Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

La Catedral de Durham, una joya medieval de la arquitectura anglosajona

Construida en 1093 para albergar el santuario de San Cuthbert, la Catedral de Durham ha sido un lugar de peregrinaje, culto y bienvenida durante casi un milenio.

Reconocida por su magnífica arquitectura románica y su espectacular ubicación en un promontorio rocoso junto al castillo, con la ciudad medieval debajo y el río rodeándola, visitantes de todo el mundo vienen a admirar su arquitectura e historia.

La Catedral de Durham es una Iglesia Anglicana, y como tal, es aún hoy lugar de culto y oración para la región noroeste de Inglaterra. Ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Si tienes en mente visitar este hermoso lugar, aquí te dejamos algunos consejos e información para que tengas en cuenta al momento de hacer tus planes.

Historia de la Catedral

Uno de los momentos más significativos de la historia inglesa fue la conquista normanda de 1066. William el Conquistador se convirtió en el primer rey normando de Inglaterra y se dispuso a construir una nueva monarquía inglesa.

Además de impactar culturalmente, esta conquista tuvo un gran impacto en la arquitectura inglesa.

Las tradiciones arquitectónicas normandas invadieron Inglaterra y el primer gran ejemplo que vemos de esto es la Catedral de Durham, ubicada cerca del Castillo de Durham, el palacio de William.

La Catedral de Durham ocupa un lugar importante en la historia y en la arquitectura como la primera de su tipo y un símbolo perfecto para una nueva Inglaterra normanda.

Orígenes de la Catedral de Durham

La historia de su construcción se remonta a St. Cuthbert, obispo de Lindisfarne del siglo VII. Temiendo las incursiones vikingas, los monjes de Lindisfarne huyeron con los restos de San Cuthbert en el siglo IX hasta que el ataúd se volvió demasiado pesado para moverlo.

Tomando esto como una señal de que el santo había decidido que este era un buen lugar para ser enterrado, construyeron un santuario. Teniendo en cuenta que huían de los vikingos, no es sorprendente que los monjes decidieran construir su nuevo hogar aquí; es una península naturalmente custodiada por escarpadas riberas.

Durante las siguientes décadas, se construyó una iglesia y se convirtió en un lugar de peregrinación popular. Pronto apareció un pueblo alrededor de la iglesia, que luego se convirtió en la ciudad de Durham.

Cuando William el Conquistador se estableció en Inglaterra, nombró a William de Calais como el primer príncipe-obispo de Durham. Su misión era proteger y difundir la fe, lo que incluía la construcción de una Catedral más grandiosa para albergar los restos de San Cuthbert.

Se trazaron los planos y el trabajo comenzó en 1093, poco después de la muerte de William el Conquistador.

Los restos de Beda el Venerable (uno de los eruditos más influyentes de la Inglaterra medieval) también se encuentran en la Catedral de Durham.

Construcción de la Catedral de Durham

Si bien la mayoría de las iglesias inglesas de la época se construyeron al menos parcialmente de madera, la Catedral de Durham debía estar hecha completamente de piedra, lo que fue un gran problema.

Por un lado, requirió una gran cantidad de organización y planificación, ya que se incorporaron artesanos y trabajadores. Por otro lado, requirió mucha piedra, mucho más que la estructura promedio de la época. Afortunadamente, había una cantera de arenisca cerca, pero se necesitaban una planificación masiva, coordinación y prácticas de extracción recientemente estandarizadas para mover suficiente material.

El estilo arquitectónico de la época se conocía como románico, con edificios que estaban hechos completamente de piedra, pero solo podían soportar el peso siendo gruesos, pesados ​​y con muy pocas ventanas

El objetivo era hacer que la Catedral de Durham fuera más espaciosa, y a los ingenieros se les ocurrió construir las columnas en paredes opuestas que se extendieron hacia el techo, arqueándose y reuniéndose en un punto en el medio. Al crear un pasillo largo de estos arcos apuntalados, el techo podría ser más alto y más ancho, permitiendo más espacio interior.

Lo que crearon fue la bóveda de crucería, que funcionó mucho mejor de lo esperado y sirvió para dispersar el peso en las columnas, haciendo que la mayor parte del muro entre las columnas fuera redundante.

Gratamente sorprendidos por este descubrimiento, los constructores se dieron cuenta de que en realidad podían sacar partes de la pared e insertar ventanas en su lugar, permitiendo más luz natural.

Catedral de Durham por la noche

¿Qué ver en la Catedral de Durham?

Hay mucho que ver en la Catedral de Durham, tanto que incluso puedes dedicarle un día entero si te apasiona la arquitectura y quieres recorrer cada rincón.

Aquí te dejamos un pequeño listado de los lugares más importantes que visitar si no cuentas con tanto tiempo.

Santuario de San Cuthbert

El principal motivo por el que esta Catedral está en pie, se encuentra detrás del Altar Mayor.

Cuando se construyó el santuario en el año 1104, estaba hecho de mármol y decorado con joyas y piedras semipreciosas, pero fue destruido en la época de la reforma.

En 1542, se construyó el santuario que verás hoy, que es una simple losa de mármol con la inscripción “Cuthbertus”. Las piedras que rodean la losa son parte de la construcción original.

Capilla de los nueve altares

La Capilla de los Nueve Altares fue construida entre 1242 y 1290 con un estilo gótico inglés temprano, para ayudar a acomodar a las multitudes de peregrinos medievales que visitaban el Santuario de San Cuthbert.

Se crearon nueve para que todos los sacerdotes miembros del monasterio de Durham pudieran celebrar la misa diariamente en diferentes altares.

