Platos típicos de Eslovaquia: ¿qué tiene para ofrecer la cocina eslovaca?

Eslovaquia comparte muchas cosas con algunas de las naciones vecinas. Debido a su historia como parte del Imperio Austro-Húngaro primero y de Checoslovaquia después, muchas de las características propias del país se pueden encontrar en otros países cercanos. Los platos típicos de Eslovaquia son un buen ejemplo, ya que se pueden encontrar a muchos de ellos en países como Polonia, Hungria, República Checa o Ucrania entre otros, aunque los eslovacos han sabido darle a todos su propio toque personal.

Así, si bien podrás probar bolas de masa en prácticamente cualquier país de Europa Central, solo en Eslovaquia podrás probar las verdaderas halušky. Así que no lo dudes más, siéntate a la mesa y recorre con nosotros este listado con diez platos típicos de Eslovaquia. ¡Bon appétit! o, mejor dicho, ¡Dobrú chuť!

Top 10 platos típicos de Eslovaquia

Bryndzové halušky (ñoquis con queso de oveja)

Bryndzové halušky, uno de los platos típicos de Eslovaquia

Si le preguntas a cualquier eslovaco cuál es el plato nacional de Eslovaquia, probablemente ocho de cada diez te nombren este plato, por lo que si solo tienes la oportunidad de probar un único plato de la gastronomía eslovaca, debería ser este.

El brynzda es un queso de oveja de alta calidad, cremoso y suave que producido localmente solo en Eslovaquia. Para ser precisos es necesario aclarar que este tipo de queso se produce también en algunos países vecinos, pero cada uno cuenta con una receta específica, y los eslovacos están especialmente orgullosos de la suya.

El brynzda se sirve sobre halušky, una especie de bolitas de patata muy similares a los ñoquis italianos. El plato se complementa con trozos de tocino ahumado y salchichas para conseguir una experiencia gastronómica de otro nivel.

Bryndzové pirohy (pierogis relleno de bryndza)

Este es uno de esos platos típicos de la región y no solo del país. Los pierogis son característicos de la zona central de Europa, tal y como hemos comentado cuando hablamos de los 10 platos típicos de Polonia.

Aquí, este platos, que originalmente sí es de Polonia, adquiere su sabor eslovaco gracias al queso Bryndza. Los eslovacos rellenan estas especies de empanadillas con queso bryndza y luego las untan crema agria y las cubren nuevamente con trozos de tocino frito.

Si quieres disfrutar de un sabor absolutamente eslovaco, acompaña este placo con un vaso de žinčica, que no es otra cosa que leche de oveja agria. El sabor picante de esta bebida, que adquiere gracias a un fermentado, no es para todos los paladares, pero definitivamente vale la pena probarlo aunque sea una vez.

Kapustnica (sopa de repollo)

Kapustnica, gastronomía típica

Si bien puedes probar esta sopa como un entrante en cualquier momento del año, la época en que más hogares eslovacos tienen este plato sobre su mesa es en Navidad.

El repollo se mezcla con una base cremosa con patatas hervidas, champiñones, jamón picado, pimentón, pimienta negra y ajo para convertirse en una sopa caliente que, acompañada de pan recién horneado, es uno de los grandes placeres que puede ofrecer la gastronomía eslovaca.

Vepřo knedlo zelo (cerdo con albóndigas y repollo)

Vepřo knedlo zelo, un plato típico de Eslovaquia

Este plato típico de Eslovaquia consiste en repollo guisado, trozos de cerdo cubiertos de ajo y knedles, una especie de albóndiga de patata cortada en rodajas y pan. Generalmente se sirven cuatro o cinco knedles con el cerdo, por lo que es un plato bastante contundente. Estas albóndigas son muy suaves y delicadas, y absorben muy bien los jugosos sabores de la carne y el ajo, convirtiéndolas en algo irresistible.

