Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

El Puente de la bahía de Sídney: emblema, icono y mucho más

Es posible que al pensar en Sídney, Australia, la primera imagen que se te venga a la cabeza sea su emblemática Ópera. Pero sin dudas, el segundo lugar más famoso de la ciudad es el Puente de la bahía de Sídney

El Puente de la bahía de Sídney, al ser más antiguo que su «rival», fue el primero en llegar a la ciudad. Dondequiera que uno mire, es imposible evitar ver este asombroso logro arquitectónico.

Inaugurado en 1932, el puente conecta el distrito central de negocios de Sídney con la costa norte de la ciudad, y es la puerta de entrada al puerto de Sídney. Se le conoce cariñosamente como el «Perchero», y las vistas y las oportunidades para tomar fotografías son excepcionales.

Podría decirte que el Puente de la Bahía de Sídney tiene un lugar similar en la historia de la ciudad al que tiene la Estatua de la Libertad en Nueva York.

El Puente de la bahía de Sídney y su historia

La idea de un puente se consideró por primera vez en 1815, pero no fue hasta 1900 que se invitó a presentar ideas para la construcción del mismo. Desafortunadamente, todas las presentaciones fueron rechazadas en ese momento, y no fue hasta 22 años después que se otorgó un contrato a una empresa inglesa.

La construcción comenzó en 1924 y se necesitaron 1400 hombres durante 8 años para completar la obra, a un costo de AUD 4,2 millones.

Las celebraciones de apertura incluyeron una gran cabalgata de carrozas decoradas, grupos de marcha y bandas que recorrieron las calles de la ciudad y cruzaron el puente.

Las celebraciones continuaron con un saludo de armas, una procesión de barcos de pasajeros bajo el puente, un «carnaval veneciano», fuegos artificiales, carnavales deportivos y exhibiciones. Sí, lo festejaron a lo grande.

Cuando se abrió el Puente de la bahía de Sídney, debías pagar para cruzarlo: un caballo y un jinete pagaban tres peniques, y un automóvil, seis. Lógicamente, ya no se puede cruzar a caballo, pero tú sí puedes hacerlo caminando o en bicicleta por un carril especial, y es totalmente gratis.

Cruzar el puente es realmente una de las mejores formas de experimentar el puerto de Sídney. Si caminas por el lado este del puente podrás disfrutar de excelentes vistas de la Ópera.

¿Cuánto mide el puente de Sídney?

El Puente de la bahía de Sídney es una espectacular hazaña de ingeniería. Es el puente de arco de acero más alto del mundo. Además, es un enlace vital en la infraestructura de transporte de Sídney, con más de 200.000 autos recorriendolo cada día.

Su longitud total, incluidos los tramos de aproximación, es de 1.149 metros y su arco de 503 metros. La parte superior del arco está a 134 metros sobre el nivel del mar y el espacio bajo el puente para navegación tiene una altura de 49 metros.

Hoy en día cuenta con ocho carriles para vehículos, dos líneas de tren, una acera y un carril para bicicletas.

¿Cómo se llama el Puente de la bahía de Sídney? 

El nombre original de este famoso emblema de la ciudad es Sidney Harbour Bridge. Su traducción literal al español es “Puente del puerto de Sídney”, pero en nuestro idioma se lo conoce como Puente de la bahía de Sídney.

Los “aussies” (es decir, los australianos) cariñosamente lo llaman Coat Hanger, cuya traducción literal sería, básicamente, «perchero». 

Puente de la bahía de Sídney: Datos curiosos

• El puente Tyne en Newcastle-upon-Tyne, Inglaterra, es una versión mucho más pequeña del Puente de la bahía de Sídney. Existe mucha controversia en torno a los dos puentes, en relación a cuál puede haber sido un modelo para el otro.

• Caminar sobre el puente de la bahía de Sídney te llevará 15 minutos. Eso si no te paras a sacar fotos a la bahía y a la ópera. ¡Misión imposible!

• Cruzar con el coche tiene un costo de alrededor de AUD 3.30 por un viaje hacia el sur, viajar hacia el norte es gratis.

• El Puente requirió 272.000 litros de pintura para recibir sus tres capas iniciales.

• El puente tiene enormes bisagras para absorber la expansión causada por el ardiente sol de Sídney.

• Para 1976, mil millones de vehículos habían cruzado el puente de la bahía de Sydney. Los primeros 500 millones de cruces tardaron más de 33 años, mientras que los segundos 500 millones tardaron menos de 11 años.

• En 1932, se colocaron 96 locomotoras de vapor de diversas formas para probar la capacidad de carga del puente.

Caminar sobre el arco del puente

Desde el año 1998 la escalada al puente ha atraído a visitantes y lugareños por igual. Subir al arco del puente es una experiencia inolvidable. Si te gusta la adrenalina ¡no te lo pierdas!

Después de subir pasarelas y bastantes escaleras, la vista es absolutamente impresionante. Se realizan en grupos y hay subidas diurnas y nocturnas.

Las precauciones de seguridad tomadas incluyen una lectura de alcohol en sangre y un simulador de escalada que muestra a los visitantes las condiciones de escalada que se pueden experimentar en el puente.

El mirador se encuentra en el extremo sureste del puente, allí los visitantes pueden ver una exposición sobre el puente y experimentar la espectacular vista de 360 ​​grados desde la parte superior del pilón.

Verás fotos de muchas celebridades que han completado la escalada como los australianos Nicole Kidman y Kylie Minogue, Will Smith, Matt Damon, Justin Timberlake, Cameron Diaz, Robert De Niro, y el príncipe Harry entre muchos otros.

Otras formas de conocer el puente

Si te tiemblan las piernas de solo pensar en subir al arco, hay muchas formas diferentes en las que puedes ver y conocer el Puente de la bahía de Sídney, además de cruzarlo a pie o en bicicleta.

Otra de las mejores formas de conocerlo es navegando por la bahía. Ya sea en lancha rápida, paseos en barco durante el día o cenas a bordo durante el atardecer, las postales serán inolvidables.

Y si hablamos de experiencias inolvidables, un vuelo en helicóptero por la ciudad de Sídney será el broche de oro de tu visita a esta maravillosa ciudad.

Ya sea que viajes a Sídney para hacer una escala o para disfrutar de la ciudad como parte de unas vacaciones en Australia, no puedes perderte una visita al Puente de la Bahía de Sídney, un emblema absoluto de la ciudad.

Si te ha gustado este artículo, no dudes en compartirlo, y no olvides visitar nuestra página dedicada a Australia para descubrir todo lo que este hermoso país tiene para ofrecerte.

Artículos relacionados

Deja tu comentario