13 consejos para disfrutar al máximo un viaje a Zanzíbar

Zanzíbar es uno de los destinos más importantes de Tanzania, pero incluso con la popularidad que disfruta dentro del turismo en África, todavía hay muchos aspectos que resultan desconocidos para los visitantes. Si estás preparando un viaje a Zanzíbar sigue leyendo y descubre 13 consejos para disfrutar al máximo tu visita a este destino tan atractivo.

1. Piérdete en Stone Town 

La ciudad antigua, declarada patrimonio cultural de la UNESCO en 2000, es encantadora, pero también es, básicamente, un laberinto. 

Durante tu viaje a Zanzíbar, si vas a pedir instrucciones a algún local para llegar a un sitio determinado a través de los sinuosos callejones de la ciudad, seguramente tendrás que intentar reconocer y entender una serie de gestos confusos con las manos y asentimientos con la cabeza, que probablemente no te llevarán a donde querías ir (o, por lo menos, no lo hará de la forma más rápida posible). 

Las calles tienen nombres, pero nadie los usa realmente. El lado positivo es que Stone Town es una ciudad pequeña y segura, y no saber a dónde vas a llegar realmente es parte de la experiencia. Los lugareños son gente amable que se interesará por ayudarte, por lo que puedes pedir instrucciones tantas veces como lo necesites, pero a veces es mejor perderse. 

viaje a Zanzíbar
viaje a Zanzíbar
viaje a Zanzíbar

2. Descubre la noche de Zanzíbar 

Stone Town puede parecer espeluznante por la noche cuando llegas por primera vez: sus calles estrechas y callejones con poca luz no invita exactamente a los no iniciados a vagar sin rumbo fijo. Pero no permitas que el miedo del primerizo te mantengan encerrado en tu habitación después de la puesta del sol. 

Stone Town está lleno de vida por las tardes, con niños jugando, parejas paseando y gente festejando por todas partes. El mercado del parque central por la noche se llena de lugareños y turistas que prueban algunos de los platos que ofrecen los más de veinte puestos de comida que hay en el lugar. Como recomendación podemos decirte que evites las brochetas de mariscos, que pueden haber estado ahí todo el día, y elige mejor el pollo con especias indias a la parrilla y la pizza de Zanzíbar, acompañada de jugo de caña de azúcar fresco. 

3. Adáptate a la hora swahili 

La medición del tiempo puede resultar confusa al principio, pero en realidad tiene bastante sentido. 

En la cultura swahili, la gente comienza a contar el tiempo al amanecer en lugar de a la medianoche, lo que significa que las 7 am, hora occidental, es la una de la mañana, hora swahili, y las 7 pm, la una de la noche. Esto funciona porque las horas de puesta y salida del sol son relativamente constantes durante todo el año, ya que Zanzíbar está muy cerca del ecuador. 

Un truco para “descifrar” este código es trazar una línea imaginaria a través de la esfera de un reloj: el tres se convierten en nueve, el cuatro en diez, etc. 

Si vas a reunirte con un local, quizás sea mejor especificar la hora del día a la que te gustaría reunirse (mañana temprano, medio día, tarde, noche, etc.) de esa manera, incluso sin establecer un horario fijo, es probable que aún te encuentres con quien deseas. 

Un local en las costas de Zanzíbar

4. Aprende que Zanzíbar no es como el continente 

Este archipiélago semiautónomo se encuentra a menos de 40 km de la parte continental de Tanzania, y aunque oficialmente es parte de este país de África Oriental, en casi todos los aspectos —política, religión, cultura, comida— la vida allí es diferente. 

La mayoría de los zanzíbaros se consideran zanzíbaros en lugar de tanzanos, y su territorio tiene su propio líder y órganos de gobierno. 

La parte continental de Tanzania es una mezcla de grupos cristianos, musulmanes e indígenas, pero Zanzíbar, que gobernó el Sultanato de Omán durante siglos, es casi en su totalidad musulmana (el Sultanato, a su vez, había arrebatado las islas a los portugueses, y mucho más tarde se convirtieron en un protectorado británico, hasta la independencia de Zanzíbar en 1963). 

