La cascada del Ézaro: río, mar y mucho más

La cascada del Ézaro es uno de los rincones naturales más fascinantes, no solo de Galicia, sino de toda la península. Este salto de agua de 40 metros de altura está ubicado en el municipio de Dumbría, provincia de La Coruña.  

Se trata de la desembocadura al mar del río Ézaro, también conocido como río Jallas o Xallas, que posee un buen caudal de agua en cualquier época del año. En invierno suele ser mayor debido a las precipitaciones, sobre todo si abren las compuertas del embalse cercano.

No es el único, pero sí es uno de los pocos ríos de Europa que desembocan en el mar a través de una cascada (lo que sí podemos decir que es el único de Europa Continental), lo que lo hace un lugar más que especial .

Debes saber que si bien estarás en un entorno natural, en los últimos años se alentó mucho el turismo en la zona y te toparas con una gran cantidad de turistas (sobre todo si vas en fin de semana de verano), bares y puestos de recuerdos.

Cascada del Ézaro – ¿Cómo llegar?

La cascada del Ézaro se encuentra en el pueblo homónimo de Ézaro, a unos 100 kilómetros de La Coruña y a 68 kilómetros aproximadamente si vas desde Santiago de Compostela

Podrás aprovechar tu visita a cualquiera de estas grandes ciudades de Galicia para hacer una escapada en no más de hora y veinte en coche a este destino de la Costa da Morte.

Una vez que estás en Ézaro, encontrarás fácilmente la cascada, ya que el lugar está muy bien señalizado. 

Para acercarte a la cascada del Ézaro hasta que sientas el agua en la cara, basta con una caminata por unas pasarelas de madera que se integran perfectamente al entorno natural que las rodea. Es realmente un paseo maravilloso que merece la pena.

Puedes seguir caminando para subir hasta el mirador de O Ézaro, donde tendrás hermosas vistas panorámicas: podrás ver desde el comienzo del río Xallas hasta su desembocadura en la cascada, el monte Pindo (Olimpo de los celtas) y algo de la Costa da Morte.

Si tienes un espíritu más aventurero y no te basta con la pasarela, puedes anotarte en esta excursión que sale desde el puerto deportivo, para conocer la cascada a través de un tour en kayak por el río Ézaro. En esta excursión recorrerás las dos caras del río y hasta pasarás por un astillero vikingo

Si esto no te parece suficiente aventura, puedes tomar la misma excursión ¡pero de noche! Puedes aprovechar este tour, y si lo tomas en verano, al finalizar debes quedarte a ver la cascada iluminada, una verdadera maravilla.

Si en tu paseo por la Costa da Morte no llegas hasta Ézaro, no te preocupes. Desde Finisterre (o Fisterra) podrás tomar un catamarán que te llevará en un hermoso paseo hasta la cascada del Ézaro.

La cascada del Ézaro: río, mar y mucho más
La cascada del Ézaro: río, mar y mucho más
La cascada del Ézaro: río, mar y mucho más

¿Qué días se ilumina la cascada del Ézaro?

La cascada brinda a sus visitantes un espectáculo audiovisual todos los sábados de verano por la noche. Más precisamente, de 23:00 a 00:00, brilla con su show de luces y sonidos. 

También es posible que puedas apreciar este show en algunos fines de semana festivos durante el transcurso del año, por lo que te aconsejamos que consultes el calendario de iluminación.

Monte Pindo

No se puede hablar de la cascada del Ézaro sin hacer una mención especial al Monte Pindo. 

Este macizo granítico de donde cae la cascada del Ézaro tiene su punto más alto en 627 metros de altura sobre el nivel del mar. 

Está considerado como Lugar de Importancia Comunitaria e incluido en la Red Natura 2000, que es una red de áreas de conservación de la biodiversidad en la Unión Europea.

Pero no solo en la actualidad es un lugar importante, ya que es protagonista de una enorme cantidad de leyendas a lo largo de la historia, y un lugar sagrado para los celtas. Si tomas el tour del kayak, seguramente conocerás algunas de estas historias.

Si tienes tiempo y te interesa hacer una recorrida por el monte, puedes hacerlo sin problema, y sin dudas no te arrepentirás. 

El recorrido a pie puedes empezarlo desde la localidad de O Pindo, que está a 7 minutos de la cascada y es un pueblo con varios bares donde puedes comer algo antes de emprender la caminata. 

Al lado de la Iglesia parte el sendero de piedra que te llevará, en una constante pendiente, hasta la cima del monte. Empezarás a ver rocas que te harán sentir que estás rodeado de figuras humanas, y mientras asciendes, no solo te quedarás sin aliento por la subida (¡lleva agua!) sino también por las vistas, hasta podrás llegar a ver el faro de Fisterra si el día está claro. Otros de los puntos que verás a medida que vayas ascendiendo por el monte son la playa de Carnota y Monte Louro, hasta llegar a los 630 metros de altura en el Alto de A Moa.

Aquí encontrarás losas de piedras con varios agujeros cavados por los celtas, y dice la leyenda que el agua de lluvia que puedes encontrar en los hoyos, está bendecida por los dioses y hasta cura enfermedades. 

Desde aquí puedes seguir el recorrido en descenso hasta Fieiro, y desde allí seguir la ruta pavimentada hasta Ézaro, o puedes volver sobre tus pasos. ¡Lo mejor ya lo has visto!

Playa del Ézaro

Para completar el día y que tu escapada sea perfecta, puedes relajarte en la Playa del Ézaro, que se encuentra a tan solo 20 minutos a pie de la cascada. 

Es una playa de arena fina bastante amplia, que dispone de duchas y algunos bares cerca y mercados donde puedes abastecerte de bebidas o alimentos. Desde la playa podrás ver a la derecha el Cabo Finisterre y enfrente las islas Lobeiras

Te puedes bañar en las aguas de la ensenada que son sumamente tranquilas, pero eso sí…¡está muy fría!

Hasta aquí llegamos con nuestro repaso por la cascada del Ézaro, un destino natural absolutamente maravilloso que bien vale la pena la visita. Esperamos que este artículo te haya dado las ganas suficientes como para ir a visitarlo. Si así fue, no dudes en compartirlo, y si estás buscando algún otro destino de España, te invitamos a visitar nuestra página dedicada a nuestras guías de viaje por destinos españoles.

Artículos relacionados

Deja un comentario