Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

7 diferencias entre hotel y hostel

Al preparar un viaje, la mayoría de los viajeros tienen claro qué tipo de hospedaje buscar, pero aún así todavía hoy existen dudas acerca de las diferencias que hay entre las distintas opciones con las que cuentas. Hoy vamos a resolver algunas de esas dudas, mientras repasamos las principales diferencias entre hotel y hostel

1. El precio, principal diferencia entre hotel y hostel

La primera y principal diferencia entre hotel y hostel es un factor determinante: el precio.

Siempre dependerá, obviamente, del lugar en que estemos de viaje, pero para poner un ejemplo claro, verás mucha diferencia entre el valor de un hotel o de un hostel en la ciudad de Nueva York. Un hostel en el centro de Manhattan puede costarte lo mismo que un hotel en Queens, a bastante distancia del centro

No siempre la diferencia es tan grande, pero en la enorme mayoría de los casos, un hostel será mucho más económico que un hotel. Esto se basa en dos razones: por un lado, que sus habitaciones son compartidas y, en muchas ocasiones, multitudinarias. Por el otro, que los hostels suelen contar con bastantes menos empleados que los hoteles.

Ten en cuenta que también existen hostels que ofrecen habitaciones privadas con baño privado. En estos casos, el precio de la habitación se acerca bastante más al de una habitación de hotel, pero aún así, en general las habitaciones siguen siendo más económicas que las de un hotel.

2. Las amenities, otra diferencia entre un hotel y un hostel

En un hotel disfrutarás, dependiendo de la categoría, de todo tipo de comodidades (popularmente llamadas amenities). Desde el frigobar en tu habitación, cafetera, TV, teléfono, aire acondicionado y baño privado, hasta restaurantes, gimnasio, piscina, sala de convenciones, etc.

Muchas veces todas estas comodidades apenas las usamos, por lo que si estás dispuesto a renunciar a ellas, un hostel puede ser el lugar perfecto para ti.

En un hostel, las habitaciones suelen estar equipadas sólo con las camas y, en la mayoría de los casos, con taquillas. Los baños suelen ser compartidos, aunque también hay habitaciones compartidas con baño privado.

Como servicio extra, y como algo característico de este último tipo de establecimiento, una cocina compartida es una de las grandes diferencias entre hotel y hostel. En un hostel podrás cocinar tu propia comida en la cocina compartida, cosa que es prácticamente imposible de encontrar en un hotel.

Una barra donde beber una cerveza y algunas salas de uso común con juegos, televisión o biblioteca con libros son otras de las comodidades típicas de los hostels. 

3. Los servicios, otra diferencia clara

Asociado con las comodidades de las que hablábamos, un hotel puede ofrecerte servicio de mucama, lavandería, botones y desayuno incluido, entre otros servicios.

Esta es una de las principales diferencias entre hotel y hostel. En este último tipo de establecimiento, todo esto se ofrece bajo un estilo más “hagalo usted mismo”, y está estrechamente ligado a las características de sus empleados.

Normalmente, los empleados de los hoteles son personas que estudiaron una carrera afín y que están capacitados para resolver cualquier solicitud del huésped. Cada empleado tiene una función para la que se ha preparado y sobre la que se especializa.

En los hostels, por el contrario, los empleados pueden haber estudiado algo relacionado como puede que no, y sus funciones tienden a ser mucho más variadas (la misma persona que atiende la recepción puede preparar el desayuno o encargarse de parte de la limpieza del lugar, por ejemplo). 

4. La privacidad, la diferencia más clara entre un hotel y un hostel

Esta es otra de las diferencias entre un hotel y un hostel que debes tener en cuenta al momento de elegir tu mejor opción de alojamiento.

En un hotel tienes tu propia habitación con baño, manejas tus horarios y no tienes que preocuparte por tener todo patas para arriba.

En un hostel tienes que convivir con personas que no conoces (al menos al principio), que entrarán y saldrán del cuarto en el momento que quieran y compartirán el baño y la ducha contigo. Si te gusta disfrutar de una privacidad absoluta, quizás un hostel no sea lo que estás buscando.

Los hostels pueden tener habitaciones que van desde 4 camas hasta 20 camas, y pueden ser solo de hombres, solo de mujeres, o habitaciones mixtas. 

5. Los amigos de viaje

Y así como el compartir una habitación puede tener sus contras, también tiene sus beneficios. No hay mejor lugar que un hostel para conocer gente de otros países y hacer nuevas amistades.

Desde tus compañeros de cuarto, hasta las personas con las que compartirás la cocina o la mesa del comedor, en un hostel podrás formar relaciones con mucha más gente que en un hotel.

Piénsalo así: la enorme mayoría de las personas que deciden dormir en un hostel lo hacen porque tienen tantas ganas como tú de entablar nuevas relaciones y vivir la experiencia de conocer viajeros de todas partes del mundo, por lo que difícilmente no vayas a hacerte amigo de alguien nuevo. ¡Además es una excelente oportunidad para practicar idiomas!

Si quieres conocer gente durante tu viaje, esta es una de las principales diferencias entre hotel y hostel que deberías tener en cuenta.

6. El descanso

Ya lo hemos dicho, si no hay reglas pre-establecidas, las habitaciones de un hostel pueden ser un poco incómodas con gente entrando y saliendo cuando tú quieres dormir. Es verdad que la enorme mayoría de los viajeros son personas consideradas que intentan molestar a los demás tan poco como sea posible, pero también es verdad que es imposible que alguna vez no compartas habitación con alguien que llega por la madrugada con algunas (muchas) copas de más :D.

También debes tener en cuenta las comodidades del hostel, porque si, por ejemplo, incluye un bar o sala de juegos, es probable que sea mucho más ruidoso.

Esto también puede pasar en un hotel, pero normalmente los hoteles son edificaciones mucho más grandes y las habitaciones están alejadas de los espacios comunes.

7. El inmejorable ambiente

El hotel está destinado a ofrecer a los clientes un lugar donde dormir, acompañado de un buen servicio y comodidades. 

En cambio, en la mayoría de los casos, los hostels tienen además un espíritu de fiesta y alegría que te será difícil de resistir. El hecho de tener tantos lugares de uso común le da una atmósfera de camaradería y unidad con la que te encantará convivir.

Incluso es habitual que cada hostel organice fiestas, excursiones en grupo y comidas comunitarias que te ayudarán a romper el hielo y conocer al resto de los viajeros. 

Ahora que te hemos contado sobre las principales diferencias entre hotel y hostel, llega el momento personal de decidir dónde alojarse. 

Agarra un boli y una hoja, escribe hostel y hotel en dos columnas y hazte estas preguntas: ¿Cuál es mi presupuesto?, ¿puedo renunciar a los servicios y comodidades que me ofrece un hotel?, ¿estaré a gusto compartiendo habitación y baño con desconocidos?, ¿quiero un lugar solo para dormir o un lugar para relajarme, conocer gente y pasar el rato?

Cuando veas tus respuestas, te darás cuenta que ya has decidido dónde quieres hospedarte. 

Artículos relacionados

Deja tu comentario