Qué saber antes de visitar Auschwitz-Birkenau

Auschwitz-Birkenau, también llamado simplemente como “campo de concentración de Auschwitz”, es el más grande de los campos de concentración nazis. Situado en Oswiecim, un pueblo de Polonia ubicado muy cerca de Cracovia, este lugar atrae a más de 2 millones de visitantes al año. Si quieres ser uno de ellos, aquí te contamos todo lo que debes saber para visitar Auschwitz.

Es difícil tomar la decisión de visitar Auschwitz, pero aún más difícil es el momento de la visita, por lo que debes tener en claro que, si eres sensible o te sientes conectado con lo que sucedió allí, tu día estará lleno de emociones a muy flor de piel.

Lo que se exhibe es impactante y a la vez extremadamente triste, pero merece la pena conocerlo para ser testigo y comprender de una manera más profunda y personal una de las páginas más trágicas y oscuras de la historia de la humanidad.

visitar auschwitz desde Breslavia
Desde Breslavia
visitar auschwitz privada desde Varsovia
Desde Varsovia
visitar auschwitz desde Varsovia
Desde Varsovia

Breve historia de Auschwitz – Birkenau

Auschwitz-Birkenau se compone de tres partes: Auschwitz I, Auschwitz II-Birkenau y Auschwitz III-Monowitz.

Auschwitz I, cuyos edificios formaban parte de una antigua base militar, se inauguró en 1940 como centro de detención para los presos políticos polacos. El papel cambió rápidamente y Auschwitz I se convirtió en un campo de concentración y el sitio donde se llevaban a cabo las exterminaciones masivas.

Auschwitz II – Birkenau, se inauguró en 1942 como extensión de Auschwitz I, ya que no cabían tantos prisioneros políticos y judíos que estaban siendo deportados.

Luego se convirtió en el sitio principal de la “solución final de los nazis al problema judío”. Las estadísticas son simplemente terribles: se estima que 1.3 millones de personas fueron enviadas a Auschwitz, y de ellas, 1.1 millones murieron.

La mayoría de las personas deportadas a Auschwitz fueron enviadas directamente a las cámaras de gas. Los que no murieron allí, murieron por otras causas como hambre, infecciones, tifus, experimentos médicos y/o trabajos forzados.

En enero de 1945, Auschwitz – Birkenau fue liberado con la llegada de las tropas soviéticas.

Cómo visitar Auschwitz

Para visitar Auschwitz tienes 3 opciones:

• Visitarlo con una visita guiada con traslado y guía incluidos. De lejos, la forma más recomendable, no solo porque contarás con un/a guía en español que te contará absolutamente todos los detalles, sino que tendrás resuelto el tema del transporte y los boletos.

A lo largo de este artículo podrás encontrar diversas opciones de tours (como los que aparecen a continuación) que podrás contratar y reservar ahora mismo, muchos de los cuales ofrecen cancelación gratuita hasta 24/72 hs antes, lo cual es muy útil si por cualquier motivo tienes que cambiar los planes.

visitar auschwitz desde Cracovia
Desde Cracovia
visitar auschwitz + minas de sal
Desde Cracovia
visitar auschwitz desde Cracovia privada
Desde Cracovia

• Llegar de manera independiente y contratar una visita guiada en el mismo lugar. La visita guiada cuesta 75 PLN (unos 17 euros), y son dadas en diferentes idiomas (aunque no en español).

• Visitarlo de manera independiente y gratuita sin visita guiada que, si bien gustos son gustos, creemos que no es la mejor opción para que la experiencia sea completa y tenga sentido. Hay franjas horarias disponibles para hacer una visita sin guía, que suelen ser antes de las 10 AM y después de las 16. Aunque es gratuito, también deberás realizar una reserva para guardar tu lugar.

Ten en cuenta que si lo visitas de manera independiente, con o sin guía, debes reservar tu lugar con anticipación en https://visit.auschwitz.org/?lang=en

Que verás en Auschwitz

Una visita a Auschwitz consta de dos partes: Auschwitz I y Birkenau. En la visita guiada, se necesitan aproximadamente hora y media para visitar Auschwitz I y una hora para visitar Birkenau, con una pausa de algunos minutos en el medio.

Auschwitz I

Auschwitz I es el campo de concentración original.

Tu recorrido por Auschwitz I comenzará pasando por debajo de la puerta de entrada con el infame mensaje “Arbeit Macht Frei” («El trabajo te hace libre»). 

El letrero que se muestra hoy es una réplica, ya que el original, hecho por los reclusos del campo por orden nazi, fue robado en diciembre de 2009 y encontrado en pedazos en el norte de Polonia unos días después del robo.

visitar Auschwitz

Desde la puerta de entrada, el recorrido pasa por las cocinas, donde una vez tocó la orquesta de mujeres de Auschwitz mientras los prisioneros marchaban al trabajo, y luego ingresarás al Bloque 4. Aquí se ofrece una descripción general de la creación y la realidad detrás del campo de concentración más famoso del mundo, con exhibiciones que incluyen bocetos arquitectónicos originales de las cámaras de gas, latas de Zyklon B utilizadas para el exterminio y fotografías policiales de los reclusos. Lo más inquietante son las siete toneladas de cabello humano que alguna vez fueron destinadas a las fábricas alemanas, lo que demuestra la escala y la depravación de la máquina de muerte nazi.

