Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Descubriendo la Selva Amazónica, el pulmón del planeta

La selva amazónica y el río Amazonas, el más largo del mundo, son mundialmente famosos.

A la selva se la conoce también como “el pulmón del planeta”, y además de ser el bosque tropical más importante del mundo, representa más de la mitad de los bosques tropicales del mundo. También es considerada una de las Siete Nuevas Maravillas de la Naturaleza y alberga el ecosistema más rico y preservado de todo el planeta.

Pero aún son pocas las personas que pueden decir que conocen personalmente este paraíso natural y que ya han explorado sus múltiples misterios y encantos, porque, si bien es uno de los destinos más exóticos de Brasil y del mundo, sigue siendo una de las regiones menos conocidas del país.

A pesar de que un 65% del Amazonas se encuentra en Brasil, son los turistas internacionales los que se animan a conocer este destino y muy pocos brasileros los que han ido.

Si siempre has querido explorar uno de los lugares más importantes e impresionantes que existen y por alguna razón estabas [email protected], te ayudaremos con esta lista de lugares para visitar o tours que puedes realizar para conocer la exótica belleza del Amazonas en Brasil, y sumergirte en una de las experiencias más increíbles de tu vida.

Si nunca se te cruzó por la cabeza visitar la selva amazónica, tal vez este artículo te despierte la curiosidad por conocerla.

¿Qué puedo hacer en el Amazonas?

A continuación te dejamos un listado de diferentes lugares que puedes conocer en la Selva Amazónica desde Manaos, así como algunas opciones de tours que seguro disfrutarás.  

Descubrir el encuentro de las aguas

Este es un increíble fenómeno de la naturaleza donde las turbias aguas del Río Solimões y las oscuras aguas del Río Negro se encuentran y viajan, una al lado de la otra, por un tramo de seis kilómetros de longitud, pero no llegan nunca a mezclarse entre ellas.

Para presenciar esta maravilla natural, un viaje en barco, que dura poco más de una hora y pasa por otros hermosos paisajes de la región, es la forma perfecta de llegar al punto de encuentro de las aguas de estos dos importantes ríos.

Visitar la ciudad de Novo Airão

También conocida como la “tierra del delfín rosado”, Novo Airão se encuentra a pocas horas de Manaos y reúne una abundancia de belleza natural que cobra vida gracias a las aguas de ríos, lagos y arroyos, formando las famosas y exuberantes playas y ríos de arenas blancas.

Otro excelente punto que hace de esta ciudad uno de los grandes atractivos del Amazonas es que aquí se ubican dos de los parques nacionales: el Parque Nacional Anavilhanas y el Parque Nacional Jaú.

Contemplar las cascadas del Parque Nacional Jaú

Es el segundo parque nacional más grande de Brasil y el tercero más grande del mundo en selva tropical intacta, y ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

El Parque Nacional do Jaú tiene varias cascadas de belleza salvaje que forman pozos de agua que invitan a darse un chapuzón. Algunos de estos pozos, como Cachoeira do Itaúbal, destacan por sus aguas de un fascinante tono rojizo.

Visitar el Parque Nacional Anavilhanas

Este espectacular parque fue creado con el objetivo de proteger y preservar uno de los archipiélagos fluviales más grandes del mundo, Anavilhanas. Este cuenta con alrededor de 400 islas, además de toda la riqueza natural que también existe por su extensa zona.

También cuenta con una rica y densa vegetación, una extravagante biodiversidad que involucra una sorprendente cantidad de grandes árboles e innumerables especies de aves, y muchos otros encantos de la naturaleza.

El Parque también genera ingresos para las comunidades que viven en su entorno y también estimula el conocimiento y la educación ambiental con su turismo sostenible.

Visitar las cuevas de Madadá

Ubicadas en el Parque Nacional Anavilhanas, las Cuevas de Madadá son dos conjuntos de inmensos bloques de rocas de arenisca que forman increíbles salas de piedra y están rodeadas de una densa vegetación de bosque ecuatorial.

El recorrido del sendero que conduce a las cuevas de por sí ya merece la pena, porque además de recorrer el exuberante ecosistema de la selva amazónica, permite ver las ruinas de lo que fue esa región en el pasado, descubrir inscripciones rupestres y conocer comunidades ribereñas.

Hospedarte en hoteles en la jungla

Estos alojamientos son excelentes opciones para vivir una experiencia especial y única, ya que te permiten estar muy cerca de la naturaleza y la exuberancia de la Selva Amazónica.

Otro punto muy positivo de estos hoteles es que ofrecen tours diurnos y nocturnos, como avistamiento de caimanes (si te animas), caminatas por el bosque y visitas a las comunidades de cablocos y nativos de la región, entre muchos otros.

Una sugerencia de un gran hotel en la selva es el Juma Amazon Lodge, que cuenta con bungalows muy cómodos y seguros para los viajeros que desean hospedarse en medio de la selva amazónica.

En AIRBNB podrás encontrarlo, junto con otras opciones:

Escalar árboles centenarios

Existe una opción para los aventureros, una forma extremadamente divertida de tener una vista absolutamente espectacular del mar verde que forma la selva amazónica, pero desde un ángulo diferente.

Te treparás a los árboles centenarios, que pueden alcanzar más de 60 metros de altura, y desde su cima podrás admirar un paisaje que muy pocas personas tienen la oportunidad de presenciar.

Con un poco de suerte, podrás ver pájaros e incluso monos en las ramas de los árboles.

Si no te animas a subirte a la hamaca para escalar los árboles, existe otra opción para ver la selva desde arriba, y es con un tour al jardín botánico Adolpho Ducke, en el que además de visitar el Museo Amazónico y un reptilario, podrás subir a un observatorio a 42 metros de altura.

Pescar pirarucus en el río Solimões

El Pirarucu es la especie de pez de agua dulce más grande no solo en Brasil, sino en toda Sudamérica, y su pesca deportiva, realizada entre los arroyos del famoso Río Solimões, afluente del Amazonas, es una de las más divertidas de practicar en este destino.

Lo más interesante es que esta no es una pesca estándar, ya que los Pirarucus tampoco son un pez cualquiera: pueden medir hasta dos metros y pesar hasta 200 kilos, siendo considerados como el bacalao del Amazonas.

Nadar con los delfines rosados

Una de las experiencias más especiales que puedes tener en Amazonas es tener contacto con los delfines rosados, que son una especie de símbolo de esta región.

En este recorrido, primero te adentrarás en la selva para conocer a los integrantes de una tribu indígena, y luego te acercarás hasta el Río Negro para disfrutar de un baño con estos curiosos delfines que viven en libertad.

Vivir el Festival de Parintins

El Festival Folclórico de Parintins es una fiesta popular en el municipio de Parintins, en el interior de la Amazonía, que se realiza todos los años, siempre el último fin de semana de junio.

El evento es una de las mayores celebraciones brasileñas que celebran la rica cultura amazónica, solo está por detrás del Carnaval como el festival folclórico más grande de Brasil, ya que atrae a alrededor de cien mil turistas de diferentes rincones del país y tiene espectáculos increíbles.

Como habrás podido ver, la Selva Amazónica es mucho más que mucha vegetación, ¡y eso que esto es solo el principio! Si te picó el bichito de la curiosidad, te invitamos a seguir descubriendo todo lo que puedes hacer, ver y descubrir en el Amazonas y empieces a preparar tu viaje a este icónico rincón del planeta.

¿Has estado ya en el Amazonas? Déjanos un comentario y cuéntanos tu experiencia!

Artículos relacionados

Deja tu comentario