Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Descubrimos el conxuro da queimada gallega

En el extremo noroeste de España se encuentra Galicia, una frondosa tierra de gentes amables y campechanas, enlazadas intrínsecamente con el mar, la magia y las tradiciones. En este lugar de «meigas» (brujas) y espíritus existe un ritual que sorprende, maravilla y encanta a partes iguales: el conxuro da queimada gallega.

¿Qué es el conxuro da queimada?

El Conxuro da Queimada, conocido simplemente como Queimada o Queimada gallega, es la lectura de un antiguo “hechizo” de la tradición gallega. 

Se cree que este ritual tuvo su comienzo hace muchos siglos, cuando el paganismo se practicaba ampliamente en tierras gallegas. En el mismo sentido, hay quienes adjudican a este rito ciertas raíces celtas, raíces muy presentes en la cultura gallega, incluso hoy en día.

La Galicia céltica

Es común que al pensar en el pueblo celta se piense en Irlanda (o, a lo sumo, en Escocia). Sin embargo, existen ciertos estudios que indican que alrededor del año 600 a.C., la tribu celta conocida como Gallaeci llegó al norte del río Duero. Esto dio comienzo a lo que hoy es el pueblo gallego. Tanto es así, que Galicia es considerada la séptima nación celta junto con Irlanda, Cornualles, Isla de Man, Bretaña, Escocia y Gales.

Esta rica cultura celta se manifiesta de muchas formas en Galicia, desde pequeñas brujas, presentes por distintos puntos de la geografía rural gallega, hasta la gaita gallega pasando, cómo no, por los rituales paganos tradicionales, como el conxuro da Queimada.

¿Cuándo puedes ver una queimada?

El ritual de la queimada se puede llevar a cabo en cualquier momento del año, pero es más habitual verlo en la llamada «Noite meiga» (noche de brujas), el día 23 junio. Esta no es una elección azarosa, sino que es la noche más corta del año, momento en que tradicionalmente una gran cantidad de religiones paganas del mundo solían celebrar la victoria de la luz sobre las tinieblas.

Una queimada suele celebrarse entre amigos o en reuniones informales, aunque ahora son muchos los restaurantes que organizan sus propias queimadas gallegas para ofrecer a los visitantes la oportunidad de participar de un evento absolutamente único. En este caso, normalmente se trata de una cena antes del ritual y música tradicional de gaita durante y después. 

También existen varias fiestas gallegas que rinden homenaje a este rito, como la Festa da Queimada do Castro, en Sada, el último fin de semana de agosto o la Queimada Popular de Cervo, a mediados de agosto.

¿Cómo es el ritual de la queimada gallega?

El conxuro da queimada tiene lugar por la noche, generalmente después de haber disfrutado de una deliciosa comida, abundante de platos tradicionales gallegos (una de las mejores cocinas de España).

La queimada tiene su epicentro en una olla de barro, que representa a la Madre Tierra. Esta se llena con la «poción» (aguardiente de Orujo) para representar el elemento agua y las lágrimas de la Madre Tierra. Más tarde se le agregan granos de café, cáscara de limón, azúcar, canela y manzana (estos dos últimos ingredientes son más opcionales que obligatorios).

El maestro de ceremonias, que encarna el papel de un sacerdote druida, toma un cucharón de madera de mango largo, lo llena con la poción y prende fuego el contenido para representar, a través de esta transformación, el elemento de luz.

Moviendo lentamente el cucharón dentro de la olla de barro, el «sacerdote» levantará una y otra vez el cucharón, derramando su contenido incendiado dentro de la olla. Con esto se crea un efecto de fuente de líquido ardiente azul y ámbar que hipnotiza cuando se recita el «hechizo». Los poderes especiales del encantamiento se confieren a través del fuego al líquido y luego a quienes lo beben.

¿Cuál es el significado del conxuro da queimada gallega?

Como decíamos, la analogía de la luz vs la oscuridad es algo recurrente en las distintas culturas paganas. En el caso de la queimada gallega, la idea de este ritual es distanciarse de los malos espíritus y acercarse a los buenos. De este modo, gracias a este conjuro, uno se animaría a arrojar cualquier pensamiento negativo, experiencia o idea en la olla durante la queimada para hacerla desaparecer. Esto permitiría a la luz de los buenos espíritus traer positividad a sus vidas. 

El conxuro da queimada

En gallego

Mouchos, coruxas, sapos e bruxas;
demos, trasnos e diaños;
espíritos das neboadas veigas,
corvos, pintegas e meigas;
rabo ergueito de gato negro
e todos os feitizos das menciñeiras…

Podres cañotas furadas,
fogar de vermes e alimañas,
lume da Santa Compaña,
mal de ollo, negros meigallos;
cheiro dos mortos, tronos e raios;
fuciño de sátiro e pé de coello;
ladrar de raposo, rabiño de martuxa,
oubeo de can, pregoeiro da morte…

Pecadora lingua de mala muller
casada cun home vello;
Averno de Satán e Belcebú,
lume de cadáveres ardentes,
lumes fatuos da noite de San Silvestre,
corpos mutilados dos indecentes,
e peidos dos infernais cus…

Bruar da mar embravecida,
agoiro de naufraxios,
barriga machorra de muller ceibe,
miañar de gatos que andan á xaneira,
guedella porca de cabra mal parida
e cornos retortos de castrón…

Con este cazo
levantarei as chamas deste lume
que se asemella ao do inferno
e as meigas ficarán purificadas
de tódalas súas maldades.
Algunhas fuxirán
a cabalo das súas escobas
para iren se asulagar
no mar de Fisterra.