Hoy en día hay tres altares en funcionamiento en la Capilla dedicados a Santa Margarita, Santa Hilda y San Aidan.

Capilla de Galilea

Construido entre 1175 y 1189, este era el único lugar donde las mujeres podían adorar en la Catedral durante la época monástica.

Utiliza el estilo arquitectónico tardío normando que incluye elaborados galones en las arcadas. A principios del siglo XV, el cardenal Langley lo renovó con un techo y ventanas nuevos.

Las capillas o pórticos de «Galilea» se encuentran en muchas iglesias y catedrales, ya que es el lugar donde tradicionalmente comenzaban y terminaban las procesiones de la iglesia.

En la Capilla de Galilea se encuentra la tumbra de San Beda, que merece un párrafo aparte.

Tumba de San Beda

‘El Venerable Beda’ fue un monje que vivió en los siglos VII y VIII. Es ampliamente considerado como el más grande de todos los eruditos anglosajones. Su obra más famosa es “La historia eclesiástica del pueblo inglés”, la primera historia escrita de Inglaterra.

Beda fue declarado «venerable» por la Iglesia en 836 y fue santificado en 1899.

En 1022, un monje llamado Alfred llevó sus huesos de Jarrow a Durham y fueron enterrados junto a St Cuthbert.

En 1370 fueron trasladados a su propia tumba en la Capilla de Galilea, en el otro extremo de la Catedral.

El santuario de Beda también fue destruido durante la Reforma y sus huesos fueron trasladados y enterrados nuevamente en la tumba del altar de la Capilla de Galilea, que aún se conserva en la actualidad.

La inscripción latina que se encuentra en su tumba “HIC SUNT IN FOSSA BEDAE VENERABILIS OSSA” significa «Aquí están enterrados los huesos del Venerable Beda».

Open Treasure

Este museo que se traduce como “Tesoro Abierto” se extiende por los diferentes edificios monásticos medievales.

Dentro de sus exhibiciones se presentan los tesoros de St Cuthbert, que incluyen el ataúd de madera original del siglo VII, su cruz pectoral de oro y granate, el altar portátil y el peine de marfil que fueron colocados en el ataúd cuando fue enterrado y algunas vestiduras bordadas.

El museo también presenta una historia interactiva del cristianismo, tus peques podrán disfrazarse de monjes y podrás visitar el dormitorio de un monje que es el mejor conservado del Reino Unido, hoy transformado en biblioteca.

Por último, hay un sector dedicado al entretenimiento de los más pequeños que brinda un divertido plan familiar.

The Undercroft

Si te apetece hacer una parada para tomar un almuerzo, la misma Catedral de Durham tiene un restaurante llamado The Undercroft.

Si nunca has estado en Inglaterra, te sorprenderá saber que la mayoría de las iglesias tienen un restaurante o cafetería en su interior, manteniendo el aspecto de la misma Catedral, lo que lo hace una experiencia diferente.

La Catedral de Durham y Harry Potter

Si, así como lo lees, hay una gran conexión entre la Catedral de Durham y Harry Potter, ya que sus instalaciones fueron utilizadas como escenografía de la famosa saga.

Y no estamos hablando del minuto 37 de La Cámara de los Secretos, sino que el Claustro de la Catedral le dio vida nada más y nada menos que a la escuela de hechicería Hogwarts.

Además, la sala capitular es el lugar donde la profesora McGonagall enseñó a los jóvenes aprendices a transformar animales en copas de agua.

Información importante para los visitantes de la Catedral de Durham

Horarios de apertura

Catedral

  • Lunes a sábado: hasta las 18h
  • Domingo: hasta las 17.30h

Exposición Open Treasure

  • De lunes a sábado 10 a.m.-5 p.m. (última admisión 16:00)
  • Domingo: 12: 30-5pm (última admisión 16:00)

    * En invierno estos horarios pueden sufrir modificaciones

Torre central

  • Abierto de lunes a sábado de 10 a 16 (Última entrada a las 15 horas)
  • Domingos: de 13 a 15 horas (Última entrada a las 14:30)

    * Ten en cuenta que en ocasiones la Torre Central puede estar cerrada debido al mal tiempo.
logo airbnb

Encuentra tu hogar

lejos del hogar

Precios

  • Catedral: Donación sugerida £ 3
  • Exposición Open Treasure: Adultos – £ 7.50, Niños – £ 2.50, Entrada familiar – £ 17.50
  • Visita guiada: Adultos – £ 5, Niños – £ 2.50, Concesiones – £ 4.50 Entrada combinada (abierta Treasure & Guided Tour) – £ 10. Las visitas guiadas suelen estar disponibles de lunes a domingo a las 10:30 a.m., 11 a.m. y 14 hrs
  • Central Tower: Adultos – £ 5, Niños – £ 2.50 (8-17 años)

Cómo llegar desde la estación de Durham

La Catedral de Durham se encuentra a 15 minutos a pie de la estación; alternativamente, puedes tomar el autobús número 40 desde la estación que te dejará prácticamente en la puerta.

Hasta aquí llega nuestro repaso por la increíble Catedral de Durham. Esperamos que este artículo te haya gustado y te sirva para planificar tu viaje si vas a visitar esta maravilla de la arquitectura medieval anglosajona.

Si ya has estado ahí y quieres contarnos tu experiencia o compartir algo más que creas que falta en este artículo, deja un mensaje aquí abajo y cuéntanoslo todo!

Artículos relacionados

Deja tu comentario