La Isla de Sal, en Cabo Verde, un inexplorado destino de ensueño

Cuando hablamos de destinos poco masificados, las islas de Cabo Verde en África Occidental son un ejemplo perfecto. Esto llega a tal punto que muchos ni siquiera saben dónde está Cabo Verde en el mapa.

¿Y qué pasaría si te dijera que es un país de gente humilde y sonriente, con playas de primer nivel y un clima soleado todo el año? Pues si esta mini presentación hizo que te picase el bichito de conocer más, sigue leyendo, que hoy vamos a hablar de la Isla de Sal.

Cada isla tiene su propia cultura e identidad. La isla de Sal, en particular, es un lugar perfecto para hacer propio el lema «Nada de estrés» («morabeza» en la lengua local) y es el destino ideal si buscas sol, playa y relajarte durante unos días.

Consejos prácticos para tu viaje a la Isla de Sal

A continuación, haremos un breve resumen con algunos de los mejores consejos que te podemos dar, y otras cosas que debe saber sobre la isla de Sal antes de empezar a planificar tu viaje.

  • Sal es solo una de las 10 islas que forman Cabo Verde y tiene la infraestructura turística más grande de todo el archipiélago.
  • Cualquier taxi desde el aeropuerto hasta Santa María tiene un coste fijo de 15 euros (a partir de 2020). Si alguien te pide más, te está intentando estafar.
  • Puedes reservar tu traslado con anticipación o simplemente tomar un taxi cuando llegues. Los taxis son fiables siempre que utilices los oficiales: celestes con franja amarilla.
  • La moneda oficial son los escudos caboverdianos (CVE), pero los euros son ampliamente aceptados.
  • Limítate al agua embotellada en todo momento y evita las bebidas heladas. Si llevas una botella purificadora reutilizable le ahorrarás algo de plástico al mundo.
  • La mayoría de los hoteles de alta gama tienen un servicio médico interno en caso de que enfermes. En cualquier caso, siempre es recomendable contratar un seguro al viaje propio.
  • Verifica siempre el tipo de vehículo y el tamaño del grupo antes de reservar un tour. Las agencias locales lo hacen mejor que los grandes operadores de viajes así que, siempre que puedas, tira por los locales.

Mejor época para visitar la isla de Sal

El clima de Cabo Verde suele ser templado y extremadamente seco durante todo el año, con temperaturas que oscilan entre los 20 y los 28 grados. Solo hay dos estaciones: ventosa (de octubre a julio) y lluviosa (de agosto a octubre), aunque solo llueve unas pocas veces al año.

Como habrás podido deducir del párrafo anterior, no existe un mal mes para ir a Sal. Dicho esto, según los lugareños, si estás buscando el mejor momento para ir a la playa (que no para hacer surf o kitesurf), probablemente la mejor época sea de marzo a junio, cuando el viento tiende a ser menos notorio. Eso sí, en esta época son más habituales las tormentas que llevan consigo arenas del desierto del Sahara (aunque, no te flipes, tampoco es que vayas a estar en una escena de Mad Max).

Dónde alojarse en la isla de Sal

Para disfrutar de la mejor experiencia en este destino soñado, elegir una buena ubicación es fundamental.

Si vas a Sal para disfrutar de la playa como el 90% de los visitantes, entonces Santa María es el lugar que debes elegir. Además, definitivamente es la ciudad con la mejor infraestructura turística.

Si es posible, elige un hotel o un apartamento que esté a poca distancia a pie de la playa de Santa María, pero ten cuidado: hay zonas donde el viento sopla más fuerte que en otras y las olas se vuelven un poco intimidantes. Como regla general, cuanto más cerca estés de la ciudad, más tranquilas estarán las aguas.

Alojarse cerca de Santa María te da la opción de poder estar a un paseo a pie de las tiendas y restaurantes de la ciudad.

Qué hacer en la isla de Sal

Tour por la isla

La isla de Sal cuenta con paisajes increíbles que vale la pena descubrir, y para eso no hay mejor opción que hacerlo a través de un tour, donde un local te lleve a lugares que probablemente no podrías descubrir por ti [email protected]

Las opciones en cuanto a tours son varias, aunque las más aventureras son en Jeep, en moto de agua o en quad. ¿Te animas a alguna de estas opciones? Puedes reservar tu plaza en los siguientes enlaces y aprovechar que puedes cancelar de forma totalmente gratuita hasta 48 horas antes de la fecha prevista para el tour.

