El puente de Mostar, una perla de la arquitectura otomana

Una de las principales atracciones turísticas de Bosnia y Herzegovina es el puente de Mostar, también conocido como Stari Most (puente viejo).  Su historia, su hermosa arquitectura otomana, el río Neretva que lo atraviesa con un color azul vibrante y las personas que hacen los saltos hacia él, son la combinación perfecta.

En este artículo te contaremos más sobre esta perla de los Balcanes. ¡Empecemos!

Historia del Puente de Mostar

Se construyó en el siglo XVI, precisamente en el año 1557, bajo el diseño de Mimar Hajruddin, y es un claro ejemplo de arquitectura otomana. Se trata de un puente que demoró 9 años en construirse, y se hizo en piedra de un solo tramo.

Tiene una altura de 24 metros, 30 metros de longitud y 4 metros de ancho, y las dos torres a su costado, la torre Halebija al noreste y la torre Tara al suroeste, supieron albergar a los Mostari, los guardianes del puente.

El puente de Mostar original estuvo en pie durante 427 años, hasta que fue destruido durante la guerra croata-bosnia en el año 1993. Varios años después, comenzó la reconstrucción gracias a la UNESCO y un grupo de científicos que organizaron el equipo para que la reconstrucción no haga perder su esencia.

El puente de Mostar y sus alrededores son un valioso tesoro histórico, cultural y arquitectónico para el mundo que vale la pena preservar y, afortunadamente, esto fue reconocido por la UNESCO y tomaron medidas. Finalmente en el 2004, reinauguraron el puente y sigue siendo, hasta el día de hoy, uno de los lugares más visitados del país.

Cómo llegar a Mostar

Hay varias formas de llegar al puente de Mostar desde Sarajevo.

En excursión: Desde Dubrovnik, Sarajevo o Split hay varias excursiones de un día para conocer Mostar. Te resuelven el traslado y conocerás de primera mano la historia de cada lugar.

Excursión a Mostar y las cascadas de Kravice
Excursión a Mostar y las cascadas de Kravice
Excursión a Mostar y las Cuatro Perlas de Herzegovina

Autobús: Salen cada hora desde Sarajevo y el viaje dura aproximadamente 2:30 horas.

Tren: El viaje en tren de Sarajevo a Mostar es probablemente una experiencia en sí misma con paisajes pintorescos, antiguos viaductos y túneles, montañas escarpadas y abundante vegetación. El tren sale dos veces al día y tarda poco más de dos horas.

En coche: Es fácil llegar a Mostar en coche, ya sea desde la propia Bosnia y Herzegovina o desde la vecina Croacia. Si vas de Zagreb, Croacia, debes conducir por la A1 hacia Split y luego ir hacia la frontera. A partir de ahí, el viaje es bastante recto. Si conduces desde Sarajevo, el trayecto es de unas dos horas a través del hermoso valle del río Neretva.

La tradición del salto de puente de Mostar

Una tradición para valientes es saltar desde el Puente de Mostar hacia las inquietantes aguas del rio Neretva, y esta tradición atrae a cientos de personas que no quieren perderse semejante exhibición.

Por supuesto que no es algo que se haga sin un equipo de personas con experiencia, ya que las aguas del Neretva pueden llegar a ser muy peligrosas (y heladas). Fueron varias las personas que terminaron heridas o incluso muertas por hacer el salto por su cuenta.

La tradición de saltar del puente de Mostar comenzó en el año 1664, e indica que los niños de 16 años deben realizarla como paso de la niñez a la adultez. Otros indican que los saltos son por amor, para impresionar a las mujeres y ganarse su admiración.

Y desde el 2007, los saltos también se realizan por dinero, ya que se hace una competición anual patrocinada por Red Bull

Aunque no sea época de competición, tienes muchas probabilidades de ver a algún hombre joven preparado para el gran salto. Incluso muchas veces los verás recolectado dinero para hacerlo. Cuando consideran que se ha recogido lo suficiente, complacen a la multitud realizando un elaborado salto desde el puente, descendiendo los 24 metros hasta la superficie del agua: ¡es una vista bastante emocionante!

¿Los turistas pueden realizar el salto desde el puente de Mostar?

