El Castillo de Dromoland, donde puedes vivir como la realeza

Si alguna vez soñaste con viajar en el tiempo y ser parte de la realeza, el Castillo de Dromoland lo hace posible.

Ubicado en el condado de Clare en Irlanda, este castillo del siglo XVI, remodelado en el siglo XIX, hoy funciona como un hotel de lujo, en el que podrás vivir una de las experiencias más únicas y especiales de tu vida.

Está claro que no es para presupuestos ajustados, pero hay quienes dicen que los gustos hay que dárselos en vida y que el dinero va y viene. Y podemos seguir buscando mil refranes más para justificar una visita a este increíble hotel 😆

Si el que te traten como a un verdadero rey o reina no es suficiente para ti y quieres un poco de aventura, también la encontrarás en los alrededores del Castillo de Dromoland.

Ubicación del Castillo de Dromoland

El Castillo de Dromoland  está ubicado en el condado de Clare, cerca de Newmarket-on-Fergus, sobre la bella costa oeste de Irlanda.

Este hotel castillo está a unas dos horas y media de Dublin y a 4 horas en coche de Belfast.  Si no tienes coche, podrás tomar un autobús desde cualquiera de estas ciudades o volar hasta el aeropuerto de Shannon, que está a solo 13 kilómetros del castillo.

Historia del Castillo de Dromoland

El Castillo de Dromoland fue el hogar ancestral de los O’Briens, los barones de Inchiquin, que son una de las pocas familias gaélicas nativas que poseen una herencia real irlandesa.

Este edificio histórico y sus casas circundantes fueron conocidos por los lugareños como «Dromoland» durante siglos. La palabra «Dromoland» se traduce al español como » Colina de litigios».

La primera mención de Dromoland en cualquier registro fue en el testamento de Murrough O’Brien en 1551, quien les legó el castillo y los terrenos a sus hijos. Los terrenos y las casas construidas sobre éstos permanecieron en la familia durante seis generaciones, con varias disputas sobre su propiedad durante ese tiempo.

En 1795, Sir Edward O’Brien se convirtió en el propietario del castillo de Dromoland. Supervisó las renovaciones de la casa principal que duraron hasta el año 1835.

En 1962, Donough O’Brien vendió el castillo de Dromoland y las tierras circundantes al estadounidense apellidado McDonough, quien luego convirtió el castillo en un hotel de lujo de 5 estrellas.

Adyacente al edificio principal se encuentra The Queen Anne Court, un cuadrilátero construido por Sir Edward O’Brien en 1736. Las adiciones más recientes al Dromoland Castle Hotel incluyen el espectacular Moriarty Wing, que apareció en los terrenos en 1998.

Qué implica alojarse en el Castillo de Dromoland

El hotel castillo tiene ocho habitaciones con diferentes estilos y de diferentes tamaños para elegir, desde las habitaciones “Queen Anne Classic” de 30 metros cuadrados hasta la suite “Brian Ború”, de más de 150.

Las suites se encuentran entre las más glamorosas del hotel. Son la amalgama perfecta entre lo moderno y la arquitectura original.

Todas las habitaciones cuentan con una cafetera Nespresso, un minibar bien surtido, una televisión interactiva con música y películas a la carta y WiFi de cortesía.

Las habitaciones también cuentan con suaves pantuflas y bata exclusivas del castillo para que te sientas como un verdadero rey o reina.

Además, la cocina del Castillo de Dromoland cuenta con el galardonado chef David McCann. Tienes para elegir tres restaurantes dentro del castillo, o puedes pedir servicio de habitación durante las 24 horas.

Acantilados de Moher, castillo de Dunguaire y Galway
Paseo en velero tradicional por la costa oeste de Irlanda
Trekking por el Parque Nacional de Connemara

Actividades en el Castillo de Dromoland

Si quieres hacer valer el dinero gastado y aprovechar el tiempo en el castillo y sus terrenos al 100%, hay muchas actividades para hacer. Por ejemplo, puedes jugar al golf en su campo de 18 hoyos, relajarte o tomar algún tratamiento en el spa, montar a caballo o bicicleta, pescar en el lago o practicar senderismo por los bosques. También podrás jugar al tenis, dar un paseo por el jardín amurallado y practicar tiro con arco o arcilla.

