Descubriendo la imponente Catedral y el Castillo de Wawel

El glorioso conjunto que es Wawel, encaramado en la cima de la colina del mismo nombre inmediatamente al sur del casco antiguo, es, con diferencia, la colección de edificios más importante de Polonia.

El castillo de Wawel y la Catedral de Wawel no son solo dos sorprendentes construcciones, son además una suerte de versión polaca del Palacio de Buckingham británico y la Abadía de Westminster, todo en uno. 

Con una arquitectura hermosa y variada, predominantemente románica, renacentista y gótica que data de alrededor del siglo XIV en adelante, Wawel es la joya de la corona de los tesoros arquitectónicos de Cracovia y una visita obligada para polacos y extranjeros por igual.

¿Qué ver en Wawel?

Incluso para aquellos que conocen poco del pasado del país, la antigua sede de la realeza de Polonia cuenta con una gran cantidad de tesoros dentro de sus muros fuertemente fortificados que no puedes dejan dejar de conocer.

Compuesto por el Castillo de Wawel y la Catedral de Wawel, los lugares más destacados del complejo incluyen las opulentas Salas de Estado, una visión tentadora de las propias joyas de la corona de Polonia dentro del Tesoro de la Corona, los interiores históricos de la Catedral y, si el tiempo lo permite, un agradable paseo por todos los patios y espacios abiertos del castillo.

Un recorrido completo por Wawel es un trabajo duro pero gratificante y puede llevar varios días. La entrada al complejo es gratuita y no se necesita entrada para explorar los terrenos del castillo. Sin embargo, ten en cuenta que debido a la popularidad del sitio, es necesario reservar boletos para los recorridos o exhibiciones que te interesen con 2 o más semanas de anticipaciónSi no puedes,  llama al tel. (+48) 12 422 16 97 para conseguir boletos unos días antes de tu visita. De lo contrario, asegúrate de llegar lo antes posible a la taquilla, o puedes descubrir que la mayoría de las ofertas están agotadas.

El castillo de Wawel

La prominencia de Wawel como centro de poder político es anterior a la construcción de la primera catedral de Wawel en el sitio en 1000AD. La evidencia muestra que Wawel Hill se estaba utilizando como un castillo fortificado antes de que el primer gobernante de Polonia, Mieszko I (circa 962-992) eligiera Wawel como una de sus residencias oficiales. 

El primer rey polaco coronado en la catedral de Wawel fue el adolescente Władysław el Breve (1306-1333) el 20 de enero de 1319, comenzando una tradición que vería coronados allí a otros 35 gobernantes reales hasta el siglo XVII. Todos estos gobernantes usaron el castillo de Wawel como residencia y todos agregaron sus propios detalles arquitectónicos al edificio.

El traslado de la capital a Varsovia en 1596 y la posterior decadencia y división de Polonia hicieron que el Castillo Real cayera en un estado de deterioro. Los austríacos ocupantes lo utilizaron como hospital militar e incluso llegaron a demoler varios edificios, incluidas varias iglesias en el sitio. 

En el siglo XX, el castillo cambió de manos en varias ocasiones, y las enormes obras de renovación en curso que continúan hasta el día de hoy se detuvieron por varias razones, la más famosa cuando el castillo se usó como sede del gobernador general nazi, Hans Frank, durante la ocupación alemana de la Segunda Guerra Mundial. 

El complejo del castillo actual es una cautivadora confusión de estilos que incluyen el medieval, el románico, el renacentista, el gótico y el barroco. El patio interior con sus encantadoras columnatas es una verdadera obra maestra de la arquitectura, y los tesoros que contiene contribuyen en gran medida al estatus legítimo de Cracovia como una ciudad verdaderamente de clase mundial.

La Catedral de Wawel

Historia de la catedral

Escenario de la coronación de casi todos los reyes y reinas polacos a lo largo de la historia, la actual Catedral de Wawel es la tercera que se construye en el lugar que hoy ocupa.

La primera catedral fue construida de madera, probablemente alrededor de 1020, pero ciertamente después de la fundación del obispado de Cracovia en 1000 d.C. Destruida por el fuego, fue reemplazada por una segunda catedral que posteriormente se incendió nuevamente.

El edificio actual fue consagrado en 1364 y ​​construido por orden del primer rey de Polonia que fue coronado en Wawel, Władysław el Breve (también conocido como Władysław el Codo-alto, 1306-1333), quien fue coronado entre los escombros carbonizados de su predecesor en 1319.

Qué ver en la catedral de Wawel

Considerada el edificio individual más importante de Polonia, la extraordinaria catedral de Wawel contiene mucho de lo original, aunque se han realizado muchas adiciones gloriosas a lo largo de los siglos. 

Si bien podría decirse que no es tan impresionante como el de su prima, la basílica St. Mary’s en Rynek, el interior de la catedral de Wawel compensa con creces sus deficiencias visuales gracias a la gran cantidad de historia que contiene. En su centro se encuentra la imponente tumba del ex obispo de Cracovia, San Stanisław (1030-1079), un gran monumento dedicado al controvertido clérigo a quien se dedica la Catedral.

Con 18 capillas, cada una más ostentosa que la otra, de particular interés es la Capilla de la Santa Cruz del siglo XV, que se encuentra a la derecha al entrar y que presenta algunos maravillosos murales rusos.

Las Criptas Reales se presentan como el lugar de descanso final de reyes, estadistas y, más recientemente, el ex presidente Lech Kaczyński.

El último lugar que no te puedes perder en la Catedral de Wawel es la enorme Campana de Segismundo, que con sus 11 toneladas, suena tan fuerte que dicen que se puede escuchar hasta 50 km de distancia.

Esperamos que este artículo te haya gustado y te sirva si piensas viajar a Cracovia. Si así fue, no dejes de compartirlo! Y si ya conoces este destino, deja tu comentario aquí abajo y cuéntanos qué te ha parecido.

Artículos relacionados

Deja un comentario