La encantadora magia del valle del Mosela

El valle del Mosela es una región que rodea el río Mosela y se extiende por el noreste de Francia, el suroeste de Alemania y el este de Luxemburgo

Este pintoresco valle es famoso por su vino, especialmente su Riesling. De hecho, el Mosela alberga la mayor superficie de cultivo de Riesling del mundo. 

También es la región vinícola más antigua de Alemania, ya que los romanos trajeron uvas aquí para proporcionar una fuente local de vino para sus guarniciones. 

El Mosela y el Rin producen juntos el 70% de todo el vino alemán.

En Alemania, puedes conducir por la Ruta del Vino, Römische Weinstraße en alemán, que sigue de cerca el río Mosela. 

Con viñedos y ruinas de castillos a un lado de la carretera y el río Mosela al otro, la Römische Weinstraße es fácilmente uno de los recorridos más románticos de Alemania. 

A lo largo de la ruta, pasarás por muchos pueblos vinícolas encantadores, y sobre eso es lo que te contaremos en este artículo.

Cuándo visitar el valle del Mosela

Si bien puedes visitarlo en cualquier momento, entre finales de primavera, el verano y principios de otoño es una de las mejores épocas para visitar el Valle de Mosela. 

El turismo alcanza su punto máximo desde agosto hasta mediados de octubre

El Valle de Mosela es mucho más hermoso en verano, ya que la cosecha de vino es verde y madura, y las ciudades están llenas de vida. El clima también te permitirá caminar o andar en bicicleta por la región con mayor comodidad.

Qué ver y hacer en el valle del Mosela

El valle del Mosela está rodeado de pintorescos pueblos, cada uno con su propia magia que los hace especiales. 

A continuación te contaremos qué pueblos debes visitar en tu paseo por la Römische Weinstraße

Un viaje en el tiempo en Trier

Un recorrido guiado por Trier, o Tréveris en nuestra lengua, es una forma esclarecedora y fascinante de descubrir más sobre la ciudad más antigua de Alemania, sus vínculos con la época romana y los ocho sitios del Patrimonio Mundial de la UNESCO que se pueden encontrar aquí. 

valle del Mosela

La atracción más impresionante es Porta Nigra, una magnífica puerta de piedra fortificada, pero también tómate un tiempo para visitar los baños imperiales de Trier, el puente romano y el anfiteatro, que alguna vez fue el lugar de las contiendas de gladiadores. 

El Rheinisches Landesmuseum Trier tiene la colección de monedas de oro romanas más grande del mundo. En el Aula Palatina, construida en la época del emperador Constantino, verás un Salón del Trono excepcional.

Las plazas del mercado de Trier también son una pasada, muchas rodeadas de casas adosadas bien conservadas. Otros puntos de interés incluyen la Gran Catedral de San Pedro, la iglesia más antigua de Alemania, y la cercana Iglesia de Nuestra Señora

El lugar de nacimiento de Karl Marx, nacido en Trier en 1818, es ahora un museo dedicado a la vida y los escritos del revolucionario comunista.

Koblenz, donde se encuentran el Mosela y el Rin

Situada en la confluencia de los ríos Mosela y Rin, Koblenz (o Coblenza) se remonta a unos 2.000 años atrás y un paseo por el centro histórico de la ciudad es algo que no puedes perderte en tu viaje por el valle del Mosela. 

valle del Mosela

Una forma cómoda y relajada de conocer la ciudad es a través de un paseo en barco por el río Rin 

Mientras estés en Coblenza, tómate el tiempo para apreciar las hermosas plazas del casco antiguo con fachadas de casas de finales del Renacimiento y principios del Barroco, muchas de ellas cuidadosamente restauradas.

Baja hasta el Rincón Alemán (Deutsches Eck), el punto de tierra que separa los dos famosos ríos. Cerca, encontrarás la Basílica de San Castor del siglo IX, la iglesia más antigua de la ciudad con arquitectura románica y techos abovedados.

