¡Reserva las mejores excursiones y tours en Altea!

5 motivos para visitar Altea

¿Viajas a Altea?

¡Encuentra aquí free tours, excursiones, entradas y mucho más!

Inicio » Blog » 5 motivos para visitar Altea

Ubicada en la hermosa Costa Blanca de España, Altea se presenta como una joya que captura los corazones de quienes tienen el privilegio de descubrirla. Este rincón costero ofrece un encanto pintoresco, calles empedradas y vistas panorámicas que dejan sin aliento, siendo el destino perfecto para quienes estén en busca de experiencias auténticas. 

En este artículo, te contamos algunos de los motivos por los cuales merece la pena visitar Altea. Si estás planeando tu viaje a esta localidad, te recomendamos explorar todoaltea.es, un portal especializado en esta encantadora localidad, donde encontrarás información detallada sobre los mejores lugares para visitar, consejos locales y experiencias auténticas que harán que tu estancia en Altea sea inolvidable.

Visitar Altea y su encanto histórico

Altea cuenta con un casco antiguo que vale la pena descubrir. Las calles empedradas y la arquitectura blanca tradicional te ofrecen un vistazo encantador a la historia local. Al pasear por estas calles, te sumerges en una atmósfera única donde la autenticidad y la tradición convergen.

Las tiendas locales en esta área son joyas por sí mismas, exhibiendo artesanías y productos únicos que reflejan la identidad de la región. Desde artículos hechos a mano hasta piezas con historia, cada rincón ofrece una oportunidad de explorar la riqueza cultural de Altea. Si quieres llevarte un recuerdo a casa, seguro encontrarás aquí una opción ideal.

Las cafeterías en el casco antiguo no solo son un descanso agradable, sino también la oportunidad de disfrutar de la vida diaria del lugar. Con terrazas acogedoras y vistas pintorescas, son paradas ideales para sumergirse en el ambiente relajado de Altea.

Visitar Altea y su Casco Histórico

Gastronomía única

La gastronomía al visitar Altea es una experiencia sensorial que refleja la riqueza de la región. En este rincón de la Costa Blanca, los sabores mediterráneos se entrelazan con ingredientes locales frescos, creando una fusión única que te hará la boca agua.

Los restaurantes en Altea se destacan por su enfoque en los productos del mar. Los platos principales suelen ser pescados y mariscos frescos, preparados de diversas maneras para resaltar su sabor natural. Las paellas, con arroz cultivado localmente, son una delicia imperdible que captura la esencia de la cocina mediterránea.

Además de los manjares del mar, la gastronomía de Altea ofrece una variedad de platos que incorporan productos de la tierra. Aceites de oliva de calidad, frutas frescas y verduras de la región complementan las opciones culinarias, creando una sinfonía de sabores auténticos. Además, las terrazas junto al mar permiten disfrutar de las comidas con vistas panorámicas, añadiendo un toque especial a cada experiencia gastronómica.

Playas de ensueño

Las playas de Altea son auténticos paraísos que le aportan a la localidad una belleza natural única. A lo largo de la costa, Altea ofrece diversas opciones para quienes buscan disfrutar del sol y el mar en un entorno pintoresco.

La Playa de la Roda es una de las opciones más populares, con su arena fina y aguas cristalinas. Ubicada junto al pintoresco casco antiguo, esta playa combina la tranquilidad del Mediterráneo con la comodidad de tener servicios cercanos. Es ideal para relajarse, tomar el sol o disfrutar de un paseo junto al mar.

Otra joya costera es la Playa de Cap Blanch, conocida por su extensa franja de arena dorada. Rodeada de pintorescos paisajes, esta playa ofrece un ambiente relajado y es perfecta para disfrutar de actividades acuáticas o simplemente descansar bajo el cálido sol mediterráneo.

Lo característico de las playas de Altea es su atmósfera tranquila y su belleza natural. Lejos del bullicio de destinos más concurridos, estas playas invitan a los visitantes a sumergirse en un ambiente sereno, donde el sonido de las olas y las vistas panorámicas crean un escenario perfecto para escapar y relajarse.

Además, la limpieza y la calidad del agua en estas playas han contribuido a que Altea conserve su atractivo natural. La combinación de playas bien cuidadas, aguas cristalinas y paisajes encantadores convierte a Altea en un destino de playa que destaca por su autenticidad y serenidad. Ya sea para disfrutar de un día bajo el sol, dar un paseo al atardecer o simplemente disfrutar de la paz del mar, las playas de Altea ofrecen una experiencia costera inolvidable.

Playa de la Roda, Altea

Arte y cultura al visitar Altea

Altea no solo cautiva con su belleza natural, sino que también es un punto vibrante de arte y cultura. 

Las galerías de arte son una parte integral de la escena cultural de Altea, exhibiendo una ecléctica colección de obras que van desde arte contemporáneo hasta piezas tradicionales. Estos espacios ofrecen una visión única de la creatividad local, proporcionando un escaparate para artistas que capturan la esencia de la región en sus obras.

La Plaza de la Iglesia es un punto clave para eventos culturales, donde se celebran conciertos, festivales y actuaciones que atraen a residentes y turistas por igual. La música, la danza y el teatro florecen en este escenario al aire libre, creando un ambiente animado que enriquece la vida cultural de Altea.

El arte también se manifiesta en la arquitectura local, con edificios históricos y modernos que coexisten armoniosamente. La Iglesia de Nuestra Señora del Consuelo, con su cúpula azul distintiva, es un ejemplo icónico de la arquitectura alteana que atrae a quienes aprecian la historia y la arquitectura.

Ya sea explorando galerías de arte, disfrutando de eventos en la plaza o sumergiéndose en la arquitectura única, cada rincón de Altea cuenta una historia única que enriquece la experiencia de quienes exploran esta encantadora localidad.

Ambiente relajado y auténtico

El ambiente relajado y auténtico de Altea es uno de sus mayores encantos, proporcionando a los visitantes una experiencia única y alejada del bullicio turístico. Este aspecto se refleja en varios aspectos de la vida diaria y la cultura local.

En las calles adoquinadas del casco antiguo, la vida se desarrolla a un ritmo pausado. No hay prisas ni aglomeraciones, lo que permite a los visitantes sumergirse en la autenticidad de la vida alteana. Los lugareños, conocidos por su amabilidad, contribuyen a crear un ambiente acogedor que invita a los visitantes a explorar sin prisas y disfrutar de la hospitalidad local.

Los restaurantes y cafeterías reflejan este ambiente relajado. Aquí, las comidas no son simplemente una necesidad, sino una experiencia para disfrutar. Los lugareños toman su tiempo para saborear cada bocado, y los visitantes son bienvenidos a hacer lo mismo. La gastronomía se convierte en una expresión de la cultura local, donde la calidad y la autenticidad son prioritarias.

Incluso en las playas, donde la serenidad se encuentra con el mar, el ambiente es tranquilo. A diferencia de algunas playas más concurridas, aquí se respira calma. Los visitantes pueden relajarse sin preocupaciones, disfrutando de la paz que ofrece el sonido de las olas y la brisa marina.

El ambiente relajado de Altea

Confiamos en que estas razones hayan despertado tu interés y te animen a explorar esta joya en la Costa Blanca. Ya sea paseando por las calles empedradas del casco antiguo, disfrutando de la deliciosa gastronomía local, o simplemente relajándote en las playas con vistas pintorescas, Altea ofrece un escape auténtico y sereno.

¡Inspira tus viajes con nuestra newsletter!

(Un mail a la semana, sin ser pesados. Tranqui, te desuscribes cuando quieras.)