Además de estas actividades, el hotel Castillo de Dromoland también cuenta con una piscina, un gimnasio, una sauna y una sala de vapor que los huéspedes pueden usar durante su estadía de cinco estrellas.

La tradición del té de la tarde

El té de la tarde de la Sra. White es una tradición de años en el Castillo de Dromoland. Podrás disfrutar de una selección de bocadillos, pasteles, mermeladas casera y otros dulces, junto con uno de los mejores tés de hojas sueltas que puedes probar. Por supuesto, todo servido en teteras plateadas y porcelana fina, que completan la experiencia de cinco estrellas.

Qué ver cerca del Castillo de Dromoland

Si prefieres disfrutar de tu estadía por la noche, pero recorrer y conocer esta hermosa zona de Irlanda durante el día, te contamos que puedes hacer.

Acantilados de Moher

Una de las atracciones más famosas de Irlanda son los impresionantes Acantilados de Moher. Se encuentran a solo 50 minutos en coche del castillo, por lo que puedes conocerlo fácilmente durante el día. En nuestro artículo “Los 10 monumentos más famosos de Irlanda” te contamos más sobre este lugar.

Cuevas de Doolin

Junto a los acantilados de Moher, en la pintoresca ciudad de Doolin, se encuentran una de las maravillas naturales más asombrosas del mundo. En las cuevas de Doolin podrás encontrar la estalactita colgante gigante, que cuelga a casi 8 metros de altura y pesa más de 10 toneladas.

No tendrás que dedicarle demasiado tiempo a la visita, por lo que si te diriges a los acantilados o a alguna otra atracción cercana, es una gran opción.

Castillo de Dromoland alrededores, cuevas de Doolin

Islas Aran

Partiendo desde el muelle de Doolin, podrás realizar una excursión de un día a las islas Aran, ubicadas en la desembocadura de la bahía de Galway.

Hay tres islas que puedes visitar: la más grande es Inishmore, la que sigue en tamaño es Inishmaan, aunque no es muy turística ni está muy poblada. Por último, Inisheer es la más pequeña de las tres, con una población de poco más de 250 habitantes.

En las islas podrás disfrutar de la playa o admirar algunas construcciones de la Edad de Hierro y Bronce.

Ferry a Inishmore
Ferry a Inisheer
Ferry a Inishmaan

Castillo de Bunratty

Si la experiencia del Castillo de Dromoland no es suficiente para ti, en este castillo medieval ofrece banquetes medievales nocturnos, vino, música en vivo y actuaciones de época.

Ubicado a 15 minutos de Dromoland, esta sin dudas será otra de las experiencias más singulares que podrás vivir en tu viaje. El personal del castillo está vestido con ropa de época y en ningún momento de la noche se saldrán del personaje, es simplemente espectacular.

Loop Head

La península de Loop Head está a casi hora y media del castillo, y es dueña de unos espectaculares acantilados que nada tienen que envidiarle a los de Moher. Y lo mejor, es que no compartirás las vistas con grandes multitudes.

En la punta de la península podrás visitar el faro y la casa del farero, y cuando estés de regreso, puedes aprovechar para visitar el castillo de Carrigaholt en apenas un desvío.  Otro hermoso lugar que puedes visitar de camino es la pequeña y hermosa localidad de Kilkee.

Castillo de Dromoland alrededores - Loop Head

Galway

A menos de una hora del Castillo de Dromoland se encuentra la magnética y famosa ciudad de Galway, hogar del famoso anillo y la comunidad de Claddagh. No pierdas la oportunidad de caminar por sus calles y vibrar con el ambiente de esta bulliciosa ciudad.

Tour por la Ruta del Atlántico Salvaje y Connemara
Excursión a los acantilados de Moher e Inisheer
Autobús turístico de Galway

Aquí termina nuestra guía sobre el Castillo de Dromoland y sus alrededores. Esperamos que te sirva para planificar tu visita, y si así fue, no dudes en compartirlo.

Artículos relacionados

Deja un comentario