Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

10 cosas que hacer en Copenhague con niños

Si tuviésemos que imaginar una ciudad perfecta para explorar en familia, probablemente serían los escandinavos quienes la hubiesen diseñado. Y eso es exactamente lo que sentirás si visitas Copenhague con niños.

Copenhague es lo suficientemente pequeña como para moverse con facilidad: puedes ir desde las calles peatonales adoquinadas del casco antiguo hasta los parques de la ciudad y la playa cercana sin mayores complicaciones.

Pero si piensas que una visita a Copenhague con niños se limita solo a visitar espacios abiertos, nada más lejos de la realidad: los daneses piensan que los niños también deberían divertirse, por lo que son bienvenidos en todas partes, desde cafés y restaurantes hasta museos y exposiciones especiales.

Si estás preparando un viaje a Copenhague con niños sigue leyendo y entérate de diez cosas que puedes hacer en la ciudad con tus peques.

Copenhague Card

Antes de comenzar el repaso por algunas de las mejores actividades que puedes hacer en Copenhague con niños, vale la pena hablar de la Copenhague Card.

Esta tarjeta se puede comprar por 1, 2, 3 o 4 días y permite el acceso a una enorme cantidad de atracciones, muchas de las cuales aparecen en este listado (como los jardines Tivoli, el acuario o el zoológico, por ejemplo).

Además, la Copenhague Card ofrece acceso prioritario a los museos y monumentos más importantes de la ciudad, por lo que además de ahorrarte dinero te ahorrará tiempo (que, en muchos casos, vale más).

Por último, esta tarjeta también te permite el uso ilimitado del transporte público, por lo que es una ventaja añadida si pensamos en la comodidad y el cansancio de los peques.

¿Cuándo conviene comprar la Copenhague Card?

Este tipo de tarjetas turísticas son realmente útiles si piensas visitar varias atracciones durante tu estadía, ya que en la sumatoria final te habrás ahorrado una buena cantidad de dinero (sobre todo si pensamos en el gasto de toda una familia).

Puedes comprarla haciendo clic en el siguiente banner.

Ahora bien, si durante tu viaje piensas ir solo a una o dos atracciones, lo mejor es que pases de esta tarjeta, ya que estarás pagando de más por una serie de beneficios y accesos que no estarás utilizando.

Ahora que ya hemos hablado sobre la tarjeta turística de la ciudad, empecemos a ver todo lo qué puedes hacer en Copenhague con niños.

¿Qué hacer en Copenhague con niños?

1. Jardines Tivoli 

El segundo parque de atracciones más antiguo de la ciudad, los Jardines Tivoli, es un clásico de Copenhague desde hace más de 170 años. Hay fuegos artificiales todos los sábados por la noche, montañas rusas y atracciones, además de muchos espacios verdes y lagos para pasear.

Presta atención a las exhibiciones temáticas que se van dando durante el año: Halloween o Navidad son solo dos de los momentos icónicos del año en los que el parque se viste de gala para recibir a sus visitantes.

Si no te gustan las atracciones, o tienes niños pequeños que no pueden subirse a ellas no te preocupes, todavía hay mucho que ver mientras paseas, te subes a atracciones más suaves y recorres pequeñas tiendas de recuerdos.

*La entrada está incluida en la Copenhagen Card.

2. Blue Planet

Este es el acuario más grande del norte de Europa con agua en todos los lados más cinco ‘brazos’ diferentes que incluyen tiburones en el tanque del océano y peces de colores brillantes en la sección de arrecifes de coral.

Una ventaja es que puedes elegir tu propia ruta, a diferencia de otros acuarios que te llevan por un camino predefinido. Durante tu visita tu decides qué ver: podrás observar rayas y anguilas junto a tiburones martillo en el tanque Ocean de cuatro millones de litros, así como mariposas y aves en el área de Amazonas, además de pirañas y anacondas debajo de una cascada.

*La entrada está incluida en la Copenhagen Card.

3. Zoológico de Copenhague

Con más de 3.000 animales y 264 especies de todo el mundo, el zoológico es una visita perfecta si visitas Copenhague con niños.

En el Zoológico de Copenhague podrás conocer la fauna local, así como una sección dedicada a los animales tropicales. Además, los peques puedes encontrarse con cabras pigmeas y serpientes de distintos tipos.

El ‘Anillo Ártico’ es el hogar de osos polares y focas dentro del zoológico. Además, el zoo de Copenhague tiene los únicos demonios de Tasmania que se encuentran en cautiverio fuera de Tasmania, hipopótamos y elefantes, entre muchas otras especies.

