Sumergiéndonos en la Gruta de Neptuno

Si Alghero es uno de los lugares más visitados de Cerdeña, se debe en buena medida al hecho de que puede ofrecer a los turistas no solo hermosas playas, sino también mucha historia y paisajes naturales únicos. Uno de estos increíbles escenarios naturales es la Gruta de Neptuno.

Esta cueva, ubicada en la zona más occidental de la isla, comenzó a nacer hace muy poquito, unos 2 millones de años. La leyenda cuenta que la descubrió un pescador en el siglo XVIII, pero pasó mucho tiempo hasta que las visitas se hicieron «populares».

La Gruta de Neptuno se encuentra a 24 kilómetros de la ciudad, pero acceder a ella no es para todo el mundo; la forma más fácil de llegar, pero también la más agotadora, es bajar (¡y volver a subir!) los 654 escalones que la conectan con Capo Caccia. Esta escalera, llamada “Escala del Cabirol”, fue construida en el año 1959 para facilitar el descenso a la cueva.

El acceso por mar es menos agotador, y puedes llegar con un ferry desde el puerto de Alghero o Porto Conte. Esta es la solución perfecta para quienes prefieren ahorrar energía y dedicarla exclusivamente a la cueva. Obviamente, es posible llegar al interior de la Gruta de Neptuno solo si las condiciones del mar lo permiten y sólo si el clima es favorable. 

Qué ver en la Gruta de Neptuno

La Gruta de Neptuno es una verdadera maravilla de la naturaleza que atrae a más de 150.000 visitantes cada año. Las majestuosas formaciones de estalagmitas y estalactitas constituyen un espectáculo verdaderamente fascinante.

La Gruta de Neptuno tiene una extensión de unos 4 kilómetros, pero la parte que se puede visitar no pasa de unos cientos de metros. 

La visita es guiada (no puedes hacerlo por ti mismo), salen cada hora en punto, y tiene una duración aproximada de 45 minutos. Por medio de un camino que recorre la arista interna de las cuevas, es posible recorrerla pasando por diferentes salas.

Lago Lamarmora

El camino comienza en una sala que alberga un lago salado subterráneo de aguas transparentes, el lago Lamarmora, de unos 9 metros de profundidad. con una anchura máxima de 25 m y una longitud de 100 m, lo que lo convierte en uno de los lagos salados más grandes de Europa

El lago debe su nombre a Alberto Ferrero della Marmora, naturalista y cartógrafo italiano del siglo XIX. Está conectado al mar abierto por un túnel debajo de la entrada a la cueva. En el centro del lago hay una imponente columna de estalagmitas de unos 2 metros de altura, llamada Acquasantiera (pila de agua bendita) por los receptáculos que, en la parte más alta, contienen agua dulce.

La parte inicial del lago es la más profunda. Después de 50 metros el lago se ensancha, mientras que la altura del agua se reduce lo suficiente como para poder caminar. Fue en las transparentes aguas de este lago donde hasta hace algunos años la Foca Monje tenía su refugio. Hoy, lamentablemente, desapareció de esta zona debido a la presencia y perturbación del hombre.

Sala delle Rovine (Salón de las ruinas)

Desde la sala del lago de La Marmora se pasa a esta sala que debe su nombre a los estragos causados ​​por los visitantes de la Gruta de Neptuno durante el siglo XIX. En esta sala aún se ve una tenue luz proveniente del exterior que da a las paredes un ligero color azulado.

Sala della Reggia (Salón del palacio)

Caminando a lo largo de la orilla izquierda del lago, se llega a la sala de la Reggia, que posee columnas de calcita de aproximadamente 9 metros que se elevan hasta el techo de la cueva, casi dando la impresión de que se utilizan con ese fin; inmediatamente después el techo se eleva a una altura de 18 metros, siendo la parte más alta de toda la cueva. En el fondo del lago hay una formación de estalagmitas llamada Árbol de Navidad.

Dentro de la Sala della Reggia encontrarás dos lápidas, que conmemoran las visitas que el rey Carlos Alberto realizó a la Gruta de Neptuno en 1829 y 1842.

Spiaggia dei Ciottolini (La playa de guijarros)

También llamada la pequeña playa de la Reggia, se encuentra al final del lago Lamarmora, después de la sala Reggia, y debe su nombre al hecho de que una vez estuvo cubierta de guijarros, aunque hoy ya no estén presentes.

Sala Smith o Sala de Órganos 

El nombre se le dio en honor a uno de los primeros exploradores de la cueva en el año 800. En el centro se encuentra el llamado “órgano”, una formación de altas columnas cuyos flujos se asemejan precisamente a los tubos de un órgano eclesiástico.

Inmediatamente después, se llega a la Cúpula, una formación de estalagmitas con paredes perfectamente lisas, unidas al techo por una columna que asemeja a la cúpula de una iglesia.

Sala delle Trine e dei Merletti

Esta habitación se caracteriza por pequeñas columnas y nichos naturales.

Tribuna della Musica

Esta «tribuna» consiste en un balcón sobre la sala Reggia y sobre el lago Lamarmora, desde el que se pueden admirar, desde arriba, las dos salas de la Gruta de Neptuno.

El encanto que distingue a esta cueva es único y exclusivo, no solo por su belleza intrínseca, sino también por las dificultades de acceso: llegar es difícil, pero tal maravilla bien merece dicho sacrificio.

Gruta de Neptuno: horarios y precios

Horarios

Probablemente te estés preguntando cuándo puedes visitar la gruta, ¿verdad? Pues aquí va la buena noticia: ¡puedes hacerlo durante todo el año! 

Los horarios de apertura varían según la temporada:

  • De noviembre a marzo, la gruta está abierta de 10:00 a 15:00.
  • El resto del año el horario de visita es de 09:00 a 19:00. 

Precios

El coste de la entrada completa es de 13€, pero solo incluye la entrada a las cuevas: si eliges esta opción tendrás que afrontar la fatigosa escalera. 

El precio de la excursión en barco varía según las empresas, pero ronda los 15 €. Serás tú quien se encargue de evaluar si es un gasto que consideras necesario o si te le animas a las escaleras.

Artículos relacionados

Deja un comentario