Ouvide! Escoitade estos ruxidos…!
Son as bruxas que están a purificarse
nestas chamas espiritosas…
E cando este gorentoso brebaxe
baixe polas nosas gorxas,
tamen todos nós quedaremos libres
dos males da nosa alma
e de todo embruxamento.

Forzas do ar, terra, mar e lume!
a vós fago esta chamada:
se é verdade que tendes máis poder
ca humana xente,
limpade de maldades a nosa terra
e facede que aquí e agora
os espiritos dos amigos ausentes
compartan con nós esta queimada.

En castellano

Búhos, lechuzas, sapos y brujas;
Demonios, duendes y diablos;
espíritus de las vegas llenas de niebla,
cuervos, salamandras y hechiceras;
rabo erguido de gato negro
y todos los hechizos de las curanderas…

Podridos leños agujereados,
hogar de gusanos y alimañas,
fuego de la Santa Compaña,
mal de ojo, negros maleficios;
hedor de los muertos, truenos y rayos;
hocico de sátiro y pata de conejo;
ladrar de zorro, rabo de marta,
aullido de perro, pregonero de la muerte…

Pecadora lengua de mala mujer
casada con un hombre viejo;
Averno de Satán y Belcebú,
fuego de cadáveres ardientes,
fuegos fatuos de la noche de San Silvestre,
cuerpos mutilados de los indecentes,
y pedos de los infernales culos…

Rugir del mar embravecido,
presagio de naufragios,
vientre estéril de mujer soltera,
maullar de gatos en busca gatas en celo,
melena sucia de cabra mal parida
y cuernos retorcidos de castrón…

Con este cazo
elevaré las llamas de este fuego
similar al del Infierno
y las brujas quedarán purificadas
de todas sus maldades.
Algunas huirán
a caballo de sus escobas
para irse a sumergir
en el mar de Finisterre.

¡Escuchad! ¡Escuchad estos rugidos…!
Son las brujas que se están purificando
en estas llamas espirituales…
Y cuando este delicioso brebaje
baje por nuestras gargantas,
también todos nosotros quedaremos libres
de los males de nuestra alma
y de todo maleficio.

¡Fuerzas del aire, tierra, mar y fuego!
a vosotros hago esta llamada:
si es verdad que tenéis más poder
que los humanos,
limpiad de maldades nuestra tierra
y haced que aquí y ahora
los espíritus de los amigos ausentes
compartan con nosotros esta queimada.

Receta de la queimada gallega

Como decíamos, el ingrediente principal de la queimada gallega es el aguardiente de orujo. Durante el ritual se mezcla el aguardiente con azúcar y se cuece en una fuente de barro. De esta manera se baja un poco su graduación alcohólica, endulzándose bastante gracias al azúcar. El resto de ingredientes depende de cada uno, pero suelen ser ralladuras de limón y naranja y granos de café. Las cantidades de los ingredientes y el tiempo de cocción varían según las preferencias de cada uno.

Ingredientes

  • Aguardiente de orujo (1 litro)
  • Azúcar (150 g)
  • Ralladura de limón o naranja
  • Granos de café

Preparación de la queimada

En un una olla de barro (el tamaño depende de la cantidad que quieras preparar), agrega el aguardiente y el azúcar. Asegúrate de seguir aproximadamente la siguiente proporción: 150g de azúcar por cada litro de aguardiente. Por ejemplo, se tomarían 3 litros de aguardiente con 450g de azúcar.

Vierte tanta ralladura de limón y/o naranja como desees. También puedes agregar directamente la piel o incluso pequeñas rodajas. Con una cuchara (preferentemente de madera), toma parte del contenido del recipiente y préndelo fuego. 

Una vez que aparezca la llama, acércala a la olla de la Queimada con cuidado para traspasar la llama al resto del contenido. Esta es la opción más segura, aunque si quieres darle más misticismo al asunto, arroja el líquido encendido desde una altura de entre 20-40 cm para lograr un efecto mucho más chulo.

Revuelve con cuidado y lentamente sin tocar el fondo del plato.

Agrega un puñado de granos de café y sigue revolviendo, llegando ahora al fondo de vez en cuando. Dependiendo de la cantidad de alcohol que quieras que contenga tu bebida, dejas que la llama se apague por sí sola o la apagas tú mismo. 

Al servir la queimada (preferentemente en recipientes hechos también de barro o arcilla) ten cuidado, ya que estará muy caliente y podrías quemarte.

Ahora que ya conoces todos los secretos del conxuro da queimada gallega, no pierdas la oportunidad de probarla. Júntate con amigos y disfruta de una verdadera noite meiga.

Si te gustó este artículo, ¡no olvides compartirlo! y cuéntanos, ¿has estado presente alguna vez en una queimada? ¿Qué te ha parecido? Chula, ¿verdad?

Artículos relacionados

Deja tu comentario