5. Disfruta los sabores del mundo

viaje a Zanzíbar

Zanzíbar ha tenido muchos gobernantes a lo largo de los siglos, y su larga y trágica historia ha creado una de las cocinas más interesantes de África.

Si hablamos de cocina fusión, Zanzíbar tiene un puesto en el podio: su gastronomía es una deliciosa mezcla de tradiciones culinarias indias, árabes, chinas, portuguesas y africanas, todas impulsadas por la presencia constante de especias de todo tipo. 

Prueba el ugali africano, el Chapatti indio, el curry swahili y comer tantos mariscos frescos como sea humanamente posible. Busca especialidades de la isla, como pulpo al curry o el delicioso urojo, una sopa a base de cúrcuma y coco con buñuelos crujientes y patatas condimentadas que parece tener toda la historia de la isla contenida en su caldo. 

Si deseas probar estas recetas en casa, dirígete al mercado de Darajani, el bazar principal, donde los lugareños compran sus comestibles. Eso sí, asegúrate de llegar antes de las horas de mayor temperatura para evitar un calor que puede resultar asfixiante. 

6. No temas al ferry (de alta velocidad) 

El tránsito a Zanzíbar se realiza en avión o en barco, generalmente partiendo de Dar Es Salaam. 

El viaje en avión implica aproximadamente media hora de crucero en un Cessna tembloroso, pero el ferry es más barato y puede ser una experiencia mucho más agradable. Los barcos de alta velocidad circulan cuatro veces al día en cada sentido, tardan unas dos horas en llegar y un billete te costará menos de la mitad de lo que cuesta volar

No te dejes disuadir por anuncios de viaje que mencionan, exageradamente, el vuelco de los barcos: los barcos de alta velocidad son seguros, modernos y cómodos.  

Llamativamente, la película Capitán Phillips, una adaptación de Hollywood de un secuestro real perpetrado por piratas somalíes a un barco en 2009, suele ser el entretenimiento a bordo preferido. 

Si hace buen tiempo, y no eres propenso a marearte, la cubierta superior tiene las mejores vistas (eso sí, es bastante más ventosa que la cubierta inferior). 

7. Adáptate al ritmo de vida local

En Zanzíbar, la vida se mueve pole pole (“lento”, en swahili). Las cosas en Zanzíbar no siempre tienen sentido, no siempre funcionan como deberían o pueden llevar más tiempo del que llevaría en otro sitio. No te contamos esto para que empieces a enfurruñarte desde ahora, sino para que entiendas que durante tu viaje a Zanzíbar es importante disfrutar del “caos relajado» del lugar y seguir el ejemplo del ritmo sin prisas de los locales. 

Sí, tu bebida puede tardar 45 minutos en aparecer, pero estará deliciosa y valdrá la pena esperar. Lazuli, un pequeño pero maravilloso restaurante en Stone Town es un buen lugar para experimentar esto. 

Relax en un viaje a Zanzíbar

8. Saluda siempre

Durante tu viaje a Zanzíbar asegúrate de saludar siempre: el swahili es un idioma fácil de aprender y la curva de aprendizaje inicial es rápida. Aprender solo los conceptos básicos te llevará bastante lejos en tu viaje (literal y figurativamente). 

No creas que porque muchos vendedores te saluden por la calle estarán intentando venderte algo o queriendo atraparte para que realices algún tipo de excursión; eso sucede, pero decir «hola» también es una parte importante de la cultura local

Al principio puede parecer raro, pero la verdad es que es algo muy chulo que tantos extraños se tomen el tiempo en “reconocer tu presencia” y preguntarte sobre tu día.  

Un «Shikamoo», generalmente reservado para aquellos que no conoces, tus mayores o superiores, es un saludo respetuoso que los lugareños agradecerán. 