Gulášová polievka (sopa de gulash)

Otro plato típico eslovaco que también es típico de otros países vecinos. En Eslovaquia, generalmente consiste en carne de res, cebollas, patatas, pimientos, tomates, ajo y una mezcla de especias.

Debido a su naturaleza, quizás pienses que este plato es típico de la época navideña o que se come más durante el invierno, aunque la realidad es otra y bastante curiosa: es un plato muy popular en los eventos deportivos. Ya sea que visites una pista de tenis durante un torneo, un estadio de fútbol o una pista de atletismo, seguro que podrás encontrar cerca a alguien que esté preparando, generalmente en un caldero a fuego abierto, este plato de embriagador aroma.

Vyprážaný syr (queso frito con patatas fritas y salsa tártara)

Uno de esos platos que sirven de bofetada en la cara para la buena nutrición, pero que son fundamentales para alegrar el paladar y el alma de las personas.

El vyprážaný syr consiste en una rebanada de queso Edam empanada y frita, acompañada con patatas fritas y salsa tártara. Puede que carezca del glamour de otros platos, pero si en tu visita a Eslovaquia quieres probar un plato típico pero manteniéndote dentro de tu zona de confort, este plato con una cerveza es lo mejor que puedes elegir.

Vyprážaný rezeň (schnitzel)

Siguiendo la línea de «platos típicos pero fácilmente apetecibles» llega el schnitzel, que no es otra cosa que un escalope frito. Es realmente fácil encontrar una amplia variedad de schnitzel en los menús de prácticamente cualquier restaurante, por lo que es un plato que, si viajas a Eslovaquia, te resultará fácil probar.

Para prepararlo, primero se ablanda una fina loncha de cerdo y luego se empana y se fríe. Generalmente, la guarnición es una ensalada de patatas y mayonesa que tampoco suele tener muchos detractores. Si deseas llevar tu schnitzel un paso más allá, pide un bačovský rezeň, que es un schnitzel cubierto con jamón y queso derretido (algo así como un san Jacobo con la mitad de los ingredientes por fuera del rebozado).

Zemiakové placky (tortitas de patata)

Zemiakové placky, uno de los platos típicos de Eslovaquia

Un plato tan versátil que se usa tanto para que los niños lo lleven a la escuela como para servirlo como guarnición o acompañamiento de una sopa. Esta especie de tortitas de patata rallada se fríen en aceite a una buena temperatura, consiguiendo una textura exterior crujiente, pero manteniendo el interior esponjoso. La forma tradicional de comerlos es calientes con crema agria, kéfir o leche agria.

Trdelnik (pastel tubular)

Trdelnik, uno de los platos típicos de Eslovaquia

Otro de los platos típicos de Eslovaquia característicos del invierno. Si visitas cualquier mercado navideño de Eslovaquia seguro encontrarás quien venda trdelniks con una taza de vino caliente.

Para prepararlo, se enrolla una masa alrededor de un palo de madera que se hace girar sobre unas brasas hasta conseguir el resultado deseado. El azúcar y la canela se derriten delicadamente en tu boca y el pastel te da la energía que necesitas para pasar horas explorando, incluso en el frío eslovaco más crudo.

Ahora bien, los eslovacos han sabido adaptar este plato típico del invierno al verano al crear una variedad en la que el trdelnik se rellena con helado de vainilla. ¡Ahora puedes disfrutar de este postre tradicional eslovaco durante todo el año!

Slovenske palacinky (panqueques eslovacos)

Los slovenske palacinky no son otra cosa que la versión eslovaca de los crepes. El relleno puede ser casi cualquier cosa: mermeladas caseras de fresa o albaricoque, crema de avellanas (tipo Nutella), azucar glas, canela, chocolate derretido… las opciones son muchas y todas son deliciosas. Si buscas la forma más deliciosa de acabar una comida eslovaca tradicional, un palacinky es la opción ideal.

Artículos relacionados

Deja un comentario