¿Cómo ser un mejor viajero? Hablemos sobre ecoturismo y turismo responsable

De unos años a esta parte, muchos viajeros han comenzado a recorrer el mundo con una visión distinta, entablando relaciones directas con los locales, aprendiendo sus costumbres y forma de vida y cuidando el medio ambiente del país que los hospeda. Este tipo de turismo, el ecoturismo, representa una forma más responsable y respetuosa de viajar, que tiene como fin que la única huella que dejemos en el planeta, sea la de nuestros ideales.

En este artículo nos proponemos mostrarte algo más acerca del turismo ecológico y de cómo de ventajoso es para todos los que vivimos en este bonito planeta.

Seamos claros sobre ecoturismo y turismo responsable

Vale comenzar este artículo con una aclaración: a nosotros también nos molan los hoteles cómodos, las piscinas grandes y los mojitos fríos en la playa; este artículo no va de hacer sentir culpable a nadie. La idea es simplemente la de acerca a todo el mundo una forma de viajar «alternativa» que genera un impacto menor en la tierra, lo que permite que esta permanezca tan hermosa como la vemos nosotros ahora para las generaciones venideras.

Con esto aclarado, empecemos a hablar sobre ecoturismo y turismo responsable.

Sobre el ecoturismo

El turismo en una industria que ha ido creciendo a pasos agigantados en las últimas décadas, generando un gran impacto ambiental, social y político.

Hay diferentes formas de hacer turismo: una se orienta casi exclusivamente a la comodidad y satisfacción total del turista, mientras que la otra, en cambio, tiene como fin que el turista conozca realmente el destino que ha ido a visitar, interiorizándose en los problemas de esa región, cuidando el medio ambiente y entablando relaciones con las personas y el lugar que está visitando.

Cuando contratamos un servicio turístico nos encontramos con fotografías de ensueño, playas soleadas, bonitos atardeceres, gente sonriente, calles limpias y un mundo sin problemas, aguardando nuestra inminente llegada. ¿Qué hay detrás de las paredes de los grandes centros vacacionales? ¿Cómo vive realmente la gente de esa ciudad? ¿A quién se destina el dinero de la venta de artesanías? ¿Y la basura que generamos durante nuestra estadía, a dónde va a parar? ¿Pueden todos los lugareños disfrutar de las paradisíacas playas que nosotros disfrutamos? Estas son algunas de las preguntas que se hacen los nuevos viajeros y que intentan responder recorriendo el mundo de forma responsable a través del ecoturismo.

Ecoturismo y turismo responsable

Diferencias entre Ecoturismo y Turismo Responsable

El Ecoturismo y el Turismo Responsable forman parte de una nueva tendencia que se intenta instaurar y promover en muchas zonas del globo que son perjudicadas en cierta forma por el turismo masivo. Ambas parten de una misma premisa, pero tienen una diferencia sustancial.

La definición de la Sociedad Internacional de Ecoturismo entiende esta práctica como un viaje responsable a áreas naturales que apoya la conservación del medio ambiente y mejora el bienestar de las comunidades locales. Está enfocado a aquellos destinos que los turistas eligen para estar en contacto con la naturaleza.

El Ecoturismo se puede ubicar dentro del Turismo Responsable, pero este último abarca todos los destinos turísticos, disminuyendo el impacto negativo y aumentando los beneficios de las localidades. Hace que el viajero sepa qué es lo que está consumiendo, a quién favorece con su consumo y a quién perjudica. Que conozca la situación política del lugar donde se encuentra y que se interese por las diferencias económicas de los residentes, eligiendo dónde va su dinero y también respetando su cultura.

