubicada aproximadamente a media hora en automóvil al oeste. La cascada de 60 metros no es tan poderosa como Skógafoss, pero es igual de atractiva.

De hecho, la cascada que brota es una de las atracciones más fotografiadas de Islandia. Un camino resbaladizo corre detrás de las cataratas, brindando una vista detrás de escena de esta espectacular maravilla de la naturaleza.

Artículos relacionados

Deja tu comentario