10 tips de viaje para viajar a Grecia

Cargada de historia y de lugares impactantes, Grecia se presenta al viajero como un destino perfecto en el que combinar cultura, diversión y paisajes impresionantes. Si quieres disfrutar al máximo tu estadía en la cuna de la civilización, sigue leyendo y descubre nuestros diez consejos para viajar a Grecia.

1. Evita la temporada alta

A menos que tengas que ir en verano debido a las vacaciones escolares de tus peques, lo mejor es intentar visitar Grecia fuera de la temporada alta (julio y agosto). Durante este período, el clima es muy caluroso, los precios se disparan y en todas partes se llena de gente porque incluso los propios griegos están de vacaciones.

Mayo y junio ofrecen días cálidos, con proliferación de flora y noches frescas, mientras que septiembre y principios de octubre ofrecen días dorados y el mar aún conserva el calor del verano.

2. No dejes de visitar el continente

No caigas en la trampa de asociar a Grecia únicamente con sus islas. El continente tiene mucho que ofrecer, desde la imponente cordillera de Pindos en el norte hasta las playas doradas y vacías del Peloponeso occidental. También cuenta con el mayor número de sitios arqueológicos.

Si no alquilas coche, no te preocupes, viajar entre las principales ciudades es fácil gracias a la amplia red de autobuses de KTEL, que cuenta con servicios locales que llegan incluso a las pequeñas aldeas del interior griego.

También puedes hacer uso del servicio ferroviario nacional que, si bien es algo limitado en cuanto a trayectos y prestaciones, es extremadamente económico para viajar a varios destinos clave.

3. Come y bebe como un lugareño

Comer es algo en verdad importante en Grecia. Asegúrate de buscar los restaurantes en los que cenan los lugareños, ya que la comida será mucho mejor. ¿Una buena noticia? Si eres de España o de latinoamérica, el horario en el que cenan los griegos (alrededor de las 22 hs) te resultará mucho más familiar que los horarios del norte de Europa.

Si te gusta vino, pide siempre vino local de barril, que es más barato que embotellado, o prueba un aguardiente local, como el ouzo o el tsipouro. Cuando bebas agua, no es necesario que pidas agua mineral embotellada, la que sale del grifo es perfectamente potable.

4. Ve de isla en isla

No hay duda de que la edad dorada de los viajes entre islas fue en los años 70 y 80, y que hoy en día la mayoría de la gente se queda durante todas sus vacaciones en una misma isla, pero los ferrys siguen siendo abundantes y fiables durante los meses más cálidos, así que ¿por qué no elegir un grupo de islas como las jónicas, las del Dodecaneso o las hermosas Cícladas para visitarlas todas? La experiencia será totalmente diferente, eso podemos asegurártelo.

5. Acostúmbrate al timming griego

La puntualidad no es particularmente apreciada en Grecia. Existe una sana creencia mediterránea de que la mayoría de las cosas se pueden posponer y no hay que hacer nada de prisa: el español “mañana” equivale al griego “avrio”.

Con esto en mente, no esperes que el servicio en un restaurante sea muy rápido o que el transporte público funcione siempre como un reloj. Si logras adaptarte a esto, disfrutarás de tus vacaciones con mucha más calma.

6. Amóldate a la cultura local

La mayoría de los griegos más jóvenes son personas modernas y de mente abierta, pero la generación anterior tiene todavía un conservadurismo muy arraigado, sin contar la gran influencia que tiene sobre la sociedad la Iglesia Ortodoxa.

Esto es importante saberlo para saber qué cosas serán toleradas y qué cosas no. La desnudez está mal vista fuera de las playas designadas y es mejor no visitar iglesias o monasterios con pantalones cortos o blusas cortas o escotadas.

7. ¿Las reglas están para romperse?

Como en la mayoría de los países del mundo, el uso del casco si conduces una moto o el del cinturón de seguridad al conducir un coche es obligatorio. Ahora bien, estas reglas (así como otras, como la de no fumar en espacios públicos) son saltadas con cierta regularidad.

Por supuesto que no te estamos diciendo que empieces a conducir como si estuvieses participando del Dakar ni que te pongas a fumar en una habitación de hospital. Solo decimos que si quisieras hacerlo en algún lugar, quizás Grecia sería una opción viable :’D

8. Cuídate en la capital

Este consejo no aplica solamente a Atenas, sino a prácticamente cualquier ciudad relativamente grande que vayas a visitar en el mundo.

Si bien la capital griega no es particularmente insegura, sí es un lugar en el que vive muchísima gente y en el que es más probable que puedas sufrir algún episodio incómodo. Por eso, siempre ten cuidado con tus objetos personales, sobre todo en lugares muy concurridos y masificados, como por ejemplo el metro.

9. No seas tí[email protected]

Los griegos, son en su enorme mayoría, personas simpáticas y extrovertidas a las que les encanta hablar e intercambiar puntos de vista y opiniones con otras personas. Así que, si quieres vivir una experiencia verdaderamente local, no te cortes a la hora de hablar con alguien o preguntarle sobre sus creencias y opiniones o expresar las tuyas.

Si viajas con niños, pronto verás lo mucho que les gustan. A menudo los peques son perfectos para actuar como rompehielos naturales, especialmente en los restaurantes, donde a nadie le importa que corran y hagan un poco de ruido.

10. Aprende un poco del idioma.

Los griegos generalmente no esperan que los extranjeros sepan nada de griego y los niveles de inglés son buenos en todo el país.

Por otro lado, les encanta si aprendes al menos algunas palabras. Cualquier esfuerzo será recompensado con la elevación de tu estatus de turista regular a «xenos» honorífico, que significa tanto «extranjero» como «invitado».

¿Qué te han parecido nuestros diez consejos de viaje? ¿Crees que pondrás alguno en práctica? Cuéntanos cuál aquí abajo.

Artículos relacionados

Deja un comentario