Si todo esto te subió la adrenalina y no ves la hora de realizar el salto, puedes anotarlo en tu lista de cosas por hacer, ya que es posible. Pero, como mencionamos, no podrás simplemente ir y saltar; deberás contratar a alguno de los saltadores profesionales que se encuentran alrededor del puente. Ellos te darán un pequeño entrenamiento, te dirán como deberás saltar, como deberás aterrizar y recibirás un certificado por ello.

Si te gusta la idea pero no estás seguro, entonces no lo hagas. No es algo sencillo, y realmente puedes no contar la historia.

Si te falta información para decidir si hacerlo o no, aquí están alguna de las preguntas más frecuentes que te ayudarán con tu decisión.

Rafting en el río Neretva
Excursión a Radimlja y las cascadas de Kravice
Tour por las Cuatro Perlas de Herzegovina

¿Cuánto cuesta el salto del puente de Mostar?

La inscripción cuesta 20 euros, y debes pagar 10 euros más por el entrlenamiento de práctica. Si después de hacer el entrenamiento de práctica decides que saltar el puente no es para ti, entonces solo perderás 10 euros.

Si lo haces, tendrás tu certificado y serás parte del Mostar DIve Club, lo que significa que cuando quieras puedes volver a realizar el salto de manera gratuita.

¿Debo llevar alguna vestimenta en particular?

Antes de saltar, el equipo de salto te equipará con un traje de neopreno. Lo que lleves debajo será tu decisión, aunque probablemente lo más cómodo será tener tu traje de baño.

¿Es seguro saltar del puente?

No al 100%. Es una respuesta que quizá no quieras leer, pero nos toca decirte la verdad. Piensa que estás saltando desde 24 metros de altura hacia aguas rápidas y heladas. Las probabilidades de caer mal son altas, puedes golpearte fuerte la cara, la espalda o el estómago si caes mal, o también puedes quebrarte algún hueso.

Sin embargo, si prestas atención a tu entrenamiento y haces todo lo que te dicen, no debería ocurrirte nada malo. En el entrenamiento, te llevarán a una tabla de práctica que está a 10 metros de altura y te mostrarán como es el salto que debes realizar desde el puente de Mostar. Te pedirán que saltes unas cuantas veces hasta que obtengas la técnica correcta. Esta técnica te permite mantenerte perfectamente recto todo el camino hacia abajo y evitar cualquier rotación que haga que caigas mal.

Si algo sale mal por cualquier motivo, hay varios miembros del equipo para ayudar y rescatarte en caso de ser necesario.

Estoy [email protected], ¿Cómo hago para hacer el salto?

Lo primero que debes hacer es ponerte en contacto con algún miembro del equipo. Al subir al puente, verás un pequeño edificio en el lado del puente con el arco elevado. Este edificio es donde se encuentra el Mostar Dive Club y, durante el día, generalmente hay alguien cerca.

Una vez que hayas hablado con el equipo y hayas decidido que definitivamente quieres saltar, te darán un traje de neopreno y te llevarán a practicar algunos saltos. La tabla de 10 metros está ubicada en el lado del acantilado y a solo unos minutos a pie del puente. Aquí te muestran la forma exacta de saltar y cómo mantenerte nivelado en el camino hacia abajo.

Te pedirán que continúes haciéndolo hasta que lo hagas bien, y si nunca llegas a hacerlo bien, simplemente no te permitirán saltar porque no pondrán en riesgo tu vida.

Una vez que hayas perfeccionado tu técnica, te llevarán de regreso al puente para el salto real. Prepárate para ser el centro de atención, ya que habrá una multitud de personas esperando que hagas tu gracia.

Cruzarás el muro del puente con el instructor y quedarás de cara al agua. Una vez que estés parado sobre la barrera, intenta concentrarte solo en lo que te dice el instructor y no en los vítores del público presente. Una vez que te relajas y estés preparado, ¡fuera abajo!

Cuando salgas del agua serás un héroe para todos los presentes y te aplaudirán como mereces. Deberás volver al edificio del club para devolver el traje de neopreno, recibir tu certificado y abonar los 30 euros. Tu nombre también estará en los libros de registro oficiales junto con los cientos de otras personas que completaron el salto.

Aunque no vayas a realizar el salto, visitar el puente de Mostar es una parada obligada en la ciudad. La belleza de su construcción y su entorno será suficiente para que te lleves el mejor recuerdo.

Artículos relacionados

Deja un comentario