Para disfrutar de unas vistas espectaculares del Mosela y el valle del Alto Rin Medio, ve a la Fortaleza Ehrenbreitstein que se eleva sobre Coblenza. Un teleférico con piso de vidrio facilita el viaje hasta la cima (evítalo si sufres de vértigo) 

Castillo De Eltz

Otro castillo que vale la pena explorar en tu recorrido por el valle del Mosela es Burg Eltz, encaramado sobre el río Mosela y a unos 30 minutos en coche de Coblenza. Con aspecto de salido directamente de las páginas de un cuento de hadas, este espléndido castillo medieval sigue siendo propiedad y está bajo el cuidado de miembros de la misma familia que han vivido allí desde el siglo XII. 

Milagrosamente, el castillo sobrevivió ileso de las guerras a través de los siglos y hoy los visitantes pueden admirar muebles de 800 años, armería y tesoros de oro y plata. Las visitas al castillo duran 40 minutos y se pueden solicitar guías de habla inglesa. Para evitar multitudes, es mejor ir antes de las 11 hs o después de las 15 hs.

También puedes caminar por los alrededores del bosque de Eltz a través de varios senderos. La ruta corta «romántica» dura aproximadamente 35 minutos, mientras que el camino «de ensueño» más enérgico es una caminata de cinco horas.

Cata de vinos en Bernkastel-Kues

El valle del Mosela es una de las regiones vinícolas más destacadas de Alemania, y los romanos plantaron por primera vez viñedos en las laderas de las riberas del río en el siglo II. Las uvas que producen el vino blanco del Mosela, incluido el Riesling, prosperan en los suelos de piedra y cualquier buen crucero por el río Mosela te brindará oportunidades para disfrutar de una degustación. 

Si tu visita es a finales de agosto o principios de septiembre, podrás unirte a las celebraciones del festival anual del vino Bernkastel-Kues.

Otras atracciones para ver en las bonitas ciudades gemelas de Bernkastel-Kues incluyen Pointed House, una ornamentada vivienda con entramado de madera construida por un comerciante de vinos en 1416. Es el edificio más fotografiado de la ciudad medieval y hay una taberna de vinos en su interior.

La iglesia de San Miguel del siglo XIV se encuentra a orillas del Mosela, y sobre un puente, en Kues, la biblioteca del Hospital de San Nicolás alberga una de las colecciones de manuscritos más valiosas del mundo que contiene conocimientos de teología, astronomía, medicina y derecho eclesiástico.

Déjate sorprender por Cochem

Situado en una de las partes más bonitas del valle del Mosela, Cochem es el centro tradicional del comercio del vino del Mosela y una ciudad atractiva y romántica. Sus encantadoras calles estrechas están bordeadas de casas de colores pastel, fortificaciones medievales, tiendas extravagantes y bodegas, y en el pintoresco mercado antiguo, hay un ayuntamiento histórico.

valle del Mosela
valle del Mosela

El castillo de la colina de Cochem, Reichsburg, es la atracción imperdible: un autobús lanzadera lleva a los visitantes desde el centro de la ciudad. Con más de 1.000 años de historia y sufriendo asedios y batallas, la fortaleza medieval fue restaurada en estilo neogótico durante el período del Romanticismo del siglo XIX. Las salas interiores, como el Salón de los Caballeros y la Sala de Trofeos, así como los patios, sólo se pueden visitar como parte de un recorrido por el castillo de 40 minutos. 

Los tours están disponibles cada hora durante la temporada de verano a partir de las 10.30 a. M.

Paseo Por Traben-Trarbach

El paseo por el valle de Mosela debe incluir una visita a Traben-Trarbach, que a menudo se la llama “la joya del Mosela central”. En su apogeo, la ciudad era un centro comercial de vino de renombre mundial y hoy en día las bodegas todavía son bien utilizadas: se convierten en un paraíso invernal para el mercado navideño subterráneo de Traben-Trarbach.

Paseando por la pequeña ciudad, hay mucha arquitectura Art Nouveau para maravillarse, así como la hermosa puerta de la ciudad de Brückentor y Böcking House, una mansión del siglo XVIII, ahora un museo, visitada por la realeza prusiana y el poeta y autor alemán Goethe.

Como has podido ver, son muchas las cosas que puedes ver y hacer en el valle del Mosela. Esperamos que este artículo te sirva de ayuda para preparar tu viaje y te ayude a organizarlo. Si así fue, no dejes de comentar!

Artículos relacionados

Deja un comentario