Paseo en barco

Si estando en un archipiélago no se te ocurrió la idea de dar un paseo en barco, es porque no sabes lo que es un archipiélago (te hemos pillado, ¿verdad?).

Con esta excursión de cuatro horas no solo podrás surcar las cristalinas aguas del océano Atlántico, sino que además conocerás la bahía de Murdeira y hasta podrás avistar delfines y ballenas atlánticas.

Bautismo de buceo

Los archipiélagos suelen ser escenarios ideales para la práctica de buceo y snorkel, y la isla de Sal, en Cabo Verde, no es la excepción.

Si te gusta la idea de sumergirte en aguas del Atlántico y descubrir todo lo que la rica fauna marina del lugar tiene para ofrecerte, un bautismo de buceo podría ser lo que convierta un tranquilo viaje a la isla de Sal en una experiencia absolutamente irrepetible.

Ir de pesca

Si eres amante de la pesca deportiva, no puedes perder la oportunidad de lanzar tu anzuelo a las idílicas aguas de la isla de Sal. Si no eres amante de la pesca pero tampoco tienes nada en contra de ella, esta excursión podría resultarte realmente entretenida.

Eso sí, antes de empezar tienes que olvidarte de la idea de que pescar es tirar la caña y esperar a que el pez pique, porque en esta zona lo que se practica es la pesca al curriacán, una modalidad en la que el señuelo no se queda quiero, sino que es arrastrado por la embarcación para simular ser una presa viva y atraer a depredadores de gran tamaño.

¿Te gustó eso de «depredadores de gran tamaño»? Pues ya sabes lo que tienes que hacer, reserva tu plaza ahora y empieza a imaginar qué cara pondrás en tu foto junto a tu presa (antes de devolverla al mar, por supuesto).

Qué ver en la isla de Sal

Vamos a ser sinceros: Sal no es el destino en el que encontrarás miles de cosas que ver, aunque es el destino perfecto si quieres pasar unas vacaciones sin hacer nada [email protected] todo el día bajo el sol. Independientemente de esto, sí existen algunos puntos en la isla que vale la pena visitar.

Pontão de Santa María (muelle de Santa María)

Una de las imágenes icónicas de Sal es el Pontão de Santa Maria, el muelle donde los pescadores llegan a diario con kilos y kilos de pescado recién capturado. El lugar se llena cada mañana alrededor de las 11 hs.

Playa de Santa María

La Praia de Santa María es el punto que te dirán que visites el 100% de las guías de viaje que puedas encontrar sobre la isla de Sal. Vamos a ir un paso más allá: la playa de Santa María es el motivo por el que el 100% de los visitantes van a la isla de Sal 😀

Buracona

Localmente llamado Olho Azul (Ojo azul), no es más que un pequeño agujero por donde la luz del sol entra alrededor de las 11-12 de la mañana y refleja un increíble azul turquesa en lo profundo de las aguas. Tal vez no sea una experiencia que te vaya a quitar el habla, pero el paisaje semi-desértico que se encuentra con la costa agreste y salvaje, es bastante guay.

La entrada a Buracona cuesta 3 euros y no suele estar incluida en el precio de un tour por la isla.

Palmeira

La tranquila ciudad de Palmeira es una de las más auténticas de Sal. Casas coloridas en calles adoquinadas conducen a una bahía tranquila que solo se ve perturbada por la llegada de los pescadores cada mañana. Los restaurantes locales son excelentes para un almuerzo de mariscos: prueba el atum (atún) o la garoupa (mero) en Gata Fish y sabrás cómo de bien se come en la isla.

Salinas de Pedra Lume

Durante décadas, la isla de Sal tuvo una próspera industria salinera, exportando el «oro blanco» a países como Brasil. Hoy la producción ha disminuido pero las salinas de Pedra Lume se convirtieron en una gran atracción turística. La entrada a las Salinas cuesta 5 euros.

En las Salinas de Pedra Lume podrás nadar/flotar en un agua 27 veces más salada que el océano. ¡Eso es más que el Mar Muerto!

Baía dos Tubarões (Shark Bay)

Cerca de Pedra de Lume, hay una bahía donde se pueden avistar hasta decenas de tiburones limón. Las aletas que atraviesan el agua poco profunda pueden ser bastante aterradoras, pero en realidad estos animales son inofensivos para los humanos.

Artículos relacionados

Deja un comentario