Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Descubriendo el milenario templo de Karnak

El templo de Karnak es el antiguo recinto de un templo egipcio ubicado en la orilla este del río Nilo en Tebas (la actual Luxor). Cubre más de 100 hectáreas, un área más grande que varias ciudades antiguas. Si quieres saber todo sobre este apasionante lugar, sigue leyendo y te lo contamos todo.

Historia del templo de Karnak

La construcción en Karnak comenzó hace 4.000 años y continuó hasta el momento en que los romanos tomaron el control de Egipto, hace unos 2.000 años. Cada gobernante egipcio que trabajó en Karnak dejó su propia huella arquitectónica. Esto generó una desconcertante variedad de templos, capillas y «torres» en forma de puerta de entrada, entre muchos otros edificios, que fueron construidos, demolidos y modificados gradualmente durante más de 2000 años.

La evidencia más antigua de construcción en Karnak data del reinado de Wah-Ankh Intef II, un gobernante egipcio que vivió hace más de 4.000 años. Una columna de piedra arenisca de «ocho lados» lleva el nombre de Amun-Ra y dice «él [el rey] lo hizo como su monumento para ese dios …». Esto seguramente se refiera a un templo o, al menos, un santuario dedicado a Amón en Karnak. 

Durante la época del reinado del rey Senwosret I (1971-1926 aC) se construyó un templo de piedra caliza, con un patio en el medio, dedicado a Amun-Ra. Este contiene 12 pilares en la parte delantera, cuyas bases estaban adornadas con estatuas del rey en la pose de Osiris (el dios del inframundo). Todo esto parte, en buena medida, de hipótesis, ya que hoy queda poco del templo.

Karnak seguiría siendo un recinto modesto hasta el Reino Nuevo, un período de tiempo que se extendió aproximadamente entre 1550 y 1070 a.C., cuando el trabajo se aceleró con la construcción de muchos de los edificios más importantes.

Visitar el templo de Karnak

El templo de Karnak es realmente grande y oculta miles y miles de secretos que se han ido acumulando a lo largo de la historia. En este artículo te contaremos los principales puntos que debes conocer, aunque lo más recomendable es visitarla con una excursión o visita guiada que te permita conocer todo sobre este apasionante lugar.

A continuación te dejamos una opción que puedes reservar ahora mismo y cancelar sin ningún tipo de cargo hasta 48 horas antes de la fecha reservada.

Qué ver en el templo de Karnak

Para comenzar por el repaso de este templo nos vamos al sector central del sitio, el que más espacio ocupa, que está dedicado a Amun-Ra, un dios masculino asociado con Tebas. El área inmediatamente alrededor de su santuario principal se conocía en la antigüedad como «Ipet-Sun», que significa «el lugar más selecto».

Al sur del área central hay un recinto más pequeño dedicado a su esposa, la diosa Mut. En el norte, hay otro recinto dedicado a Montu, el dios de la guerra con cabeza de halcón. Además, al este, hay un área, gran parte de ella destruida intencionalmente en la antigüedad, dedicada a Aten, el dios sol. 

A continuación, repasamos los principales atractivos de este intrigante y apasionante lugar.

Los «pilones» de Karnak

Comenzando en el Imperio Nuevo y continuando en los siglos posteriores, los gobernantes egipcios crearon gradualmente una serie de diez «torres» en Karnak. Funcionando como puertas de entrada, estas torres estaban conectadas entre sí a través de una red de paredes.

A menudo estaban decoradas con escenas que representaban al gobernante que las construyó y muchas de ellas también tenían astas de banderas de las que se ondeaban coloridos estandartes.

En Karnak, los pilones comienzan cerca del santuario principal y van en dos direcciones. Un conjunto de seis pilones mira al oeste hacia el río Nilo y termina en una entrada bordeada por una avenida de pequeñas esfinges. Otro conjunto de cuatro pilones mira hacia el sur a lo largo de una ruta procesional utilizada para ceremonias.

Sala de Wadjet

La Sala Wadjet (cuyo nombre proviene del estilo de las columnas utilizadas) fue construida por primera vez por Thutmosis I (reinado 1504-1492 a.C.) cerca del santuario principal, entre la cuarta y la quinta torre. Mide alrededor de 75×14 metros, y se usó para la coronación del rey y el festival de jubileo (heb-sed).

El festival heb-sed generalmente tenía lugar 30 años después de que un rey subiera al trono y luego se celebraba cada tres años. Se cree que durante el festival, el rey corrió alrededor de una corte heb-sed realizando proezas de fuerza para demostrar su capacidad para continuar gobernando Egipto. 