Uno de los zoológicos más antiguos de Europa, fundado en 1859, tiene 11 hectáreas de superficie para explorar, por lo que te recomendamos llevar calzado cómodo si decides darle una oportunidad durante tu visita a Copenhague con niños.

*La entrada está incluida en la Copenhagen Card.

4. Teatro

Puede que no sea una opción obvia, pero hay dos teatros con espectáculos destinados a niños y familias. Det Lille Teater es ideal para niños de dos a 10 años, mientras que el teatro Anemone también tiene espectáculos vespertinos orientados a la familia, con un público infantil que va de los 5 a los 12 años.

Tal vez pienses que tu peque no entenderá nada. Si es así, no te preocupes: la experiencia es lo suficientemente visual como para que cualquier brecha lingüística no sea un problema tan grande (además de que se suelen representar historias conocidas, como Pinocho o similares).

5. La Sirenita

Un punto de visita obligada es, sin duda, el símbolo de la ciudad: la sirenita de Copenhague.

Bastante más pequeña de lo que sugiere su estatus de icono internacional (lo de «sirenita» no es una forma de decir), sigue siendo una gran opción para los niños que aman los cuentos de hadas y las películas de Disney, además de un buen motivador para recorrer el paseo marítimo con la estatua como objetivo.

6. El Museo de los Niños

Ubicado en el Museo Nacional y dirigido a niños de cuatro a 10 años, hay una serie completa de exhibiciones «normales» y exhibiciones interactivas con las que dan vida a la historia: visita una casa vikinga y planifica una redada, explora una casa de la década de 1920 para ver cómo vivían los niños hace apenas cien años o prueba cocinar al estilo de la Edad Media.

Y aunque algunas de las exhibiciones en el museo principal son igualmente fascinantes, la sección del museo dedicada a los niños es ideal, ya que todo allí está pensado para ser algo práctico: no hay carteles de ‘no tocar’, y se alienta a los niños a revivir la historia de Dinamarca, ya sea preparando un bocadillo en una cocina medieval o tomando el timón en un barco vikingo.

Los fines de semana también existe el «botón del aburrimiento», que puede estar escondido en cualquier lugar del museo, y que tiene una sorpresa preparada cuando lo presiones, ya sean pinturas que comienzan a hablar, encontrarse con un dragón que escupe fuego o un samurái blandiendo una espada.

Si en tu visita a Copenhague con niños buscas atracciones baratas además de divertidas, estas de enhorabuena: el museo es gratis para los menores de 18 años.

*La entrada está incluida en la Copenhagen Card.

7. Excursiones por el puerto y el canal 

Una de las mejores formas de ver Copenhague con niños es desde el agua. Los recorridos por los canales con paradas libres tienen boletos válidos por 48 horas y te llevan por algunas de las principales atracciones de la ciudad. Esto es muy útil ya que, además del paseo, ofrece una lista de cosas que hacer en Copenhague con niños, lo que es perfecto teniendo en cuenta que los más peques agotan su capacidad de atención bastante rápido

*La Copenhagen Card incluye este tipo de paseos

8. Parque de ciervos de Bakken

El parque de atracciones más antiguo del mundo, que ahora tiene 426 años, se encuentra en el parque de ciervos Bakken (oficialmente Dyrehavsbakken), al norte de la ciudad. Hay más montañas rusas, alrededor de 400 ciervos vagando libremente y hasta un autobús londinense convertido en pub.

Si visitas Copenhague con niños pequeños, también hay paseos suaves, así como un tiovivo tradicional y un pequeño tren, además de otras diversiones.

9. Compras

Los fanáticos de Lego no querrán perderse Legoland en Billund, más al oeste de Dinamarca, pero si no quieres abandonar Copenhague, allí encontrarás la tienda insignia de Lego, que no es poco decir si pensamos que estamos en el país que vio nacer a esta icónica marca.

El característico diseño escandinavo estará presente también en todo tipo de boutiques independientes, desde ropa de bebés y niños hasta muebles de guardería y juguetes; si buscas un recuerdo ideal de tu viaje a Copenhague con niños, seguro que en alguna de estas tiendas encontrarás lo que buscas.

10. Valbyparken

Valbyparken, a poca distancia del centro de Copenhague, es el parque natural más grande del país, con senderos que atraviesan las pequeñas colinas, un montículo de tierra con un mirador, cuerdas para escalar y 17 jardines temáticos para pasear.

Extendiéndose a lo largo de 20,000 metros cuadrados, ofrece una excelente combinación de actividades como escalada, cuerdas y torres, con secciones separadas llenas de arena o flores, además de una pasarela para conectar diferentes secciones mientras los niños exploran. ¡Es perfecto para quemar un poco de energía!

Artículos relacionados

Deja tu comentario