Transportados a Auschwitz en camiones de ganado, los cuales podrás ver, los prisioneros recién llegados fueron despojados de sus bienes personales, algunos de los cuales se exhiben en el Bloque 5, incluidas montañas de extremidades artificiales, gafas, maletas etiquetadas, kits de afeitado y, lo que es más conmovedor, zapatos para niños

El bloque 6 muestra la vida cotidiana de los prisioneros con colecciones de fotografías, dibujos de artistas y herramientas utilizadas para trabajos forzados, mientras que el siguiente conjunto de barracones recrea las condiciones de vida que soportaron los prisioneros: habitaciones vacías con arpillera esparcida por el suelo e hileras de espacios comunes.

visitar auschwitz cracovia y minas de sal
Desde Varsovia
visitar auschwitz birkenau y monowitz
Desde Cracovia
visitar auschwitz desde Katowice
Desde Katowice

El Bloque 11, también conocido como “el bloque de la muerte”, es posiblemente la parte más difícil de la visita. En el exterior, el «Muro de la Muerte», contra el que las SS dispararon a miles de prisioneros, se ha convertido en un monumento adornado con flores; fue aquí donde el Papa Benedicto XVI oró durante su visita pionera en 2006.

Dentro de las aterradoras y claustrofóbicas bodegas del Bloque 11, los nazis llevaron a cabo sus experimentos con gas venenoso en prisioneros soviéticos. Aquí, la celda del padre Maksymilian Kolbe, el sacerdote polaco muerto de hambre después de ofrecer su vida para salvar a otro recluso, está marcada con un pequeño monumento. Además, hay pequeñas celdas que miden 90 x 90 cm, donde metían hasta cuatro presos durante cantidades de tiempo indefinidas, que aún permanecen intactas.

Los bloques restantes están dedicados al sufrimiento específico de las diferentes naciones individuales, incluido un bloque dedicado a la memoria de los romaníes (gitanos) que perecieron. 

El recorrido concluye con la cámara de gas y los crematorios, cuyos dos hornos eran capaces de quemar 350 cadáveres al día. La horca que se usó para colgar al comandante del campamento Rudolf Hoss en 1947 se encuentra afuera.

visitar Auschwitz

Birkenau

Se encuentra a pocos kilómetros de distancia del campo original, por lo que si cuentas con una visita guiada, tendrás el traslado resuelto. Si vas de forma independiente, existe un autobús de enlace que pasa cada 10 minutos entre ambos sitios y es gratuito.

Después de visitar Auschwitz I, algunos visitantes rechazan la oportunidad de visitar Auschwitz II – Birkenau. Sin embargo, es aquí donde el impacto de Auschwitz se puede sentir completamente a través del tamaño, el alcance y la soledad del segundo campo

Agregado en 1942, Birkenau contenía 300 barracones y edificios en un vasto sitio que cubría 175 hectáreas. Poco después de la Conferencia de Wannsee el 20 de enero de 1942, cuando Hitler y sus secuaces aprobaron el exterminio al por mayor de los judíos europeos, creció hasta convertirse en la más grande y salvaje de todas las fábricas de muerte nazis, con hasta 100.000 prisioneros retenidos allí en 1944.

Las vías del tren especialmente construidas que conducen directamente al campamento aún se encuentran intactas. 

visitar Auschwitz

Aquí tuvo lugar un proceso de selección sombrío, en el que el 70% de los prisioneros que llegaban en manada, eran enviados directamente a las cámaras de gas. 

Aquellos seleccionados como aptos para el trabajo esclavo vivían en barracones miserables y sin calefacción donde el hambre, las enfermedades y el agotamiento se llevaron innumerables vidas. 

Con el avance de los soviéticos, los nazis intentaron ocultar todo rastro de sus crímenes. Hoy en día queda poco en pie, ya que se han dinamitado todas las cámaras de gas y se han nivelado las viviendas. 

Podrás subir a la torre de la puerta principal para tener una impresión completa del tamaño del complejo. Directamente a la derecha se encuentran los barracones de madera utilizados como zona de cuarentena, mientras que al otro lado, a la izquierda, se encuentran numerosos barracones de ladrillo que albergaban la colonia penal y también el campamento de mujeres. 

En el otro extremo del campamento se encuentran los restos destrozados de los crematorios.

Consejos para visitar Auschwitz

  • Las mochilas y bolsos de mano no pueden exceder los 30x20x10 cm. Básicamente, no puedes llevar más que un pequeño bolso. Puedes dejar tu mochila o bolso en el transporte si vas en excursión, o en el depósito de equipaje cerca de la entrada principal.
  • Para utilizar los sanitarios, deberás abonar 2 PLN (0.5€)
  • Usa zapatos cómodos que no te apene ensuciar. La mayor parte de la visita estarás fuera y los caminos son una mezcla de piedra y tierra, por lo que las superficies son rugosas e irregulares. Si llueve, prepárate para pisar muchos charcos y senderos embarrados.
  • No se recomienda la visita a menores de 14 años, aunque tampoco está prohibido.
  • Para aprovechar al máximo tu visita, puede ser una buena idea conocer la historia de antemano. Hay libros muy interesantes sobre el holocausto contado por sobrevivientes, o puedes mirar alguna de las tantas películas que se encargó de retratar esta horrible tragedia.
  • Se respetuoso del lugar donde te encuentras. El Museo y Memorial de Auschwitz presenta uno de los actos más horribles de la historia de la humanidad con un nivel de tacto, pasión, conmoción y profesionalismo que es tan profundo, que deja una impresión tan duradera como el sitio mismo.  No importa cuánto creas que sabes sobre el tema, la perspectiva obtenida al visitar este lugar es incomparable. 

Esperamos que este artículo te sirva para organizarte si decides visitar Auschwitz. Si ya has visitado y conoces este lugar, esperamos tu comentario contándonos qué te ha parecido la experiencia y qué consejos darías a un viajero que lo visite por primera vez.

Artículos relacionados

Deja un comentario