Hatshepsut y Thutmosis III

Hatshepsut fue una faraona de Egipto que reinó aproximadamente entre 1479 y 1458 a.C. En el templo de Karnak renovó el santuario principal, creando en su lugar un «Palacio de Ma’at». También creó una capilla hecha de cuarcita roja para sostener la barca portátil del dios.

Cuando el sucesor de Hatshepsut, Thutmosis III, subió al trono, ordenó la destrucción de las imágenes de la faraona, destruyó su capilla de cuarcita y la reemplazó por una propia.

Su legado en Karnak no fue del todo destructivo, ya que ordenó la construcción del Ahkmenu, una estructura con pilares construida en el lado este del santuario central. Contiene una lista de los reyes egipcios que se remontan a antes de que se construyeran las Grandes Pirámides.

También creó un templo contra adyacente al Ahkmenu. Además, el rey construyó un «lago sagrado» al sur del santuario principal.

La Gran Sala Hipóstila

Quizás el edificio más fantástico de Karnak fue la «Gran Sala Hipóstila» construida justo al oeste del santuario principal, a lo largo de la entrada principal. Construida por Seti I, un rey que gobernó desde 1290 hasta 1279 a.C., cubre un área lo suficientemente grande como para albergar toda la catedral de Notre Dame de París.

El edificio mide aproximadamente 103×52 metros. Los investigadores señalan que hay 134 columnas en total, las doce más grandes tienen 21 metros de altura y sostienen la parte central de la estructura. Las otras 122 columnas miden unos 12 metros de altura.

En las paredes exteriores hay escenas que muestran a Seti y su sucesor, Ramsés II, golpeando a enemigos de Libia, Siria y el Levante. Poco después de su construcción, la sala probablemente se convirtió en el escenario de las ceremonias de coronación y heb-sed, reemplazando a la sala Wadjet en esta función. 

Templo de Khonsu

Khonsu era el hijo de Amun-Ra y la diosa Mut. Un templo dedicado a él en Karnak fue construido, apropiadamente, colocado entre el santuario principal de Amun-Ra y el recinto sur que honraba a Mut.

Construido por Ramsés III, un rey que reinó desde 1186 hasta 1155 a.C., el templo mide unos 70×27 metros. Las columnas de su salón miden alrededor de 7 metros de altura. El templo contenía no solo un conjunto de habitaciones para el alojamiento de la estatua del dios, sino también una cámara separada.

Las obras de Taharqa

La construcción continuó en el templo de Karnak periódicamente después del final del Reino Nuevo. El rey Taharqa, que reinó hace unos 2.700 años, fue parte de una dinastía de gobernantes de Nubia (actual Sudán) que llegaron a controlar gran parte de Egipto. Estaba interesado en el «lago sagrado» de Karnak y construyó el «edificio del lago» junto a él, un monumento parcialmente subterráneo.

Hoy está muy dañado aunque conserva un gran misterio. Estaba dedicado a Re-Horakhte (una combinación de dos dioses del cielo), lo que explicaría el patio solar abierto sobre el suelo, mientras que las habitaciones subterráneas simbolizan el paso nocturno del sol a través del inframundo. Entre sus características se encontraba un “nilómetro”, una estructura que se utilizaba para medir el nivel del agua del Nilo. En este caso, el medidor habría tenido un uso simbólico.

Nectanebo I y el final del templo de Karnak

El último gran programa de construcción en Karnak fue llevado a cabo por Nectanebo I, un rey de la trigésima y última dinastía del antiguo Egipto. Reinó entre el 380 y el 362 a.C. Después de que terminó su dinastía, Egipto sería gobernado por personas descendientes de Persia, Grecia o Roma.

Nectanebo construyó un gran muro de cerramiento alrededor del sitio junto con un templo adicional. También comenzó la construcción de un nuevo pilón en Karnak en la entrada occidental (aunque no pudo terminarlo).

Los gobernantes de ascendencia extranjera que tomaron el control de Egipto continuaron trabajando en Karnak hasta cierto punto. Ptolomeo IV (reinado 221-205 a. C.), por ejemplo, crearía una serie de catacumbas rituales dedicadas a Osiris, dios del inframundo. El edificio funcionaba como un lugar de enterramiento subterráneo. Muchos de estos se conocen del antiguo Egipto, aunque por lo general estos espacios contenían entierros para animales sagrados. En cambio, el ejemplo de Karnak sirvió para el entierro de pequeñas estatuillas de Osiris.

Después de que Egipto cayó bajo el control de Roma en el 30 a.C., el trabajo en Karnak se agotó y el gran monumento se convirtió en el magnífico sitio arqueológico que es hoy.

Hasta aquí llega nuestro repaso por las principales cosas que ver en el templo de Karnak. Esperamos que te haya servido y te ayude a planificar tu viaje a este apasionante atractivo egipcio.

Artículos relacionados

Deja tu comentario