Guía definitiva para viajar en crucero

Equipados con comida de autor, salas de espectáculos, gimnasios, casinos, guarderías, grandes fiestas y muchas comodidades más, los cruceros son una muy buena opción para disfrutar de una gran estadía en altamar. Si quieres conocer todo lo que debes tener en cuenta a la hora de viajar en crucero, sigue leyendo y te damos algunos tips para tener en cuenta al momento de hacer las maletas y para sacar el mayor provecho de esta inolvidable travesía.

Planificación

  • La mejor forma de obtener los precios más convenientes para viajar en crucero es, por supuesto, planificando tu viaje con varios meses de antelación. De esta manera te asegurarás de que tu reserva incluya todos los servicios y comodidades que deseas. No esperes ofertas de último momento ya que, si no llegan, te quedarás sin nada.
  • En caso de viajar con niños debes asegurarte de que el crucero cuente con servicios de guardería, para que ellos también puedan divertirse a bordo e interactuar con otros pequeños a través de juegos y actividades mientras tú te relajas sabiendo que están bien.

Salud

  • Si bien los cruceros modernos tienen mayor estabilidad, siempre ten a mano algún tipo de antihistamínico para aliviar náuseas y mareos, en caso de que los primeros días a bordo te causen malestar. Lleva también protector solar para cuidar tu piel de los rayos del sol. Si quieres saber qué más llevar, visita nuestro artículo sobre qué debe llevar un botiquín de viaje.
  • A la hora de viajar en crucero, no olvides llevar las dosis necesarias de cualquier medicina que te haya sido prescripta. Por último y como en todo viaje, dependiendo del destino al que te dirijas, debes darte la o las vacunas necesarias antes de partir.
  • Siempre es aconsejable contratar un seguro de viaje para estar prevenido ante cualquier emergencia.
Viajar en crucero

Equipaje

  • Principalmente necesitarás ropa ligera para moverte con libertad por la superficie del barco y alguna prenda con mangas largas para cuidarte de los cambios de temperatura.
  • También lleva sombrero para protegerte del sol.
  • Trata de llevar, al menos, un traje o vestido de gala para asistir a la noche dedicada al capitán de la embarcación (una costumbre que conserva la mayoría de los cruceros).
  • Lleva un paraguas y un par de botas de lluvia para poder caminar por la cubierta, incluso durante los días tormentosos.
  • En caso de que el crucero cuente con gimnasio, no olvides llevar la indumentaria apropiada, ya que es un requerimiento para poder utilizar este servicio.
  • Por último, también lleva traje de baño, en lo posible más de uno.
  • No olvides llevar tus dispositivos tecnológicos, ya sea móviles, ordenadores, cámaras de foto, etc..
  • También lleva los adaptadores de enchufe y voltaje que sean necesarios, además de las baterías que utilicen tus dispositivos. 
  • Además de tu equipaje principal, lleva un bolso de mano con todo lo que necesites en caso de que pienses realizar excursiones en los destinos en que se detendrá el crucero.

¡Al abordaje!

  • Respeta la hora de abordaje ya que es cumplida a rajatabla. Si por algún infortunio no llegaras a estar cuando el barco zarpe, tendrás que verlo alejarse desde el puerto. Por eso lo mejor es estar varias horas antes y si debes tomar un vuelo para embarcar, trata de aterrizar en el destino con un día de antelación para evitar retrasos.
  • Para abordar es obligatorio tener el documento de identidad y el pasaporte al día. Es conveniente tenerlos a mano junto con los pasajes y cualquier otra identificación o documento que sea requerido. Con las etiquetas que te serán brindadas, rotula correctamente tu equipaje para reconocerlo luego, una vez a bordo.
Guía para viajar en crucero

A bordo del crucero

  • En un crucero vivirás varios días en compañía de otros viajeros que tanto como tú, desean pasarla bien y si es posible, hacer nuevos amigos. Para eso hay normas de convivencia básicas como las que puedes encontrar en cualquier comunidad, como fumar solamente en los espacios designados. También hay normas muy específicas como no llevar ningún tipo de animal a bordo.
  • Recuerda que los camarotes son pequeños ambientes optimizados al máximo para sacar provecho del espacio disponible. En caso de que no te sientas cómodo en espacios cerrados, puedes conseguir un camarote con ventana, o con un poco más de dinero, con balcón privado.
  • Al abordar, se te entregará una tarjeta personal donde se cargarán todos los gastos que realices a bordo. Al final del viaje, deberás entregarla y abonar en efectivo o con tarjeta de crédito todo lo que haya sido cargado en tu cuenta.
  • En caso de que viajes con niños no los descuides, recuerda dejarlos en las guarderías para que así puedan divertirse junto con otros pequeños.

Lujos y diversión

  • Si no estás en pareja y vas por tu cuenta, no dejes de sacar provecho de las fiestas de solteros: son noches especiales para que la gente pueda conversar, divertirse y quizás conocer al amor de su vida.
  • Es importante saber de antemano qué beneficios están totalmente incluidos en el precio y cúales deben ser pagados por separado a través de la tarjeta personal. Así evitarás desagradables sorpresas a la hora de volver a casa.
  • Entre muchos de los lujos con los que cuenta un crucero, están los gimnasios: esto resulta de gran utilidad si en tierra contabas con una rutina marcada, ya que podrás continuarla durante los días que estés en altamar.
  • Si eres un apasionado de los vinos y has pasado una velada estupenda con una botella que desearías conservar para terminarla luego, no dudes en solicitar al camarero que lo guarde para una próxima ocasión.
Diversión en los viajes en crucero

Por último…

  • Si desciendes del crucero para visitar alguno de los destinos en los que se detenga, infórmate acerca de la hora de embarque e intenta estar allí al menos media hora antes. Esto es importante, ya que ningún crucero espera a nadie en tierra y si te retrasas estarás por tu cuenta.
  • Una costumbre muy arraigada en los cruceros es la de brindar propina para el personal de las cabinas y del restaurante. Actualmente suelen incluirse en el precio, pero en el caso de que no sea así, ten en cuenta que es común dejar una propina de entre 5 y 10 euros por cada día de travesía, a cada persona que lo solicite. Usualmente esto se realiza el último día, antes de desembarcar.

Disfruta al máximo la experiencia. ¡Diviértete tanto en tierra como en mar!

Artículos relacionados

Deja un comentario