Descubriendo los secretos de las catacumbas de San Calixto

Las catacumbas de San Calixto se encuentran entre las más grandes e importantes de Roma. Su origen se remonta al siglo II y forman parte de un complejo cementero que ocupa un área de 15 hectáreas, con una red de galerías de unos 20 kilómetros de largo, en cuatro niveles, a más de veinte metros de profundidad. En él fueron enterrados decenas de mártires, 16 papas y muchísimos cristianos. Sí, un lugar increíble que visitar en Roma.

El nombre de las catacumbas se debe al diácono Calixto quien, a principios del siglo III, fue designado por el papa Zephyrinus como administrador del cementerio. Así fue como las catacumbas de San Calixto se convirtieron en el cementerio oficial de la Iglesia de Roma.

A continuación te contaremos información que seguro te resultará útil si planeas realizar una visita a esta impactante atracción.

Breve historia de las catacumbas de San Calixto

En el siglo I los cristianos de Roma no tenían cementerios propios. Si poseían tierras, enterraban allí a sus parientes, de lo contrario recurrían a cementerios comunes, donde también enterraban a los paganos.

En la primera mitad del siglo II, como resultado de diversas subvenciones y donaciones, los cristianos comenzaron a enterrar a sus muertos bajo tierra, dando lugar así a las primeras catacumbas. No solo usaban el lugar para enterrar a sus familias, sino que muchos de ellos abrieron el espacio para todos los cristianos.

Con el paso del tiempo, estos lugares se fueron agrandando por las donaciones o por la compra de nuevas propiedades, a veces por iniciativa de la propia Iglesia. Así fue el caso de San Calixto. Aquí la Iglesia asumió directamente la organización y administración del cementerio, asumiendo un carácter comunitario.

Cuando los bárbaros (godos y longobardos) invadieron Italia y bajaron a Roma, destruyeron muchos monumentos y saquearon muchos lugares, incluidas las catacumbas. Por este motivo, los Papas ordenaron el traslado de las reliquias de los mártires y de los santos a las Iglesias de la ciudad.

Una vez completo el traslado, las catacumbas quedaron abandonadas a su suerte, a excepción de las de San Sebastián, San Lorenzo y San Pancracio. Con el paso del tiempo, no solo dejaron de visitarse sino que se perdieron los indicios de su existencia, tanto así que a fines de la Edad Media nadie sabía de su existencia.

Siglos después, Antonio Bosio, apodado el “Colón de la Roma subterránea” comenzó una exploración y estudio científico de las catacumbas. La exploración siguió en el siglo XVIII gracias a Giovanni Battista de Rossi, considerado el padre y fundador de la Arqueología cristiana.

¿Qué hay en las Catacumbas de San Calixto?

Las catacumbas están ubicadas en una vasta área en las afueras de Roma y están formadas por largas galerías en distintos niveles. En el espacio abierto se encuentran dos pequeñas basílicas con tres ábsides, conocidas como las «Trichorae”.

La cripta de los Papas

La zona de la cripta de los Papas es la parte más importante y venerada del cementerio, llamado «el pequeño Vaticano», ya que fue el lugar de enterramiento oficial de nueve papas y, probablemente, de ocho dignatarios de la Iglesia de Roma del siglo III.

En las paredes todavía se pueden ver las inscripciones originales, en griego, de cinco papas: Ponciano, Antero, Fabiano, Lucio y Eutiquiano.

En otras cuatro lápidas se puede ver el título de «obispo», ya que el Papa era considerado el jefe de la Iglesia de Roma, y ​​en dos de ellas está la abreviatura griega “MPT”, que significa «mártir».

La Cripta de Santa Cecilia

La popular patrona de la música fue martirizada en el siglo III y sepultada donde yace la estatua.

Fue venerada en esta cripta durante al menos cinco siglos y en 821 sus reliquias fueron trasladadas a Trastevere, en la basílica dedicada a ella.

La estatua de Santa Cecilia es una copia de la célebre obra esculpida por Stefano Maderno en 1599.

Los cubículos de los sacramentos

Pasando por imponentes galerías llenas de loculus, llegarás a cinco pequeñas habitaciones que son tumbas familiares, comúnmente conocidas como los cubículos de los sacramentos, y son sus frescos lo que más llaman la atención. Datan de principios del siglo III y representan los sacramentos del Bautismo y de la Eucaristía.

Área de San Milcíades

Atravesando el cubículo A1, se accede a esta zona de galerías repletas de cubículos y arcosolios.

La primera galería era un paso obligado para los antiguos peregrinos que, desde las Criptas de los Papas y de Santa Cecilia, se dirigían al sepulcro del papa mártir San Cornelio, en las criptas de Lucina.

A lo alto del primer arcosolio (básicamente, un hueco en la pared con forma de hueco) está la pequeña lápida de Irene, una niña cristiana representada como orante, acompañada de una paloma como símbolo de paz.

Un poco más adelante encontrarás la cripta del refrigerio, que servía para la conmemoración anual de los difuntos.

Toda esta zona está repleta de simbología, por lo que una visita guiada será mucho más productiva y enriquecedora.

La región de San Cayo y Eusebio

La cripta del papa San Cayo se usaba para las asambleas de la comunidad.

En el lado opuesto se encuentra la cripta de San Eusebio. Frente a su tumba, el Papa San Dámaso colocó una inscripción para celebrar la misericordia del Papa y de la Iglesia hacia los «lapsi», los apóstatas de la religión cristiana (antiguos cristianos que abandonaron la fe cristiana para seguir otra religión).

Información útil para visitar las catacumbas de San Calixto

Horario

Las catacumbas de San Calixto se pueden visitar de jueves a martes de 9:00 a 12:00 y de 14:00 a 17:00 horas. Los miércoles se encuentran cerradas al público.

Las catacumbas solo se pueden visitar en grupos de al menos dos personas, acompañados de un guía. Las visitas guiadas comienzan cada 30 minutos y tardan unos 40 minutos en completarse.

Tarifas

El precio estándar para el ingreso a las catacumbas de San Calixto es de 8 euros.

Los niños de 7 a 16 años pagan 5 euros, mientras que los menores de 6 años ingresan gratis.

Datos de contacto

  • Dirección: Via Appia Antica, 110
  • Teléfono: +39 065 130151
  • Correo electrónico: [email protected]

Artículos relacionados

Deja un comentario