9. Elige tu propia aventura 

Zanzíbar se ha convertido en sede de algunos de los complejos turísticos de lujo más elegantes de África Oriental, lo que puede ser un contraste algo discordante con lo que es una isla tranquila y de escasos recursos económicos (el zanzibarí promedio gana menos de 1 euro al día). 

Si estás buscando una escapada a la playa con otros occidentales, puedes dirigirte hacia el norte a Nungwi y Kendwa, donde encontrarás los mismos paquetes con todo incluido y discotecas de playa que encontrarás en la mayoría de las otras partes cálidas del mundo. 

Para una experiencia un poco más «autóctona», prueba visitar pueblos más tranquilos, como Bwejuu o Jambiani, donde el entorno paradisíaco se mezcla con los ritmos de la vida del pueblo. 

viaje a Zanzíbar
viaje a Zanzíbar
viaje a Zanzíbar

10. Descubre las yemas de huevo blancas

En todo Zanzíbar y en muchas partes de la Tanzania continental, las opciones de desayuno son clara de huevo o clara de huevo, incluso cuando se incluye la yema. No tienen nada de malo, es solo que las yemas nunca son de un amarillo tan marcado como las conocemos. No saben diferente; lo que sucede es que los pollos de Zanzíbar se alimentan de un grano, el sorgo, que al tener una menor pigmentación que el maíz amarillo, hace que los huevos sean monocromáticos.  

11. Ten en cuenta las temporadas de lluvia

Cada año, hay temporada de lluvias largas y temporada de lluvias cortas. Inmediatamente después del caluroso verano del este de África, llega la temporada de lluvias de Zanzíbar, que dura aproximadamente de marzo a mayo. 

No es una buena idea reservar un viaje durante este período si deseas que tu viaje a Zanzíbar incluya unas vacaciones en la playa; las islas se ven afectadas por unos monzones bastante brutales que, literalmente, se llevarán por delante toda tu idea de “disfrutar de la playuqui”. 

Las lluvias breves generalmente tienen lugar entre noviembre y diciembre, pero no son tan intensas; tienden a aparecer en ráfagas cortas y torrenciales, y luego se desvanecen rápidamente hasta convertirse en cielos azules. 

Lluvia en Zanzíbar

12. Tómate un tiempo para el té 

El té es algo muy instaurado en el archipiélago, por lo que durante tu viaje a Zanzíbar quizás quieras disfrutar de una buena taza. 

La escena del té local es una buena manera de conocer gente que realmente vive en las islas, y que no está simplemente de viaje. 

Tomar una taza de té caliente y picante al costado de la carretera es una buena manera de observar y conocer a los lugareños. La mayoría de los puestos de té o carritos comienzan a servir una vez que se ha puesto el sol. Si estás en Stone Town, pregunta por el Babu Chai más cercano, y seguro que alguien te dirá como llegar (aunque no olvides el punto 5 de este listado 😛). 

13. No esperes ver leones, elefantes ni jirafas. 

viaje a Zanzíbar

Tanzania es conocida por sus impresionantes safaris, pero esto no es el Serengueti: toda la vida salvaje está bajo el agua. 

Si llegas a las islas, intenta visitar uno de los muchos centros de buceo que ofrecen cursos de formación en buceo y, por supuesto, inmersiones para descubrir la vida y los corales del Océano Índico. 

Algunos de los mejores lugares para practicar esnórquel se encuentran en la isla de Chumbe, un parque marino protegido a unos diez minutos en coche y 45 minutos en barco desde Stone Town. El viaje de un día es considerablemente más caro que los paquetes baratos que se ofrecen en la calle, pero el dinero se destina a pagar un personal formado por lugareños cualificados y a restaurar algunos de los ecosistemas más frágiles de Zanzíbar (sin mencionar un almuerzo increíble y uno de los mejores lugares para bucear en África Oriental). 

Esperamos que este repaso por algunas de las cosas más importantes que debes saber antes de emprender un viaje a Zanzíbar te haya gustado y te sirva para disfrutar al máximo tu visita al archipiélago. Si así fue, ¡no dejes de compartirlo! 

Artículos relacionados

Deja un comentario