Guía para explorar El Djem, en Túnez, y su magnífico anfiteatro

La mayor atracción turística histórica de Túnez es el gigantesco anfiteatro de piedras doradas de El Djem, que alguna vez fue escenario de sangrientas batallas de gladiadores durante la época romana.

Incluso para aquellos viajeros que llegan a Túnez en busca de unas unas vacaciones de sol y mar, este sitio Patrimonio Mundial de la UNESCO es una visita obligada.

La ubicación del anfiteatro, que se cierne sobre el paisaje llano y árido, se suma a su atractivo dramático. Pasear por sus arcadas y luego adentrarse en los pasillos subterráneos y las celdas debajo de la arena permite a los visitantes vivir una sensación notable no solo del uso de esta estructura, sino también del poder que el Imperio Romano alguna vez tuvo en esta tierra.

Historia de El Djem

El Djem se estableció alrededor del siglo III a. C., época en la que había un asentamiento púnico aquí, pero solo comenzó a ganar prominencia después de que César fundó la ciudad de Thysdrus en este sitio en el 46 a.C.

Thysdrus se encontraba en medio de una gran región olivarera, y dado que el aceite de oliva tenía una gran demanda en Roma durante ese período, la ciudad prosperó rápidamente hasta convertirse en el principal centro olivarero del norte de África.

Con una población de entre 20.000 y 30.000 habitantes, la ciudad acumuló una enorme riqueza, gran parte de la cual, como en otras ciudades romanas, se gastó en la construcción de edificios públicos y casas privadas.

El anfiteatro, iniciado a finales del siglo II d.C., fue diseñado para ser un símbolo de esta prosperidad. Pero mientras todavía estaba en construcción, el declive de Thysdrus se inició con la reintroducción de un impuesto sobre el aceite de oliva en el 238 d.C.

El impuesto provocó una rebelión que se extendió por Túnez. Un nutrido grupo de terratenientes, con la ayuda de los juvenes (una especie de cuerpo de entrenamiento de oficiales o milicia), asesinó al procurador imperial, el principal funcionario financiero de la provincia, y proclamó a un procónsul de 80 años, Gordiano, como emperador.

El levantamiento fue reprimido y la ciudad saqueada, y Thysdrus nunca se recuperó de este golpe.

Más tarde, el anfiteatro se convirtió en una fortaleza y, en el año 699 d.C., sirvió de refugio para el líder bereber El Kahina durante su lucha contra los invasores árabes. Después de su victoria, la ciudad fue abandonada y el sitio se volvió a ocupar solo durante el período colonial francés.

Cómo llegar

El Djem se encuentra a mitad de camino entre las ciudades de Susa (Sousse) y Sfax, ambas a aproximadamente una hora de viaje en coche.

Si vas a visitar El Djem saliendo desde la ciudad de Túnez tardarás unas tres horas, cruzando de norte a sur a través de la carretera A1, que sigue la línea de costa.

La mejor manera de llegar es alquilando un coche o contratando una excursión, ya que los autobuses que pueden llevarte cuentan con unos horarios algo limitados.

Circuitos que visitan El Djem

El Djem desde Hammamet
Desde Hammamet
El Djem desde Susa
Desde Susa
El Djem desde Túnez
Desde Túnez

El anfiteatro

Medidas y capacidad

El poderoso anfiteatro de El Djem es el cuarto más grande del mundo romano, solo después del Coliseo de Roma, el anfiteatro de Pozzuoli cerca de Nápoles y el de Cartago, del que se conserva poco.

Su tamaño colosal y su excelente conservación le han dado el sobrenombre de Coliseo Africano.

De forma ovalada, el anfiteatro tiene 149 metros de largo por 122 metros de ancho (en comparación con el Coliseo de Roma, que mide 188 metros por 156 metros).

También tiene una altura impresionante (40 metros), que se habría incrementado aún más con las velas de lona que protegían al público del sol.

Proporcionó asientos para más de 30.000 espectadores (según algunas estimaciones, 60.000), que presenciaron los eventos deportivos, los sangrientos combates de gladiadores y las matanzas de criminales por animales salvajes que se llevaban a cabo en la arena.

Imagen del anfiteatro de El Djem, en Túnez

Todo esto confirma que el anfiteatro era demasiado grande para una ciudad del tamaño de Thysdrus, por lo que evidentemente estaba destinado a ser una demostración del poder y la prosperidad de la ciudad.

Aunque el anfiteatro se utilizó durante siglos como cantera de piedra de construcción, ha logrado sobrevivir a los siglos mejor conservado que el Coliseo de Roma.

Solo han sobrevivido dos tercios del circuito de muros con sus tres pisos de arcadas. El lado noroeste fue volado en 1695 por orden del otomano Bey para evitar que fuera utilizado como bastión por los rebeldes bereberes, que con frecuencia se habían atrincherado dentro de sus muros.

Cada uno de los tres pisos tenía originalmente 30 arcos, de los cuales quedan un total de 68.

Monastir y El Djem

Qué podrás ver en el anfiteatro de El Djem

Desde la entrada, sube un tramo de escalones que conduce a los niveles superiores de arcadas. Aunque quedan pocos asientos, desde aquí hay excelentes vistas sobre el anfiteatro y las llanuras más allá.

De vuelta en el suelo, puedes explorar el área debajo de la arena (que mide 65 metros por 37 metros).

Aquí, los visitantes pueden ver dos pasajes subterráneos que se cruzan a través de los cuales los animales salvajes y los gladiadores ingresaron al área de la arena. Los pasillos están llenos de jaulas y celdas donde se mantenía a los animales y las personas antes de que comenzaran los entretenimientos romanos.

Museo Arqueológico El Djem

El anfiteatro de El Djem puede ser la principal atracción turística, pero el Museo Arqueológico de El Djem, a un kilómetro al sur del anfiteatro, es sin duda uno de los puntos que debes anotar en tu lista de cosas que hacer cuando estés en la ciudad.

El museo tiene una excelente colección de mosaicos de la época romana muy bien conservados, así como otros artefactos de la época (incluidas vasijas de terracota, monedas y lámparas de aceite), todos desenterrados del sitio arqueológico que se extiende detrás del museo.

Los mosaicos, que representan escenas de flora y fauna, así como patrones geométricos, muestran un alto nivel de arte y originalmente decoraron las villas de los ricos terratenientes romanos de El Djem.

El Djem y Kairuan

Sitio arqueológico El Djem

El sitio arqueológico El Djem se encuentra directamente detrás del Museo El Djem.

Aunque muchos de los mosaicos de la época romana excavados aquí se muestran ahora en el museo, algunos se han dejado in situ.

Las mejores ruinas de villas en el sitio son la Casa de Sollertiana y la Casa del Pavo Real (también llamada Maison du Paon), que exhiben grandes mosaicos en el piso que se dejaron en su lugar.

Además de los restos de grandes villas, el sitio también contiene las ruinas de un complejo de baños romanos.

Aquellos con un interés particular en la historia también querrán cruzar al lado opuesto de la carretera (y sobre la línea del ferrocarril) desde el museo y el área principal del sitio, para visitar un pequeño anfiteatro que data del siglo I a.C.

Mosaicos romanos de El Djem
Artículos relacionados

Deja un comentario