Fado portugués, la saudade hecha música

El fado portugués es una forma de canto que a menudo se asocia con pubs, cafés y restaurantes en el país luso. Este género musical se originó oficialmente en Portugal alrededor de la década de 1820, aunque se cree que tiene orígenes mucho más antiguos.

El fado es conocido por lo expresivo y profundamente melancólico que es. En este tipo de música, el artista cantará sobre las duras realidades de la vida cotidiana, equilibrando la resignación y la esperanza de que aún pueda darse una resolución a sus tormentos.

Con esta descripción, no es difícil relacionar al fado con una de las palabras más características del idioma portugués: la «saudade», que significa algo así como un anhelo, mezclado con una congoja estrechamente vinculada a un sentimiento de perdida de algo que puede que incluso no se haya perdido aún (de esta complejidad deriva el hecho de que los portugueses digan que la saudade no se puede traducir a otros idiomas).

A nivel musical, el fado portugués suele contar con una o dos guitarras portuguesas (de 12 cuerdas), una o dos violas y, a veces, un pequeño bajo de 8 cuerdas.

Si estás [email protected] en conocer más sobre esta música y te interesa saber dónde puedes disfrutarla durante tu visita a Portugal, sigue leyendo este artículo y te lo contamos todo.

fado, Fado portugués, la saudade hecha música
fado, Fado portugués, la saudade hecha música
fado, Fado portugués, la saudade hecha música

Breve historia del fado

El fado es actualmente un símbolo mundialmente conocido de Portugal, estando representado durante muchos años en el extranjero por Amália Rodrigues, y más recientemente por Dulce Pontes, Mariza y Katia Guerreiro, entre otros. Aunque adopta muchas formas, como se canta de manera diferente en Oporto, Coimbra y Lisboa, el Fado es, por derecho propio, la expresión misma del alma portuguesa.

Portugal, desde el momento de su nacimiento, emergió en una encrucijada de culturas. Esto dificulta señalar un origen preciso del fado. La explicación más aceptada, al menos cuando se habla del Fado de Lisboa, es que proviene de las canciones de los moros, que siguieron viviendo cerca de Lisboa incluso después de la toma de posesión cristiana. La tristeza y la melancolía de esas canciones, tan habituales en el Fado, son una buena base para explicar los ritmos del Fado.

Sin embargo, hay quienes dicen que el Fado llegó a Portugal, una vez más por Lisboa, bajo la forma de Lundum, la música de los esclavos brasileños. Por esta explicación, debería haber llegado a Portugal con los marineros que regresaban de sus largos viajes, aproximadamente en el año de 1822. Solo después de un tiempo, el Lundum comenzó a cambiar hasta convertirse en el Fado portugués. Apoyando esta creencia está el hecho de que las primeras músicas de este tipo estaban relacionadas no solo con el mar sino también con las tierras mucho más allá de ellas, donde vivían los esclavos. Se puede tomar como ejemplo una canción de Amália, llamada «El Barco Negro», que habla precisamente de una senzala (lugar donde se guardaban los esclavos).

Otra posibilidad remonta el nacimiento del fado a la Edad Media, a la época de los juglares y los bufones. Ya en esa época se podían encontrar las características que aún hoy conserva. Por ejemplo, las «cantigas de amigo», que eran canciones de amor para una mujer, tienen grandes similitudes con diversos temas del Fado de Lisboa. Estas canciones de amor parecen encontrar un familiar lejano en el fado de Coimbra, donde los estudiantes entonan sus canciones bajo la ventana de la amada (serenatas). Fuera de la versión romántica, existen también canciones de sátira o de desdén que todavía hoy son temas frecuentes para el fado como herramienta de crítica social y política.

Variedades del fado portugués

Lisboa

El fado de Lisboa es el más conocido de los dos estilos. Este tiene sus raíces en contextos sociales que se enmarcan en la marginalidad y la transgresión. Se encontraba con frecuencia en lugares de marineros y prostitutas.

A principios de la década de 1900, el fado lisboeta encontró un público popular que continuaría hasta la actualidad. Esta música atravesó algunos momentos difíciles en 1926, cuando la censura provocó cambios importantes en el entretenimiento urbano y estableció fuertes requisitos en los espectáculos y en los lugares en los que estos se realizaban.

Este problema fue sorteado gracias a la popularidad de la radio, que le abrió camino al fado a los hogares portugueses, un lugar que no abandonaría nunca más.

Coimbra

El fado de Coimbra tiene vínculos estrechos con las tradiciones académicas de la Universidad de la ciudad. Mientras el fado de Lisboa atraía a personas de los campos y la clase trabajadora, Coimbra atraía a universitarios y a las clases más privilegiadas.

Hay algunas otras diferencias entre el fado de Lisboa y el de Coimbra, además del grupo social con el que está más fuertemente vinculado:

  • El estilo de Lisboa puede ser cantado por cualquier persona independientemente del género, mientras que el estilo de Coimbra solo lo cantan los hombres.
  • El estilo de Coimbra generalmente trata de encontrar esperanza en las dificultades diarias que atraviesan las personas. Por el contrario, el estilo de Lisboa se relaciona más con la rendición que se vive frente a esas dificultades.
  • El estilo de Lisboa a menudo presenta improvisación durante las actuaciones, mientras que el estilo de Coimbra se ensaya constantemente antes de las actuaciones.

¿Dónde ver un espectáculo de fado en Portugal?

Espectáculo de fado en Lisboa

fado, Fado portugués, la saudade hecha música
fado, Fado portugués, la saudade hecha música
fado, Fado portugués, la saudade hecha música

Coimbra y su espectáculo de fado

fado, Fado portugués, la saudade hecha música

Espectáculo de fado en Oporto

fado, Fado portugués, la saudade hecha música
fado, Fado portugués, la saudade hecha música
fado, Fado portugués, la saudade hecha música

Artículos relacionados

Deja un comentario