Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Un paseo por la mística Isla de Pascua

La Isla de Pascua, o Rapa Nui como la llaman los polinesios, es uno de los lugares más aislados del mundo; la masa terrestre más cercana está a unos 4.000 kilómetros de distancia.

La isla es pequeña, pero el paisaje es espectacular y está rodeada de esa atmósfera misteriosa que cubre su historia, además de un aire tan puro como difícilmente lo hayas sentido antes.

Geológicamente la Isla de Pascua nació por la fusión de tres volcanes que entraron en erupción entre 780.000 y 110.000 años atrás, y se encuentra cerca de la cadena de volcanes submarinos llamada Easter Seamount Chain.

La isla está salpicada de pequeños volcanes y cráteres de forma cónica, por lo que su herencia volcánica permanece clara para que todos la vean. También forman parte del paisaje enormes acantilados blancos azotados por el Océano Pacífico

Si estás pensando en visitar la Isla de Pascua, sigue leyendo y entérate de todo lo que puedes hacer en sus 120 kilómetros cuadrados.

Breve historia de la Isla de Pascua

La Isla de Pascua es un lugar fascinante con una historia increíble. Su pequeña población polinesia ha soportado muchas dificultades a través de los siglos que incluyeron hambrunas, guerras civiles, secuestros masivos de su población y la destrucción de su ecosistema.

Existe cierto debate sobre cuándo la isla fue habitada por primera vez, pero generalmente se cree que fue hace unos 2.000 años.

Los rapanui estaban divididos en clanes, cada uno con una porción de tierra destinada para su propia vivienda y explotación. Con el tiempo, la población creció hasta llegar a los 10.000 habitantes (algunos creen que más), lo que hizo que colapse todo el ecosistema, debido a la tala de los bosques y el uso de sus pocos recursos naturales.

Esto los llevó a una crisis social y demográfica, y comenzaron las guerras civiles entre clanes, que disminuyeron la población hasta 2000 personas y destruyeron muchos de los “moai” que levantaron en la isla.

Moais en la Isla de Pascua

En el año 1722 llegó, un domingo de pascua, el primer explorador europeo a la isla y permaneció en ella por una semana, dando a conocer las primeras impresiones de la isla y sus habitantes.

En el año 1770, llegaron los españoles y tomaron posesión de la isla llamándola “Isla San Carlos”, en honor al Rey Carlos III, y firmaron el acta de posesión con tres jefes maoríes. Fue en esta etapa en que se dibujó un mapa de la isla, se le dio nombre en español a todos sus accidentes geográficos (a día de hoy solo se conserva Punta Rosalía) y se conocieron las famosas estatuas llamadas “moai”.

Todavía es un gran misterio por qué se construyeron los moai y cómo los lugareños lograron erigir estatuas tan enormes (las más grandes tienen más de 20 metros de largo) y transportarlas muchas millas desde la cantera hasta el ‘ahu’ (la plataforma sobre el que se colocaron las estatuas). Durante un recorrido por la Isla de Pascua, podrás conocer las diversas teorías que rodean este misterio (por supuesto que no puede faltar la teoría de los extraterrestres, porque… ¿qué otra explicación habría? o_O).

A mediados del siglo XIX la Isla de Pascua comienza una etapa de decadencia, ya que sus habitantes fueron esclavizados y transportados al Perú, las enfermedades como la tuberculosis o la viruela hicieron mella en la población, y los misioneros que llegaron para convertir al cristianismo a los habitantes de la isla destruyeron casi por completo su cultura rapanui.

En 1878 llegaron los tahitianos a la isla, y si bien han cambiado también mucho de la cultura original para adaptarla a sus propias creencias y costumbres, han logrado mejorar la vida de la isla.

Llegado el año 1887, Chile tiene la intención de que la Isla de Pascua sea parte de su territorio, y en un acuerdo (que de acuerdo no tiene mucho) compró terrenos de la isla. Al año siguiente se firmó un tratado en idioma español y otro en rapanui: el tratado en español cedía la soberanía a Chile, mientras que el tratado en rapanui nada dice de esto y solo menciona algo así como que compartirán la tierra con amigos.

Sin embargo, con el paso de los años, Chile se apropió de la isla, aunque hasta el día de hoy ningún habitante del lugar se siente chileno y su cultura sigue siendo en casi un 100% rapanui

Qué ver en la Isla de Pascua

Los sitios históricos están esparcidos por toda la isla en el Parque Nacional Rapa Nui, y aquí te detallamos cuáles son los que no debes perderte.

Ahu Akivi

Se trata de un gran ahu (la plataforma sobre la que se colocaron las estatuas) y siete grandes moai, todos ellos frente al mar. Esta es una característica única ya que todos los demás moai de la isla miran hacia el interior.

Rano Raraku

Aquí verás un volcán extinto y el sitio de la cantera y la fábrica donde se crearon los moai. A medida que te acercas al volcán, serás recibido por la asombrosa vista de docenas de cabezas que sobresalen de la ladera cubierta de hierba.

Un paseo por la cantera proporciona a los visitantes una buena impresión de las distintas etapas de producción del moai.

No te pierdas la vista del enorme moai inacabado, de 22 metros de largo.

Ahu Tongariki

Este es el ahu más grande que ver en la Isla de Pascua con quince moai seguidos, y el océano y los acantilados formando un telón de fondo deslumbrante.

Playa de Anakena

Bordeada por más moai, la cala protegida de Anakena se presenta como un lugar ideal para nadar.

El camino que conduce a la playa pasa por un antiguo sitio ceremonial en el que vale la pena detenerse.

El sitio cuenta con una piedra magnética en forma de globo terráqueo que los lugareños llamaron el ‘ombligo de la Tierra’. Si colocas las manos en el globo, es posible que sientas pequeños pulsos electromagnéticos que emanan de tus manos y brazos.

Orongo

Se trata de otro antiguo sitio ceremonial que ver en la Isla de Pascua es otro punto destacado. Una visita a este sitio implica una caminata hasta la cima del volcán, donde podrás disfrutar de una magnífica vista del gran cráter.

El camino continúa por una serie de viviendas primitivas donde vivían los sacerdotes, y varios grandes cantos rodados llenos de grabados rupestres (petroglifos).

Las vistas del cráter en un lado y el océano azul profundo en el otro lado son simplemente impresionantes.

Hanga Roa

Hanga Roa es el único pueblo de la Isla de Pascua y único lugar habitable por la gente, ya que el resto es parte del Parque Nacional.

Aquí viven solo 5.000 personas y dependen principalmente del turismo para sus ingresos, por lo que la ciudad está llena de pequeños hoteles y casas de huéspedes, restaurantes, cafés y tiendas de recuerdos que atienden a los turistas.

También hay un banco, una oficina de correos, una oficina de turismo (de la que los visitantes pueden obtener un sello de pasaporte de la Isla de Pascua), un museo y un hospital.

El puerto de la ciudad está lleno de coloridos barcos de pesca, y si tienes suerte, podrás ver las grandes tortugas verdes que habitan allí.

Hasta aquí llegamos con esta visita a la mística Isla de Pascua. Esperamos que esta información te ayude a planear tu próximo viaje.

¿Has estado ya allí? Cuéntanos tu experiencia aquí abajo. Y si tienes cualquier duda sobre este destino puedes hacer tu pregunta aquí y nosotros u otros [email protected] te ayudaremos [email protected]

Artículos relacionados

Deja tu comentario