Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

La isla de Hvar, un paraíso de la costa dálmata

La isla de Hvar es la reina de las islas dálmatas croatas. Ha sido famosa desde la antigüedad por su importante posición estratégica y náutica, la riqueza de sus diversos períodos históricos, su cultura, sus monumentos naturales y su literatura.

Gracias al clima templado del que disfruta, los inviernos son cálidos y los veranos agradables. Con estas condiciones, la isla de Hvar recibe a muchos huéspedes, científicos y viajeros, que se sienten atraídos por la densa naturaleza mediterránea, la rica tradición, la arquitectura y la vida nocturna.

Últimamente, incluso muchas celebridades se dan una vuelta por esta isla para ver de qué se trata. ¿Y de qué se trata realmente la isla de Hvar?

Si bien la separación del continente a veces puede ser una desventaja, también brinda cierta protección contra las chimeneas de las fábricas y otras desgracias que acompañan a la civilización. En cambio, aquí encontrarás vastos campos de lavandaolivos centenarios y viñedos, en inmaculada armonía entre el hombre y la naturaleza.

Hay vino y aceitunas, por lo que un huésped que desee acercarse a la naturaleza se detendrá en una pequeña posada en lugar de un restaurante de primera calidad. Probará el vino de la casa real en lugar de un famoso vino espumoso, cantará las viejas canciones isleñas y olvidará la monotonía de la rutina diaria. Cada invitado es realmente un invitado aquí.

Hvar ha celebrado 140 años de turismo organizado y hoy en día se considera una de las 10 islas más bellas del mundo.

Geografía

Hvar es la isla más larga del Adriático: unos 68 km. Su tercio occidental es de unos 10 kilómetros. El área total es de 300 kilómetros cuadrados.

Extendiéndose a lo largo de toda la isla, cerca de la costa sur, se encuentra la cresta de la isla que alcanza su punto más alto en el pico de San Nikola (626 m). Al norte de esta montaña se encuentra la parte más ancha de la isla: Velo Polje, una llanura sumamente fértil en la que se encuentra la principal zona de producción de uvas, aceitunas, higos, algarrobos, limones y naranjas.

En las laderas de los cerros, en innumerables parcelas aterrazadas, se cultiva lavanda, utilizada en la producción de aceite para la industria del perfume. También verás grandes cantidades de romero y plantas aromáticas que dan su sabor a la miel de Hvar.

Toda la isla estaba cubierta de árboles, aunque ahora solo quedan pequeños bosques y arboledas de abetos y encinas con tierras sin cultivar para que broten arbustos y macchia.

Cómo llegar a la isla de Hvar

Hay tres puertos de entrada a la isla de Hvar: Stari, Grad y Sucuraj. ¿Vas a viajar a la Isla de Hvar desde Split? Puedes tomar un ferry rápido desde el aeropuerto de la ciudad.

Durante el verano hay muchos ferries de pasajeros diarios que conectan la isla de Hvar con Split, Dubrovnik y otras islas cercanas. De mayo a octubre, los horarios del catamarán incluso permiten visitar la isla de Hvar en una excursión de un día desde Split .

Alojamiento en la isla de Hvar

El alojamiento es muy escaso en verano, por lo que se recomienda reservar con anticipación. La mayoría de la gente se queda en la ciudad de Hvar, ya que es la más bonita, pero Stari Grad y Jelsa son buenas alternativas para alojarse en la isla de Hvar. Ambas opciones son más baratas y algo más tranquilas que la ciudad de Hvar con su animada vida nocturna.

¿Qué podrás encontrar en la isla de Hvar?

Lo que sea que estés buscando en tus vacaciones, puedes encontrarlo aquí: vida nocturna y atracciones culturales de la cosmopolita ciudad de Hvar, excursiones en barco a las islas Pakleni, playas de arena cerca de Jelsa o un viaje al pasado en la antigua ciudad de Stari Grad, en la que los siglos pasados ​​se mezclan con modernas instalaciones turísticas.

También podrás disfrutar de playas paradisíacas bajo pinos en Zavala, una atmósfera exótica en los acantilados del sur en Ivan DolacSveta Nedjelja o Milna, el ambiente de la «pequeña Venecia» en Vrboska o visitar los campos de lavanda cerca de Zastrazisce, Gdinj y Bogomolje.

No hay limite para lo que puedes conseguir en tan poco espacio. Al rico patrimonio cultural e histórico de Hvar, que se remonta a tiempos prehistóricos, se le suma una gastronomía única, hermosas playas y bahías, un mar azul cristalino y la hospitalidad de la gente local. Todo esto da forma una experiencia vacaciones que te atrapará y no te dejará ir.

Esperamos que este pequeño artículo haya hecho que te pique el bichito de conocer este paraíso croata. Si así fue, no dejes de compartirlo y haz que otros también sientan ese irrefrenable y apasionante deseo de viajar (¿o no es ese el motivo por el que estamos todos aquí? ;D).

Artículos relacionados

Deja tu comentario