¿Vale la pena visitar el Burj Khalifa, el edificio más alto del mundo?

Una de las principales atracciones de Dubái, y actualmente el edificio más alto del mundo, es el Burj Khalifa, que atrae a cientos de personas a diario para maravillarse con las vistas desde su vertiginosa plataforma de observación. Pero, ¿está a la altura de las expectativas? ¿Vale la pena visitarlo? En este artículo repasamos los principales aspectos de esta visita para que seas tú quien lo decida.

El Burj Khalika en cifras

Entrada al Burj Khalifa

Como edificio más alto del mundo, este edificio cuenta con unos números bastante impresionantes. El Burj Khalifa tiene 828 m de altura y se necesitaron más de 110.000 toneladas de hormigón y 22 millones de horas hombre para su construcción. Cuenta además con más de 31.000 toneladas de varillas de acero en toda su estructura, que, si se dispusieran de un extremo a otro, se extenderían una cuarta parte del camino alrededor del mundo.

Su exterior está revestido con alrededor de 26.000 paneles de vidrio; estos le dan su acabado de espejo y son pulidos regularmente por 36 valientes limpiacristales.

Gracias a uno de los ascensores más rápidos del mundo, puede viajar desde la planta baja hasta el nivel 124 en aproximadamente un minuto (eso es una velocidad de 10 metros por segundo).

Burj Khalifa

Lo escencial

Hay tres niveles de observación diferentes abiertos al público. Los dos primeros son parte del engañosamente llamado At The Top, que incluye los pisos 124 y 125, a 452 m (no en la parte superior, sino algo más de la mitad del edificio). Luego está el salón de lujo SKY, en el nivel 148, que se encuentra a una altura de 555 m.

Entrada al Burj Khalifa al piso 148

Si visitas At The Top puedes pasar todo el tiempo que quieras allí sin que nadie te diga nada. Aparte de la altura, la principal diferencia entre las dos plataformas de observación es que SKY tiende a ser más silencioso y tiene asientos blandos esparcidos por todas partes (por si necesitas sentarse después de mirar por el borde). La otra diferencia es que en SKY solo puedes quedarte durante 30 minutos.

Es recomendable reservar con anticipación para asegurarte de obtener el mejor momento, y si confías en ver la puesta de sol, reserva un espacio al menos 90 minutos antes para aprovecharlo al máximo. También hay espacios para la salida del sol que se pueden reservar los viernes y sábados durante el invierno.

¿Cómo es la experiencia del visitante?

Como se puede esperar en cualquier atracción importante, tendrás que hacer alguna que otra fila. Dos, para ser más exactos: harás cola para recoger tus boletos y luego otra para subir al ascensor. Eso sí, se mueven bastante rápido y hay exhibiciones ocasionales para mantenerte [email protected] en todo momento.

Para ser uno de los más rápidos del mundo, el ascensor hasta el piso 124 es algo decepcionante. Solo toma un minuto llegar a la plataforma de observación, pero es tan suave que nunca podrías saber que te estabas moviendo.

El nivel 124 tiene una zona interior, con tienda de regalos y todo, para aquellos que no les apetezca salir al exterior (ejem…ejem…COBARDES!…ejem…ejem :D). Ahí puedes jugar con las cámaras que están conectadas a las pantallas táctiles repartidas por todas partes para hacer zoom contra el suelo y ver todo lo que sucede allí abajo.

Paseo en barco + Burj Khalifa

En la terraza al aire libre tendrás que abrirte paso entre la muchedumbre para conseguir un espacio donde apretar tu nariz contra el vidrio para mirar el centro de Dubái. Para una experiencia aún más vertiginosa, no olvides mirar hacia arriba para ver los 400 metros restantes que se elevan por encima de ti.

Hay un recorrido de audio disponible, que detalla el proceso de ingeniería y arquitectura, pero la verdad es que lo más destacado del lugar es la increíble vista.

Si has invertido en el boleto SKY, esperarás tu turno en un salón exclusivo en la planta baja, con la tradicional hospitalidad árabe de café y dátiles, antes de ser escoltado en un ascensor VIP hasta el nivel 148.

Por lo general, solo hay entre 20 y 30 personas a la vez en este piso, lo que lo convierte en una experiencia mucho más relajada y amena que la de At The Top, pero solo tienes alrededor de media hora antes de tener que descender al piso 125 para unirte al resto de los mortales.

Entonces, ¿vale la pena el viaje?

Si eres la clase de [email protected] que le gusta marcar todos los checks de los lugares que hay que ver en una ciudad, entonces sí: la novedad de subir al edificio más alto del mundo probablemente valga la pena el precio de la entrada (aunque quizás no hasta el nivel 148).

La pega de esta visita es que al estar en el Burj Khalifa te pierdes de ver, lógicamente, al propio Burj Khalifa en el skyline de Dubái y esto no es poca cosa: una de las cosas más impresionantes de la ciudad es ver al Burj Khalifa elevarse espectacularmente por sobre el resto de los edificios.

Burj Khalifa

¿Dónde más puedo ir para disfrutar de una gran vista?

En una ciudad de rascacielos, a Dubai no le faltan vistas épicas. Hay una vista particularmente impresionante de algunas de las mejores arquitecturas de Sheikh Zayed Road desde el Nivel 43 del Four Points by Sheraton, y la Treehouse del Taj Hotel tiene una vista fantástica del Burj Khalifa.

Artículos relacionados

Deja un comentario