La mayoría de las personas esperan de su viaje diversión, descanso, estar en contacto con la naturaleza, conocer exóticos destinos y famosas construcciones. Pero muchas veces parece que estos maravillosos lugares fueran sitios de paso, como postales sin historia, sin gente, sin pasado ni futuro, especialmente diseñados para conseguir una buena fotografía. Así se genera el turismo consumista y negativo, los paquetes de viaje que nos llevan de una ciudad a otra mostrándonos sólo monumentos y tiendas de souvenirs sin dejarnos nada más que un montón de fotos en el móvil y mucho menos dinero en la cuenta.

Practicar Turismo Responsable no es tan difícil como parece, sólo hay que tener mente de explorador, estar preparado para ver más allá de las puertas de un hotel, saber que nuestra estadía puede hacer una diferencia y que podemos ayudar a que el lugar que visitamos tenga un futuro mejor. Si quieres saber cómo ser un viajero responsable, sigue leyendo y te dejamos algunos consejos

Ecoturismo y turismo responsable

¿Cómo hacer turismo responsable?

  • Intenta conectar con el lugar que visitas: Claro que puedes llegar a una ciudad cualquiera, visitar los 10 imprescindibles, sacar mil fotos e irte, pero también puedes visitar solo 5 e intentar conocer más sobre cómo funciona la ciudad y sus gentes.
  • Deja el p**o bocadillo en paz: Lo sabemos, con las prisas de tener que ir de un lado para el otro lo más fácil es prepararte un bocata, meterlo en la mochila y comerlo mientras caminas desde la atracción A a la atracción B. Pero piensa que haciendo eso todo el tiempo te estarás perdiendo la posibilidad de sentarte a comer en un pequeño restaurante en el que, tal vez, tu visita signifique una diferencia para sus dueños.
  • Respeta la naturaleza: llegados a este punto, ni siquiera deberíamos tener que decir esto, peeero… no molestes a la naturaleza. No le des de comer a animales salvajes, no te lleves una piedra de recuerdo solo porque haya mil más; intenta que cualquier lugar que visites quede exactamente igual que el momento antes de tu llegada.
  • Realiza tours éticos: no promuevas tours o actividades turísticas que exploten animales o degraden poblaciones locales.
  • Olvídate de Mc Donalds (preferentemente, para siempre): los establecimientos de comida rápida no solo no te aportarán nada culturalmente hablando, sino que además te ayudarán a generar muchos más desperdicios que si comieras en un restaurant normal de toda la vida. Deja las hamburguesas de plástico de una vez y vete a comer a un puesto callejero, la experiencia valdrá la pena.
  • Sé responsable con tus desperdicios: En la ciudad, arroja tus residuos en cubos de basura. Si viajas a un espacio natural, no olvides llevar una bolsa en la que poder ir metiendo todo lo que sea basura para desecharla una vez llegues a tu htoel. Recuerda, tú no estarás aquí mil años, pero la bolsa de patatas que te compraste en el aeropuerto probablemente sí.
  • Compra a productores locales: Claro que puedes comprar el imán fabricado en China de la ciudad que visites, pero también puedes comprar un imán o cualquier otro tipo de recuerdo hecho con las propias manos de un artesano o artista local. Así no solo ayudarás a la economía del lugar, sino que el recuerdo cobrará mucho más significado. Lo mismo aplica a cualquier otra cosa que compres durante tu viaje.
  • Respeta la cultura local: Si el país que visitas tiene costumbres muy diferentes a las tuyas, no dejes pasar la oportunidad de conocer y aprender de ellas. ¿Qué es un viaje sino una manera de descubrir algo que hasta entonces no conocías?

Esperamos que este artículo te haya gustado y te sirva para comprender mejor al ecoturismo y al turismo responsable. Como dijimos antes, la idea no es hacerte sentir culpable y que de ahora en adelante solo viajes como si fueses un nómada del Tibet, sino simplemente tener en mente que siempre se puede hacer algo más por ser un viajero responsable. Recuerda, por muy pequeño que sea el cambio, ya es un cambio.

Si te gustó este artículo, no dejes de compartirlo!

Artículos relacionados

Deja un comentario