Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Siete razones para visitar el desierto de Zagora

A 355 kilómetros de Marrakech se encuentra el desierto de Zagora, uno de los lugares más visitados del país.

Este desierto forma parte del Sahara marroquí, junto con Merzouga y M’hamid, y aquí te contaremos 7 razones por la que puedes elegir visitarlo por sobre los otros dos.

Los tres destinos ofrecen experiencias únicas, pero cada uno tiene una particularidad que lo hace especial.

En M’hamid podrás vivir una experiencia mucho más dura, ya que es el punto más alejado del Sahara, compartiendo frontera con Argelia.

Si lo que quieres es ver dunas increíblemente grandes y doradas, Merzouga es la opción que debes elegir.

Sin embargo, si prefieres combinar el desierto con una ciudad próspera, entonces es el desierto de Zagora el que debes visitar.

La ciudad de Zagora es una parada en boxes común en el camino hacia el desierto del Sahara. Es la última gran ciudad que encontrarás en el camino hacia Erg Chigaga, una de las dos dunas más importantes del desierto marroquí.

Aunque la mayoría de los viajeros no pasarían más de una noche en el oasis de Zagora, la realidad es que esta ciudad es un destino por derecho propio. Con pocos signos de modernización, es un gran lugar para experimentar la vida tradicional marroquí en un paisaje excepcional entre algunos sitios increíblemente únicos.

Zagora

¿Por qué visitar la ciudad y el desierto de Zagora?

Más allá del desierto de Zagora, la ciudad homónima tiene otros lugares que hacen que una visita a su desierto merezca aún más la pena.

El vasto palmeral

Si te gustan las palmeras, ¡estás de suerte! Los jardines familiares llenos de palmeras datileras se extienden por kilómetros entre la ciudad y el río.

Varios caminos discurren entre los jardines, lo que los hace ideales para pasear.

Más de 30 variedades de dátiles crecen en la región, recolectadas de septiembre a noviembre. La ciudad es conocida por tener los mejores del país y su delicioso sabor se atribuye al clima cálido y seco, donde las temperaturas pueden elevarse a 50ºC en el verano.

Río Draa

El río Draa, el río más largo de Marruecos, se extiende por 1.100 kilómetros.

Pasa por Zagora, aunque no siempre con gran caudal, ya que una presa en Ouarzazate detiene su flujo, por lo que solo hay agua más al sur cuando se abre dicha presa.

Durante el verano, cuando es más común ver el río lleno de agua, es típico ver a los niños nadando en él, mientras que los adultos suelen acudir en masa a sus orillas por la noche para sentarse en lo alto de un paseo recién construido en la ribera.

El zoco más grande del sur

Si quieres experimentar un zoco tradicional (un mercado marroquí), Zagora es el lugar que tienes que visitar. Todos los domingos y miércoles, los vendedores acuden en masa al mercado a las afueras del centro de la ciudad para vender sus productos. El zoco se divide en diferentes secciones: frutas, verduras, carne y animales vivos se venden junto con ropa tradicional, artesanías locales, artículos de tocador, utensilios de cocina y muebles, entre muchas otras cosas.

Un mercado de pulgas adjunto vende artículos usados, como bicicletas, tiendas de campaña y ropa, que normalmente se traen de Europa. Durante la temporada de dátiles de otoño, también hay un mercado de dátiles gigante.

Noche en el desierto de Zagora

Arte callejero

Zagora pronto podría rivalizar con las coloridas calles de Asilah en el norte. Durante el año 2019, una asociación local reclutó a jóvenes para pintar las calles, agregando tonos brillantes a los vecindarios residenciales cercanos al centro de la ciudad.

Pinturas intrincadas de la región, a menudo con palmeras y Kasbahs tradicionales, ahora adornan muchas esquinas.

¡Haz un paseo por la ciudad y seguramente descubrirás algunas joyas ocultas!

Sandías

Es posible que no esperes encontrar sandías creciendo en el desierto, pero Zagora es conocida por ellas.

En los últimos años, las tierras de los alrededores que antes estaban sin cultivar han demostrado ser un suelo privilegiado para el cultivo de esta fruta.

Dado que el clima es más cálido que en otras regiones, la temporada de la sandía comienza temprano. Es necesario un riego extenso debido a la falta de lluvia y la cosecha comienza en abril, la más temprana del país.

En abril y mayo, compradores de todo el país acuden en masa a la ciudad y se reúnen en la plaza principal para negociar un buen precio. El negocio no termina allí, ya que un lote vacío que está a un costado se llena de camiones dispuestos a proporcionar transporte a aquellos que hagan compras al por mayor.

Los puestos emergentes que venden comida y bebida están abiertos día y noche para proporcionar sustento a quienes demoran más en llegar a un acuerdo.

Si visitas Zagora en primavera, las sandías locales deberían formar parte de tu dieta diaria.

Pintura “Camino a Tombuctú”

¿Qué tan lejos está Tombuctú? Desde Zagora, es un viaje de 52 días en camello, o eso afirma el famoso cartel erigido en el extremo oeste de la ciudad.

Durante siglos, una procesión de camellos fue el medio de transporte desde Marrakech, en Marruecos, a Tombuctú en Malí, atravesando el desierto de Sahara. Zagora fue una parada popular a lo largo de esta ruta del desierto conocida como el «Camino de la Sal». Más de un sultán marroquí se enriqueció con estas caravanas, que transportaban dátiles, plata, oro, esclavos, trabajos artesanales y, por supuesto, sal.

La pintura original ha sido reemplazada por copias sucesivas a lo largo de los años, aunque los camellos y nómadas que se representan hoy son históricamente precisos.

Campamento en el desierto de Zagora

Parque de dinosaurios

Fuera de la carretera principal que pasa por el centro de la ciudad, encontrarás dos dinosaurios detrás de las puertas de un pequeño parque.

Las estatuas del Tiranosaurio Rex y del Triceratops fueron creadas por el artista local Amer Oubani, que quería inmortalizar parte del patrimonio cultural de la región.

Marruecos es rico en minerales y fósiles y se han descubierto varios fósiles de dinosaurios importantes.

El dúo de dinosaurios era originalmente un quinteto, acompañado de una réplica de Allosaurus, otro gran fósil y un trilobite. Sin embargo, estos fueron destruidos por niños que jugaban en el parque.

Cómo visitar el desierto de Zagora

El desierto de Zagora es mucho más rocoso y árido que los desiertos que uno puede imaginar, aunque también es dueño de muchas dunas de arena.

Para visitarlo, puedes contratar un tour en el que te subirás a un camello y recorrerás la vasta extensión mientras aprendes sobre la historia de los bereberes, el pueblo nómada de la región.

La mejor parte del paseo llega por la noche, cuando harás base en un campamento en el medio del desierto y podrás apreciar un cielo sumamente estrellado iluminando las dunas, una experiencia que seguro no olvidarás.

Pasada la noche y el desayuno en el campamento, volverás a subir a tu camello para regresar a la ciudad.

Si estás en otra ciudad de Marruecos, también tendrás varias opciones para visitar el desierto de Zagora, como destino final o como parte de un viaje de varios días, haciendo una parte de la famosa ruta de la sal.

Hasta aquí llegamos con nuestro repaso sobre la ciudad y el desierto de Zagora. Esperamos que te haya gustado y te sirva para planificar tu viaje a este atractivo destino de Marruecos. Si así fue, ¡no dejes de compartir este artículo!

Artículos relacionados

Deja tu comentario